Ir al contenido principal

PEMEX ¿empresa de los mexicanos?

Desde 1960 PEMEX ha estado en la mira de los inversionistas nacionales y extranjeros que han visto en ella una “gran oportunidad de hacer negocio” (a la mexicana en donde la “inversión” se recupera rápidamente y los riesgos son nulos) sin embargo circunstancias internas y un gran costo político para ese grupito  de “administradores” la postergó.

Para los mexicanos la venta de PEMEX es algo inaceptable, sin embargo, con “adecuaciones” al marco legal y normativo se han entregado partes de ese patrimonio nacional a la iniciativa privada, durante la administración 1976-82 se presentó la primera discusión seria entre separar parte de las actividades de PEMEX para que los particulares “ayudaran” en acciones no prioritarias (distribución) entonces José Andrés de Oteyza, Secretario de Patrimonio y Fomento Industrial (en donde estaba sectorizada PEMEX) y Jorge Díaz Serrano, entonces Director General de la paraestatal, fueron los representantes al interior del gabinete de ambas posiciones.

Ganaron quienes pensaban que ya era tiempo de hacer de PEMEX una empresa privada y amplias áreas (actividades no prioritarias) de la empresa fueron “concesionadas” a la iniciativa privada nacional y extranjera, así recuerdo aquellas “batallas” en las que Díaz Serrano aseguraba que PEMEX era el sostén de la economía mexicana y debía ser usada como motor de desarrollo nacional, como palanca para lograr el desarrollo.

En realidad PEMEX nunca ha funcionado como “empresa” si se observa desde el mero punto de una actividad económica, pues aparte de estar sujeta a un régimen fiscal especial (en el que acaba pagando al erario público más de lo que gana) ello debido a una baja (paupérrima) capacidad del gobierno de cobrar impuestos PEMEX paga impuestos, derechos y aprovechamientos que ascienden a casi el 10 por ciento del PIB, es decir más de la tercera parte de los ingresos presupuestales anuales de México, provienen de haber condenado a PEMEX a ese régimen fiscal.

No es cosa menor, una parte muy importante de esos “ingresos” del sector público dejarían de existir, es decir, NO LLEGARÍAN A LAS ARCAS NACIONALES, no se exactamente el boquete que causarían, pero estimo muy superior a los 700 mil millones de pesos, es decir casi una cuarta parte del total del ingreso programado para este año.

No es casual que se prevea (que los “modernizadores” prevean) ingresar de manera conjunta la Reforma Fiscal y la Energética, es decir sólo conjuntando el tamaño del boquete que se abre con la falta de aprovechamientos y derechos con la necesidad de recaudar se puede llegar a un “acuerdo”.
Ya Labastida (que en 1982 fue Secretario de Energía Minas e Industria Paraestatal ―en donde se sectorizaba PEMEX―) habla de hasta tres puntos porcentuales de incremento en IVA para subsanar cualquier modificación legal.

En 1984 PEMEX fue nuevamente “modernizada” al dejar de ser “prioritarios” una gran cantidad de petroquímicos y así poder lograr que la iniciativa privada nacional pudiera participar en la transformación de una parte de los hidrocarburos nacionales, y en 2010 se volvió a “modernizar” su marco legal, para “favorecer la participación de inversiones internacionales mediante contratos de riesgoSALUD.

Los esquemas que hasta ahora se han logrado, no dejan satisfechos a las pirañas petroleras internacionales, que en realidad y sin tapujos lo que quieren es adquirir la empresa para hacerla rentable.

Hoy PEMEX es tan (o casi tan) rentable como las mejores del mundo, pero el régimen fiscal al que esta sometida no permite que realice inversiones en infraestructura, que desarrolle nuevas tecnologías, ni que obtenga niveles de productividad internacionales.

A lo anterior hay que agregar un sindicato que aparte de “defender” los derechos de los trabajadores, decide a quien contratar (no sólo como empleado) y hace acuerdos directos con proveedores y contratistas de la empresa, define que obras hay que realizar, establece prioridades respecto de los desarrollos petroleros y se encarga de “proponer” a los que habrán de surtir maquinaria y equipo a la empresa.

Según cálculos de Trasparencia Internacional tan sólo en ello, PEMEX deja de ocupar (mal ocupa o dilapida) unos 200 mil millones al año.

Para los ingenuos que hoy piensan que PEMEX es de los mexicanos, es quiero decir dos cosas, PEMEX desde 1977 se convirtió en propiedad de la Secretaría de hacienda y Crédito Público que decide que hacer con los recursos que extrae de ella, se convirtió en la caja chica de los “administradores” federales y conforme han pasado los años, esa propiedad ha dejado de servir a los mexicanos, para casi cualquier cosa que no sea enterarse de manera pública de los niveles de robo que esos administradores públicos federales hacen casi a diario.

También es importante decirles que una parte muy importante de los recursos empresariales son transferidos mediante transas y concesiones al sindicato.

Una reforma estructural de PEMEX, debiera considerar en primerísimo lugar la capacidad real de la empresa para generar su propia capacidad de crecimiento, quitando la carga fiscal a la que está sometida y aplicando en rigor la ley, podría contar PEMEX con unos 800 mil millones de pesos anuales para beneficio de todos los mexicanos y no de unos cuantos.


SALUD

Comentarios

Entradas más populares de este blog

millennials y milleniums

Me acuerdo de aquel mensaje de “esperanza e ilusiones” transmitido por un presidente nacional del PRI, en el que tras el caso de Ayotzinapa; me acordé de el “ya sé que no aplauden” o del “ya me cansé” o del “mal momento”; me acordé de la Casa Banca; de la señora martita; me acordé de tantos improperios cometidos por esos gobernantes en las últimas dos décadas.
Vino a mi memoria el pequeño hombrecito de caldeRon y su devastadora política de guerra; vinieron a mi memoria tantos momentos “ilustres” de la actuación de nuestro cartel político nacional.
El 19 de setiembre, apenas unas horas después del movimiento telúrico, un joven (de no más de 25 años de edad <gracias Bosco>) con traje, corbata y zapatos de marca dijo algo así como “yo si me voy a ayudar a esa gente”; me impactó una muchacha (casi una niña <gracias Lau>) que en una esquina muy transitada por gente con dinero, en el periférico pasaba a “platicar” con los automovilistas (de sexo masculino y de más de 35 años) para…

Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas

Esta es la segunda entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.

En 1991 (recién egresado de Economía en el ITAM) cuando Banamex aún era parte del sistema bancario público y se estaba “pensando” la reprivatizado a favor de Alfredo Harp Helú y Roberto Hernández Ramírez (sus dueños desde 1971 y hasta la privatización en 1982) y un grupo de inversionistas agrupados en su entorno; fue colocado como “analista” por su padre que era parte de la dirección de Grupo Mexicano Somex.

Junto con un “equipo” de “ejecutivos” se encargó de generar la primeras “bases” para la reprivatización de esa institución de banca nacional (guiando el regreso de la misma a su previo dueño); así inicia su carrera profesional, entregando parte del patrimonio nacional a los dueños del poder real.

Sólo como dato para el anecdotario, es importante señalar que en marzo de 1994 el señor Harp Helú fue secuestrado (por quienes inte…

Un camino lleno de incógnitas o de corrupción

Esta es la tercera entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.
El uso de recursos públicos para la realización de sus estudios como abogado de la UNAM y su maestría en Yale, Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas.

Pero siendo Secretario Adjunto, fue aprobada la Ley del IPAB y entonces (ante la “emergencia” le fueron asignadas funciones discrecionales para la cancelación de pasivos del Fobaproa y la transferencia como deuda pública al instituto, desde ahí sus “negociaciones” con las cabezas de las instituciones financieras nacionales, especialmente con las más emproblemadas durante el crack del 95-97 fueron muy discrecionales, beneficiando siempre a las que “aportaban” más al crecimiento nacional (o a las que prometían aportar más), a las que aportaban más “crédito” para actividades productivas (o decían que lo harían) pero sobre todo a las que “apoyaban” ciert…