Ir al contenido principal

De ocurrencias y peñajadas


¿La degradación de la política nacional será un retrato de la degradación de la sociedad mexicana? Es la pregunta que nos hacemos algunos.
Dicen sus biógrafos que Peña Nieto fue formado para ser Presidente, pues parece que alguien falló en la crianza de esa "bella" pero muy poco brillante criatura, pues entre una imagen anodina, una incapacidad para retener y las pañajadas a las que “poco a poco” nos acostumbramos, no encuentro paralelismo con la “formación” de López Portillo o de Carlos Salinas.

Vicente Fox, por el contrario, es una figura emergente, surgida de la clase media desposeída, Fox (el ranchero ocurrente y dicharachero) que enamoró a algunas capas poblacionales, por su falta de cultura, por su cercanía con la gente (dirían por ahí "se parece tanto a nosotros") resultó tan diferente que ahora parece como apestado a pesar de todo.

Ya entrados en gastos el señor Calderón con su falta de solidez institucional y su acendrado temor al cuestionamiento (que suplió con el amiguismo, para sentirse cobijado) y Zedillo con una sólida formación académica y una carencia de formación política, un hombre que navegó durante su “administración” con bandera de pendejo, pero mantuvo las riendas del caballo firmes a pesar de la adversidad que le tocó vivir.

¿Se degradó la política nacional?

Zedillo ―que como él mismo lo dijo― no estaba preparado políticamente aún para la presidencia, dejó en manos “expertas” esas áreas administrativas, destacando las “figuras” de Emilio Chuayffet, Francisco Labastida Ochoa y ―el ahora “distinguido panista”― Diódoro Carrasco (en Gobernación o las de Miguel Limón en SEP), para dedicarse a las cuestiones técnicas que él conocía, la administración económica nacional, es decir reconoció su falta de pericia política haciéndose a un lado.

Fox con su “gabinetazo” abandonó la política (quizá como parte de una intención de hacer más humana la administración) pero la inexperiencia de los nuevos administradores y la falta de liderazgo deshacen las “instituciones” acaban por permitir que una pléyade de estúpidos (encabezados por el titular) jalen cada quien pa su lado.

Aunque hay una cosa que hay que agradecerle infinitamente: el señor Fox, al llamar pendejos a los pendejos gobernantes anteriores, nos autorizó a todos los mexicanos a poderle llamar pendejo a él, se desmitificó la figura del político omnipotente.

Calderón y su temor a la traición, llena el gabinete de amigos, de leales, de fieles, pero muy ineptos y corruptos “funcionarios”, dejando de lado toda la política; como recuerdo a los panazos (o panazis) diciendo que a las administraciones panistas las bloquearon en el Congreso, pero no sabiendo que responder cuando se les preguntaba por la “capacidad” de sus líderes camerales, especialmente por la de Josefina Vázquez Mota o la del mismo Calderón como coordinador de la fracción panista en la LVIII legislatura.

Las “administraciones” panistas no tuvieron ganas de hacer o no pudieron hacer, en cualquier caso NO HICIERON política.

Ahora con la “nueva” administración de “relumbrón” en la que hacer política sólo es presentar “avances” es aparecer en televisión nacional en horarios triple A, parece que se vuelve a la época de Fox, es decir no importa lo que se haga, lo que importa en que parezca que están trabajando, cacarear el huevo aunque no haya huevo..

Mientras Fox con sus dislates, estupideces y ocurrencias lograba los titulares y hasta parecía gracioso y ocurrente, la “audiencia” se divertía y las televisoras lo reproducían hasta el cansancio (quiero pensar ―sin ser mal intencionado― que como parte del folklore nacional) Peña con sus estupideces y demostración de suprema ignorancia es ocultado (tanto que hasta de las TIC parecen querer quitarlo)

Hoy México vive un virtual estado de guerra, una de las etapas más delicadas desde los la guerra cristera, un cóctel de violencia, ingobernabilidad, degradación de las instituciones y falta de capacidad política.

Pero es importante decir que ellos son producto de una sociedad, del desgano de hacer de toda ella en su conjunto, de una generación de mexicanos carentes de educación, degradados por la carencia de oportunidades, carentes de identidad nacional y de valores integrales, es decir, tanto Fox como Peña, representan al mexicano que en su ignorancia los llevó ahí.

Son sólo el producto acartonado del conjunto de “nuevas instituciones” que hemos permitido, la televisión hace ese tipo de idiotas.

ESE ES EL MÉXICO QUE HEMOS DEJADO QUE HAGAN.

Ahora parece ser el momento de pasar del reclamo a la acción, a la demostración de total REPUDIO a los que se han apropiado de NUESTRAS instituciones.

Comentarios

  1. Coincido en algunos puntos, solo me queda decir que con evidenciar las erratas del gobierno pretendo que aquellos a quienes tengo influencia y alcance tomen conciencia, todos los políticos del color que sean son la misma barbarie cultural y demagoga, la gente debe exigir resultados y poner atención a sus gobernantes, una revolución de pensamientos que permita adquirir conciencia política como ciudadanos.
    Por último, parafraseo al maestro Sócrates;
    "Cuando pierdes la capacidad de asombro, es síntoma inequívoco de que la sociedad está en decadencia"
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿De qué se sorprenden?

Cuando Fox andaba de campaña, de manera campirana, de forma común, en un lenguaje entendible nos dijo que los hombres del gobierno no eran dioses, los llamó rateros, les dijo víboras, los comparó con tepocatas (que para los que no lo sepan son las crías del renacuajo); su florido lenguaje lo hizo ser gracioso y hasta le ganó adeptos, pero su suprema ignorancia de la historia y hasta de temas comunes, nos permitió a nosotros poder decirle estúpido; Fox al hacer descender a los otros se hizo vulnerable a él mismo.
Cuando formó el gabinetazo, había entre sus integrantes algunos que ni su nombre sabían escribir, les platico de un subsecretario que se llamaba Oscar (y cuando se lo pronuncié me dijo no: Óscar (pues entonces hay que ponerle acento) también de un Director General que sus apellidos eran Ortíz Ortíz y cuando le explicabas que no iban tildados, te respondía que no era ideota (así)
En 2004 una secretaria (de ese gabinetazo) se jactaba de haber permanecido toda la noche esperando…

Desastre previsible

Hace ya más de un mes me atrevía a “pronosticar” con base en datos estadísticos, que Morena sería la beneficiaria de la crisis de credibilidad en edoMex, hoy, ya lejos de la información estadística y más cerca de la información política, primero el PRD ya “decidió” (muy forzado por las circunstancias) por Juan Zepeda, ex presidente municipal de Netzahualcoyotl, el PT va con Óscar González Yáñez y se registraron tres “independientes” entre ellos el expresidente estatal del PRI, Isidro Pastor Medrano y una empresaria de nombre Teresa Castell.
Todos ellos con muy pocas posibilidades de lograr un resultado favorable en el proceso electoral, de hecho, hay análisis que prevén que PT perderá su registro local y que colocan al PRD en quinto lugar.
La desesperación del PRI, se muestra con la “caravana” de funcionarios locales y federales repartiendo dádivas en Toluca y los municipios más poblados de la entidad, llegando incluso al ridículo de mandar a la güilota (gaviota); también se muestra en …

millennials y milleniums

Me acuerdo de aquel mensaje de “esperanza e ilusiones” transmitido por un presidente nacional del PRI, en el que tras el caso de Ayotzinapa; me acordé de el “ya sé que no aplauden” o del “ya me cansé” o del “mal momento”; me acordé de la Casa Banca; de la señora martita; me acordé de tantos improperios cometidos por esos gobernantes en las últimas dos décadas.
Vino a mi memoria el pequeño hombrecito de caldeRon y su devastadora política de guerra; vinieron a mi memoria tantos momentos “ilustres” de la actuación de nuestro cartel político nacional.
El 19 de setiembre, apenas unas horas después del movimiento telúrico, un joven (de no más de 25 años de edad <gracias Bosco>) con traje, corbata y zapatos de marca dijo algo así como “yo si me voy a ayudar a esa gente”; me impactó una muchacha (casi una niña <gracias Lau>) que en una esquina muy transitada por gente con dinero, en el periférico pasaba a “platicar” con los automovilistas (de sexo masculino y de más de 35 años) para…