Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2012

Las campañas un espacio para posicionar el producto

Tras la “caída del sistema” o “acallamiento de la democracia” de 1988, en México los procesos para las campañas políticas dejaron de ser aquella parafernalia en la que el candidato llegaba al “pueblo” (en su más amplia acepción) para transmitir un doble mensaje, primero su presencia y después para que se rosara con la gente, para que lo sintieran como persona. Desde la campaña presidencial de 1994 el discurso (la fuerza del discurso) intentaba ser la diferencia, a pesar del nivel de descomposición socio-política del momento y quizá como consecuencia del mismo, se tuvieron candidatos que “comunicaran” que dijeran cosas, Fernández de Ceballos, Colosio (Zedillo), un nuevo Cárdenas, Cecilia Soto, Marcela Lombardo, Pablo Emilio Madero e incluso Aguilar Talamantes; eran personajes con fuerza propia. A ello hay que agregar la “participación ciudadana” a través de las “organizaciones que de manera propia e interesada manifestaron su apoyo a los diferentes partidos políticos y candidatos, ya…

Asuman las consecuencias de un Estado Corrupto

Antes el Régimen Político se plegaba a las “órdenes superiores”, además de cooptar, sobornar y descaradamente amenazar a sus críticos, asesinaba (en sentido figurado y en sentido real a sus opositores) ocupaba para esto último a viles sicarios, personajes que se incrustaban en las fuerzas de “seguridad” del Estado Mexicano (DFS, DIPD, PM, CISEN y sus correlatos en cada una de las entidades federativas y en los grandes municipios)

Ellos se encargaban de amedrentar y (en su caso) limpiar los focos rojos que amenazaban la “supervivencia” del régimen, cumplían “ordenes superiores” aunque nunca tenían claro de “quien eran las órdenes

Me pueden decir que estas son puras eculubraciones (así) pero las acciones represivas de la maquinaria gubernamental era implacable y además gozaba de absoluta impunidad, siempre las “investigaciones” eran llevadas a puntos muertos, eran relegadas a un cajón y al olvido, no habría espacio en este block para indicar caso por caso.

Hay casos emblemáticos generalme…

Vamos a eculubrar

Mandemos a la hoguera a Lujambio y la maistra, pensemos que el sr @felipecalderon decide que el sucesor es Cordero (#corderodeDios) y establece una "estrategia" como la establecida desde hace unos años para posicionar a #corderodeDios.

Pensemos, sólo por un momento, que ese personaje, insignificante y mediocre es el elegido por la mano divina, por la mano de dioz (así) de un borrachín también mediocre para ser el pròximo candidato del PAN a la Presidencia de la República.
Todas las señales así lo demuestran: como en el régimen autoritario priista el apoyo, guiado así lo señalan, sin embargo, un borrachín es más que un estadista, es un incorregible ególatra, es inestable y desea todo el poder, espera la gloria, garantizar la continuidad de "su proyecto" y aunque desde mi punto de vista este gobierno no tiene idea de hacia donde se dirige, tiene claridad en su guerra y considera que es la mejor "estrategia"
#corderodeDios tiene apenas unos años de experien…

Operación compra de conciencias o Bienvenido el viejo régimen de vuelta

Hace muchos años (en la década de los 50) el PC o PCM (las disidencias o los luchadores sociales siempre eran catalogados como comunistas) era una estructura amorfa y heterogénea, a su interior se encontraban verdaderos e incansables luchadores sociales y vivales, en aquellos años, las estructuras gubernamentales federales eran las únicas con arto$$$$ billetes y desde las “oficinas centrales” (pues en aquel entonces hasta la SER contaba con flamantes Delegaciones estatales), se “solicitaba” a un funcionario de muy bajo nivel, se entrevistara con tal o cual “líder” local para conocer “sus pretensiones” entonces se llegaba a un amigable “acuerdo” con el líder y se comunicaba a otro funcionario menor de una dependencia federal para “su conocimiento” Se denominaba “callar” o “apaciguar” era un proceso muy común, en ocasiones el líder local no se dejaba apaciguar y entonces intervenía otro tipo de proceso, que consistía en “invitarlo” a un “interesante” evento nacional o en una visita de …