Ir al contenido principal

“El IMSS y el ISSSTE no se privatizan” sólo estamos haciendo negocios con nuestros preferidos

Son sólo versiones infundadas de personas mal informadas o mal intencionadas que pretenden generar efervescencia social” espetó casi escupiendo el micrófono de una “muy distinguida y querida periodista” de Televisa, en un espacio radiofónico al que legó gracias a que “el dueño de los medios nacionales” pidió que quitaran a Pedro Ferriz, hace sólo unos días José Antonio González Anaya (que le pagamos, muy bien, como Director General del IMSS)

Pues hace unos días se me ocurrió buscar en el Portal de Obligaciones de Transparencia del Gobierno Federal y me encontré esto:


Es un contrato de “prestación de servicios en la modalidad de asociación publico privada para la demolición, diseño y construcción, equipamiento, mantenimiento y prestación de servicios complementarios a los servicios de atención medica que presta el ISSSTE a sus derechohabientes en un inmueble de su propiedad ubicado en la colonia Tlatelolco, en la ciudad de México, Distrito Federal” por un monto de poco más de 8 mil millones de pesos.


La lectura del “objeto de contrato” me hizo dudar, pues en Tlatelolco no hay propiedad privada (los edificios de departamentos es propiedad condominal  los otros edificios son PÚBLICOS), por lo que quiero entender que en lugar de “SU PROPIEDAD” debe decir “PROPIEDAD DE LA INSTITUCIÓN

En la búsqueda de información de: PREITON, S.A.P.I. DE C.V., TRADECO INFRAESTRUCTURA, S.A. DE C.V. Y (así) INDUSTRIAL IGSA, S.A. DE C.V. (Razón Social de la Persona Moral a que se asignó el contrato) me entero que Industrial IGSA es parte de HIGA (la constructora predilecta del régimen, la que construyó la casita de la señora Angélica Rivera, que prometió vender y parece que sólo prometió hacerlo, pues prometer no cuesta nada)

Pero al margen de ese “detallito” y dadas las aseveraciones del señor González Anaya, sólo como pregunta: ¿entregar por un lapso de 25 años un inmueble público a tres empresas privadas (consorcio) para la: “prestación de servicios complementarios a los servicios de atención medica que presta el ISSSTE a sus derechohabientes” no es una privatización?

Otra situación que me llama la atención es que esa empresa además cuenta con un muy abultado expediente ante la Secretaría de la Contraloría y de la Función Pública, ante diversas instancias de contraloría local e incluso en el ámbito jurisdiccional; sin que esté inhabilitada, pero si MUY cuestionada.

La “empresa” en cuestión, dirigida por Santiago Paredes Ojeda (hijo del fundador Santiago Paredes Tirado) hace ya planes para entrar al sector de generación de energía eléctrica tras las “reformas estructurales” en el sector energético, pero desde 2007 ha realizado diversas “asociaciones” para concursar obra pública en el estado de México, siendo gobernador de esa entidad federativa Enrique Peña Nieto, fue entregado (por adjudicación directa) al consorcio Tella-IGSA un contrato PPS (asociación público privada) para la construcción del Hospital de Alta Especialidad en Zumpango, por un monto de más de 7 mil millones de pesos; Tella, SA de CV, es propiedad del empresario Juan Armando Hinojosa.

Según mis fuentes la relación de Hinojosa, es con Alfredo del Mazo González y la de Paredes Tirado, con Arturo Montiel Rojas y que los terrenos en que se encuentra la planta de ensamble de IGSA en Lerma, pero el dato no lo pude conformar.

Pero mi mayor alarma fue cuando revisé la página web de TRADECO INFRAESTRUCTURA, que me dice que entre otras cosas (además de hospitales, carreteras e instalaciones petroleras) ha construido el Centro de Entrenamiento de Vuelo (supongo que en la base aérea militar de Santa Lucía) obra que nos costó 3.6 mil millones de pesos y fue adjudicada de manera directa a esa empresa, mediante un contrato de junio de 2012 y dos acuerdos modificatorios de noviembre de 2013 y agosto de 2014.

Los cuarteles del Altiplano y de Culiacán, las estaciones de la Policía Federal en Culiacán y Mazatlán; en conjunto nos costaron más de 130 millones de pesos, todas adjudicadas de manera directa.

Además es la constructora del edificio de Plataforma México, que nos costó más de 550 millones de pesos a través de seis contratos y siete convenios modificatorios, todos también por adjudicación directa.
TRADECO INFRAESTRUCTURA, además de los miles de millones de pesos que ha recibido por las obras realizadas para 14 dependencias y organismos del sector público federal, tiene planos y conoce instalaciones estratégicas del Estado mexicano, gracias a los muy generosos “gobiernos” panistas de Fox y Calderón.
Adentrándonos en la historia, esta empresa es propiedad de Federico Alberto Martínez Urmeneta, que es hijo de Federico Alberto Martínez Salas, que era un “empleado” medio de ICA hasta 2001 en que Pemex Exploración y Producción lo nombra subdirector de Ingeniería y Obras Estratégicas, para en 2007 pasar a ser director Corporativo de Ingeniería y Desarrollo de Proyectos, en ese último periodo Tradeco recibió más de 40 contratos y realizó una cantidad similar de “acuerdos modificatorios” por unos 40 mil millones de pesos.

Desde la llegada de los priistas a la administración pública Tradeco fue relegada en cuanto a la adjudicación de jugosos contratos, incluso durante 2013 sólo tuvo “acuerdos modificatorios” de los contratos que arrastraba, y algunas “adjudicaciones directas” con montos irrisorios comparados con la de Tlatelolco, en el ISSSTE en noviembre de 2013 le asignaron dos por 2.2 millones de pesos, así resulta cuando menos sospechosa asignación.

Pues bien, la privatización de los servicios de salud y otras áreas estratégicas del desarrollo nacional iniciaron desde finales del siglo pasado con contratos de Asociación Pública Privada, pero se legalizó a partir de agosto de 2012 en que (ya como parte de los acuerdos de las administraciones, negociaciones del “pacto por México” se expide la Ley de Asociaciones Público Privadas y se hacen modificaciones diversas a la Ley de Obras Públicas y Servicios Relacionados con las mismas, a la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público, a la Ley de Expropiación y a la Ley General de Bienes Nacionales.

Desde entonces la participación privada en la construcción de infraestructura pública está legalizada, es parte de la “normalidad

Por otra parte, la integración de los servicios de salud nacionales, la creación de una sola institución que controle TODOS los servicios médicos es un proyecto que viene desde la administración de José López Portillo, pero las instituciones obedecen a ministerio de ley, están creadas por decreto legislativo y sólo pueden desaparecer, cambiar o reformarse por la misma vía.

Para poder hacerlo, hay que crear el nuevo instituto que las regirá y eso tarda unos años (muchos años) en nuestro sistema legislativo.

Lo que en realidad pasa es que para que el constructor preferido del régimen Juan Armando Hinojosa, pueda lucrar (para recuperar la “inversión” de la Casa Blanca) debió aliarse con el constructor predilecto del viejo régimen Federico Alberto Martínez Urmeneta para participar en el “jugoso” negocio de la salud pública de los mexicanos, para ser “beneficiario” de un contrato por 25 años para “administrar” una instalación hospitalaria pública.

No están vendiendo los servicios públicos de salud, a ninguna empresa le interesa adquirirlos, están haciendo negocio con ella a costa de todos los mexicanos.

SALUD

Te recomiendo:





Comentarios

  1. En tlatelolco , junto a la zona prehispánica estaba una vocacional del poli, luis Echeverría Álvarez la transformo en clínica del imss, sin autorizacion del inah fue demolida dicha clinica

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

millennials y milleniums

Me acuerdo de aquel mensaje de “esperanza e ilusiones” transmitido por un presidente nacional del PRI, en el que tras el caso de Ayotzinapa; me acordé de el “ya sé que no aplauden” o del “ya me cansé” o del “mal momento”; me acordé de la Casa Banca; de la señora martita; me acordé de tantos improperios cometidos por esos gobernantes en las últimas dos décadas.
Vino a mi memoria el pequeño hombrecito de caldeRon y su devastadora política de guerra; vinieron a mi memoria tantos momentos “ilustres” de la actuación de nuestro cartel político nacional.
El 19 de setiembre, apenas unas horas después del movimiento telúrico, un joven (de no más de 25 años de edad <gracias Bosco>) con traje, corbata y zapatos de marca dijo algo así como “yo si me voy a ayudar a esa gente”; me impactó una muchacha (casi una niña <gracias Lau>) que en una esquina muy transitada por gente con dinero, en el periférico pasaba a “platicar” con los automovilistas (de sexo masculino y de más de 35 años) para…

Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas

Esta es la segunda entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.

En 1991 (recién egresado de Economía en el ITAM) cuando Banamex aún era parte del sistema bancario público y se estaba “pensando” la reprivatizado a favor de Alfredo Harp Helú y Roberto Hernández Ramírez (sus dueños desde 1971 y hasta la privatización en 1982) y un grupo de inversionistas agrupados en su entorno; fue colocado como “analista” por su padre que era parte de la dirección de Grupo Mexicano Somex.

Junto con un “equipo” de “ejecutivos” se encargó de generar la primeras “bases” para la reprivatización de esa institución de banca nacional (guiando el regreso de la misma a su previo dueño); así inicia su carrera profesional, entregando parte del patrimonio nacional a los dueños del poder real.

Sólo como dato para el anecdotario, es importante señalar que en marzo de 1994 el señor Harp Helú fue secuestrado (por quienes inte…

Un camino lleno de incógnitas o de corrupción

Esta es la tercera entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.
El uso de recursos públicos para la realización de sus estudios como abogado de la UNAM y su maestría en Yale, Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas.

Pero siendo Secretario Adjunto, fue aprobada la Ley del IPAB y entonces (ante la “emergencia” le fueron asignadas funciones discrecionales para la cancelación de pasivos del Fobaproa y la transferencia como deuda pública al instituto, desde ahí sus “negociaciones” con las cabezas de las instituciones financieras nacionales, especialmente con las más emproblemadas durante el crack del 95-97 fueron muy discrecionales, beneficiando siempre a las que “aportaban” más al crecimiento nacional (o a las que prometían aportar más), a las que aportaban más “crédito” para actividades productivas (o decían que lo harían) pero sobre todo a las que “apoyaban” ciert…