Ir al contenido principal

Corrupción ¿cáncer social? o insectos

Según el señor Peña Nieto (que sigue cobrando como presiente de la República) la corrupción: “es un tema yo insisto de orden cultural. No puedes dejar que sea una única institución la que nos garantice que no habrá corrupción en el país” pues, según Roger Bartra (antropólogo a quien admiro y respeto incluso pese a su “Fango sobre la democracia”) “me parece que hoy una gran parte de la sociedad civil rechaza las prácticas corruptas

En realidad la corrupción en México además de tener raíces profundas y de contar con ramificaciones bien afianzadas en sus entrañas, es por definición de los entes corruptos un hecho indubitable, un factor interviniente de manera permanente en el actuar individual, pero muy lejos de ello, la mayoría de la población mexicana NO ES CORRUPTA, es más la mayoría de los mexicanos detestamos esa actitud (aunque por desgracia algunos participan de ella y la alimentan) señalar que la corrupción es una cuestión cultural, es casi marcar el destino nacional o esperar que dado el fenómeno, es imposible su combate.  Inserté "La tiendita de la confianza" sólo para ilustrarlo.

Desde los años 70 se ha propagado esa versión que casi marca a la población y denigra a la sociedad, pero muy por el contrario se no ha dicho que la población dedicada a actos delictivos es muy pequeña, es una minoría nacional y que los “buenos” podemos ganarles. 

No entiendo, por lo tanto porque según la versión oficial son sólo una minoría los malos y los buenos pueden lograr derrotarlos, pero la corrupción es cultural, es decir es parte inherente a la sociedad, es más casi “es parte de la mugre civilización nacional

En realidad los claro obscuros de los discursos oficiales siempre me han parecido tan evasivos de las realidades nacionales tan ajenos a la realidad y tan “convenientes” para “explicar” lo que conviene explicar, que hasta desconfío de su difusión.

Precisamente tras el “ejemplar” proceso electoral de 2006 (que por cierto Roger Bartra desmenuzó también a su conveniencia) el discurso oficial que siguió alentando el odio (ya de por sí exacerbado en amplias capas poblacionales) hizo ver a los inconformes como una horda bárbara que impedía la libre movilidad de TODOS los otros citadinos (cuando en la realidad era sólo un muy pequeño grupo de habitantes y visitantes de esta capital los que verdaderamente sufrían las consecuencias); cuando se trata de transmitir (y hacer creer que eso que se transmite es absolutamente cierto) se ocupa a los medios para hacerlo, veamos hoy el caso de la zona metropolitana de Guadalajara en donde el discurso oficial culpa a los transportistas (de pasajeros) de ser irresponsables y cuasi animales (ocupando de manera profusa a los “medios” de comunicación como transmisores de imágenes que exacerban los ánimos poblacionales).

Ahora el Senado de la República lanza una campaña para hacernos ver que la corrupción, como los insectos están en todas partes, sin embargo olvidan que la corrupción que agrede, que insulta, que ultraja, que impide el desarrollo y que humilla a los mexicanos, no es un insecto, es un bicho mucho más grande, es un cáncer que corroe, es un tumor que acaba con nuestra salud, es un grupito de rateros (incluidos algunos senadores) que apoderado de las arcas nacionales hacen todo tipo de negocios con sus cuates para su beneficio, para el beneficio de sus familias y para el beneficio de otro grupito de empoderados.

El discurso de la corrupción como parte de la cultura nacional es en esencia maniqueo, casi instigador, así como una “invitación” a sumarse al grupo de corruptos, en lugar de atacarla, de denunciarla, de perseguirla, de acabarla; “vengan, súmense y serán más felices”; el discurso de comparación con los insectos, además de simplista resulta estúpido.

En realidad la corrupción no es parte de la cultura nacional, ni son bichitos que nos hacen daño a todos; son unos cuantos, los que se han beneficiado de ella desde siempre y los que amparados en el velo de la impunidad siguen propalándola como parte de todos, como un “mal necesario” en realidad la corrupción es un cáncer, (quizá muy avanzado) pero puede extirparse, pues las células CORRUPTAS están perfectamente identificadas y bastaría con hacerles saber de manera clara que ya no se les permitirá seguir dañando al resto de la sociedad.

La corrupción en México, no es consecuencia social, es causa social, pues en algún momento nos hicieron creer (y algunos creyeron) que siendo corruptos nos iría mejor.

En 2010 se estimó que entre el 10 y 13 por ciento del ingreso familiar era destinado a actos de corrupción, entonces además se sabía que los costos (comisiones y otros) del sistema financiero a las familias mexicanas consumen entre en 3 y 4 por ciento de los ingresos totales.

Ahora que ya el gobierno a través de su titular deja saber que el problema no es suyo, sino nuestro; y el poder legislativo a través del Senado nos informa que "como los insectos está en todos lados" quizá sea tiempo de hacerles saber a esa bola de corruptos que hay otros mecanismos de corrección, quizá una tea o algo así como la exposición pública.

Son 900 mil millones de pesos, los recursos que le entregamos al gobierno y él destina a cosas que no necesitamos o que algunos de sus empleados "recuperan" como parte de los contratos que entregan; López Obrador habla sólo de 500 mil millones; pero cualquier cifra entre ambas es mucho dinero que la sociedad entrega a sus administradores y estos se roban,  Ese fango, esa mierda que el señor Peña y los Senadores nos quiere hacer ver como culpa nuestra, hay que restregársela en la cara hasta que la entienda.

Ahí en esa opacidad del manejo presupuestal está la casa blanca de la señora y la de Videgaray en Malinalco; ahí está OHL y sus contratos; ahí también está Oceanografía y cientos de "compañías fantasmas" que maman del presupuesto sin contraprestación alguna, ahí están los Moreira, los Duarte, los Ochoa y los Anaya.

En cualquier caso algo que no agreda a la ilustre figura de Roger Bartra y no la vaya a catalogar de fango, quizá hacerlos caminar sobre espinas (con rosas) para que el señor Bartra no se ofenda.

Pues aunque a Bartra le moleste que hayamos tomado Reforma, a nosotros nos molesta mucho más que la corrupción se nos endilgue para que ellos queden impunes.

SALUD

Te recomiendo




Comentarios

Entradas populares de este blog

Moreno futuro de edoMex

Antes que cualquier cosa, esto no es una encuesta, tampoco está basado en conocimientos profundos y “serios” de la población de esa entidad federativa; es un simple análisis estadístico (muy fragmentado) a nivel sección electoral (hasta donde se puede) con datos del IEEM (que por cierto carece de una absoluta falta de ética y sistematicidad en la presentación de sus resultados electorales) desde 1990 y hasta 2015.
Después, para todos aquellos que hablan de voto duro de los partidos políticos (como si supieran de lo que hablan) les puedo decir que hay secciones electorales que en las tres elecciones 1996 Diputados locales, 1999 Gobernador y 2000 Diputados locales ganan los tres partidos políticos “mayoritarios” hasta con una diferencia de 25 puntos porcentuales entre una y otra; sin mayor explicación que la que ya señalé en Cuajimalpa, tierra del crimen organizado.
Empecemos por señalar que el edoMex es la entidad federativa con el mayor padrón electoral del país (por eso resulta tan imp…

¿De qué se sorprenden?

Cuando Fox andaba de campaña, de manera campirana, de forma común, en un lenguaje entendible nos dijo que los hombres del gobierno no eran dioses, los llamó rateros, les dijo víboras, los comparó con tepocatas (que para los que no lo sepan son las crías del renacuajo); su florido lenguaje lo hizo ser gracioso y hasta le ganó adeptos, pero su suprema ignorancia de la historia y hasta de temas comunes, nos permitió a nosotros poder decirle estúpido; Fox al hacer descender a los otros se hizo vulnerable a él mismo.
Cuando formó el gabinetazo, había entre sus integrantes algunos que ni su nombre sabían escribir, les platico de un subsecretario que se llamaba Oscar (y cuando se lo pronuncié me dijo no: Óscar (pues entonces hay que ponerle acento) también de un Director General que sus apellidos eran Ortíz Ortíz y cuando le explicabas que no iban tildados, te respondía que no era ideota (así)
En 2004 una secretaria (de ese gabinetazo) se jactaba de haber permanecido toda la noche esperando…

Desastre previsible

Hace ya más de un mes me atrevía a “pronosticar” con base en datos estadísticos, que Morena sería la beneficiaria de la crisis de credibilidad en edoMex, hoy, ya lejos de la información estadística y más cerca de la información política, primero el PRD ya “decidió” (muy forzado por las circunstancias) por Juan Zepeda, ex presidente municipal de Netzahualcoyotl, el PT va con Óscar González Yáñez y se registraron tres “independientes” entre ellos el expresidente estatal del PRI, Isidro Pastor Medrano y una empresaria de nombre Teresa Castell.
Todos ellos con muy pocas posibilidades de lograr un resultado favorable en el proceso electoral, de hecho, hay análisis que prevén que PT perderá su registro local y que colocan al PRD en quinto lugar.
La desesperación del PRI, se muestra con la “caravana” de funcionarios locales y federales repartiendo dádivas en Toluca y los municipios más poblados de la entidad, llegando incluso al ridículo de mandar a la güilota (gaviota); también se muestra en …