Ir al contenido principal

Ahora sí

En noviembre de 2014, fui “amedrentado” por un par de sujetos (que hoy puedo asegurar eran miembros de las fuerzas de “inteligencia” del estado de México) y decidí explicar mis razones para escribir, hoy, (unos 30 meses después) tras la muerte de unos 100 comunicadores en la república y tras el amedrentamiento o “aviso” por parte de los que dicen gobernar, los que representan a lo más obscuro o los que se dedican a actividades criminales, el señor peñejo, nos vuelve a decir “todo el peso de la ley

Dicen algunos medios nacionales (muy pocos por cierto) que en ese momento el peñejo recibió algunos susurros reclamando “justicia, no discursos” y que después esos se convirtieron en un reclamo, pero claro a él le valen madre: los reclamos, los periodistas y los mexicanos, él iba a lo suyo, a hacer creer su pesar por la muerte de un periodista (del que, por cierto no dijo el nombre) cuando hay más de 100 asesinados en su administración.

Compungido, con cara de pendejo extraviado (bueno, casi como diario), aseguró que “con firmeza, con toda la fuerza del Estado, con todo el aparato de justicia, con…” bueno, una sarta de estupideces (peñajadas) que él sabe decir (ya ni siquiera de una manera convincente)

Es preocupante la muerte de otro periodista, es preocupante la descomposición social que observa en el país, es preocupante la insidiosa intervención oficial en procesos electorales, es preocupante el nivel de impunidad de los “políticos” corruptos, es preocupante la pasividad de la autoridad ante casos graves de violación de derechos humanos, es preocupante la inactividad del aparato oficial de procuración de justicia, es preocupante el nivel de “actuación” ilegal de los miembros de Ejército nacional, es preocupante la “distracción” que algunos funcionarios públicos federales tratan de mostrar sobre personajes de la oposición.

Son tantas cosas preocupantes en nuestro país y el señor peñejo, sólo se le ocurre “todo el peso de la ley” como se le “ocurrió” en 2013 cuando se “destapó” el escándalo de Oceanografía y Citigroup.

Como se le “ocurrió” en 2014 cuando se dio a conocer las inmensas desviaciones de gobierno estatales respecto de los presupuestos del seguro popular.

Como se le ocurrió hace unos meses respecto del “amigo desconocido” Javier Duarte.
Son tantas las “ocurrencias” del peñejo que ya ni las puedo contar.

Todo el aparato del Estado fue lo que protegió en 2012 a Moreira, en 2013 Yarrintong, en 2014 a Vallejo, en 2015 Beltrones y hasta hace unos días a Duarte.  Todo el aparato del Estado se usa a diario en contra de manifestantes ciudadanos. Todo el aparato del estado recae en “informaciones” en contra de sus opositores o disidentes.

Siguen en el nivel de ocurrencias y de acciones reactivas ante actos criminales y como púnico resultado obtendrán el fracaso.

Un estado reactivo es un estado fracasado, requerimos un gobierno proactivo.

Pero de eso no hay ni habrá.

SALUD

Te recomiendo:

“señales de debilidad institucional en ¿algunas? partes de nuestro territorio” SALUD
Peña Nieto es una figura políticamente insignificante




Comentarios

  1. A PASARLOS POR LAS ARMAS EN EL ZÓCALO CAPITALINO COMO EJEMPLO PARA TODO FUNCIONARIO CORRUPTO Y EJEMPLO DE JUSTICIA.
    DEBE MÉXICO TOMAR EJEMPLO DE SINGAPUR? SI

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

millennials y milleniums

Me acuerdo de aquel mensaje de “esperanza e ilusiones” transmitido por un presidente nacional del PRI, en el que tras el caso de Ayotzinapa; me acordé de el “ya sé que no aplauden” o del “ya me cansé” o del “mal momento”; me acordé de la Casa Banca; de la señora martita; me acordé de tantos improperios cometidos por esos gobernantes en las últimas dos décadas.
Vino a mi memoria el pequeño hombrecito de caldeRon y su devastadora política de guerra; vinieron a mi memoria tantos momentos “ilustres” de la actuación de nuestro cartel político nacional.
El 19 de setiembre, apenas unas horas después del movimiento telúrico, un joven (de no más de 25 años de edad <gracias Bosco>) con traje, corbata y zapatos de marca dijo algo así como “yo si me voy a ayudar a esa gente”; me impactó una muchacha (casi una niña <gracias Lau>) que en una esquina muy transitada por gente con dinero, en el periférico pasaba a “platicar” con los automovilistas (de sexo masculino y de más de 35 años) para…

Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas

Esta es la segunda entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.

En 1991 (recién egresado de Economía en el ITAM) cuando Banamex aún era parte del sistema bancario público y se estaba “pensando” la reprivatizado a favor de Alfredo Harp Helú y Roberto Hernández Ramírez (sus dueños desde 1971 y hasta la privatización en 1982) y un grupo de inversionistas agrupados en su entorno; fue colocado como “analista” por su padre que era parte de la dirección de Grupo Mexicano Somex.

Junto con un “equipo” de “ejecutivos” se encargó de generar la primeras “bases” para la reprivatización de esa institución de banca nacional (guiando el regreso de la misma a su previo dueño); así inicia su carrera profesional, entregando parte del patrimonio nacional a los dueños del poder real.

Sólo como dato para el anecdotario, es importante señalar que en marzo de 1994 el señor Harp Helú fue secuestrado (por quienes inte…

Un camino lleno de incógnitas o de corrupción

Esta es la tercera entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.
El uso de recursos públicos para la realización de sus estudios como abogado de la UNAM y su maestría en Yale, Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas.

Pero siendo Secretario Adjunto, fue aprobada la Ley del IPAB y entonces (ante la “emergencia” le fueron asignadas funciones discrecionales para la cancelación de pasivos del Fobaproa y la transferencia como deuda pública al instituto, desde ahí sus “negociaciones” con las cabezas de las instituciones financieras nacionales, especialmente con las más emproblemadas durante el crack del 95-97 fueron muy discrecionales, beneficiando siempre a las que “aportaban” más al crecimiento nacional (o a las que prometían aportar más), a las que aportaban más “crédito” para actividades productivas (o decían que lo harían) pero sobre todo a las que “apoyaban” ciert…