Ir al contenido principal

Peña Nieto su evaluación y las reformas que vienen

En febrero según El Universal el 56 por ciento de la población “aprobaba” la gestión de Peña Nieto, para mayo según Excelsior esa aprobación sólo la manifestaba el 55 por ciento y para julio según Reforma esa aprobación es del 52 por ciento.

Pese a los enormes esfuerzos mediáticos a la estrategia de comunicación efectista y a todos los anuncios gubernamentales que hacen ver a Peña Nieto y a su gobierno como muy productivo, la popularidad se muestra a la baja.

De hecho ese nivel de “aprobación” no se presenta desde mayo de 2005 (al final de la administración de Vicente Fox) que era parte de la “crisis del desafuero” e incluso Zedillo después de la crisis del 95 y Salinas tras las cuestionadas elecciones de 1988 estaban mejor calificados de lo que hoy lo está Peña.

Así pues, la actuación “efectiva” de Zedillo y su presencia en medios (así como la negociación con Clinton) tras la monumental crisis del 95 y “el quiñazo” fueron medidas que retuvieron la caída de la popularidad presidencial, pero en el presente caso el deterioro de la “imagen” de Peña Nieto parece no ser consecuencia incluso de sus dislates tales como el traslado de poderes a Boca del Río (en Veracruz) o las playas de Mérida e incluso la creación de un nuevo estado en Tijuana o de otras peñajadas como el saludo civil a un mando militar, parecen ser más objetivas las razones por las que los mexicanos han dejado de creer en anuncios o se fijan más en la calidad de los mismos o incluso evalúan al régimen por sus logros y no por sus anuncios.

Ante tal situación y en razón de los inminentes procesos legislativos relacionados a la reforma fiscal y energética (que parece no podrán caminar sin una reforma electoral y un cambio de régimen para el DF) surge la duda de con que “capital políticoPeña Nieto saldrá a defenderlas, o si dejará en manos de sus “brillantes” secretarios tal defensa.

Ya tras la presentación de los resultados de la medición de la pobreza en México, tanto Videgaray como Robles, mostraron sus “dotes” para mostrar de manera descarnada la necesidad de “contar con recursos” para atacar ese flagelo.  SALUD.  Por cierto, es tan pobre su capacidad de alocución que parece que no se convencieron ni entre ellos de lo que decían.

En una plática ayer me pregunté a manera de retórica inútil ¿será que piensa abandonar esas reformas? Y la respuesta inmediata de i interlocutora fue: Sin ellas no hay capacidad de movimiento en su popularidad, se iría a pique y los grupos que lo impusieron se ven inmovilizados y se limita la capacidad de operación política para ellos.

Es decir se requiere una figura aglutinadora que además represente a ambas fracciones de los que lo impusieron (los salinistas y los atracomucho) esa figura no está ni en Videgaray y menos en Robles, pero tampoco la veo en Osorio Chong o en cualquier otro de los actuales encargados de los despachos nacionales, lo que me lleva a pensar en la necesidad de un cambio, de una refresco para colocar a un Chuayffet o a un Camacho Quiroz en la primera línea de ataque, en la defensa y negociación de las “grandes reformas” institucionales o quizá partir la defensa y ofrecer a Pedro Joaquín Coldwell, la posibilidad de salir a defender la parte energética y dejar en manos de Videgaray o de … (no se quién) la Fiscal.

Es un hecho, los poderes fácticos que llevaron a Peña a la presidencia de la república, no están en posibilidad de tirar su inversión al caño y requieren algo que haga vibrar el gusto del mexicano por el copete de su presidente, aunque se quede sin copete, así que cuidado, pues en el retorcido esquema de hacer política de los priistas hasta la desaparición física es posible, además hasta puede causar un impacto de aprecio por el muerto, pues siempre los muertos son "buenas gentes" como decía Lavestida.


SALUD

Comentarios

Entradas más populares de este blog

millennials y milleniums

Me acuerdo de aquel mensaje de “esperanza e ilusiones” transmitido por un presidente nacional del PRI, en el que tras el caso de Ayotzinapa; me acordé de el “ya sé que no aplauden” o del “ya me cansé” o del “mal momento”; me acordé de la Casa Banca; de la señora martita; me acordé de tantos improperios cometidos por esos gobernantes en las últimas dos décadas.
Vino a mi memoria el pequeño hombrecito de caldeRon y su devastadora política de guerra; vinieron a mi memoria tantos momentos “ilustres” de la actuación de nuestro cartel político nacional.
El 19 de setiembre, apenas unas horas después del movimiento telúrico, un joven (de no más de 25 años de edad <gracias Bosco>) con traje, corbata y zapatos de marca dijo algo así como “yo si me voy a ayudar a esa gente”; me impactó una muchacha (casi una niña <gracias Lau>) que en una esquina muy transitada por gente con dinero, en el periférico pasaba a “platicar” con los automovilistas (de sexo masculino y de más de 35 años) para…

Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas

Esta es la segunda entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.

En 1991 (recién egresado de Economía en el ITAM) cuando Banamex aún era parte del sistema bancario público y se estaba “pensando” la reprivatizado a favor de Alfredo Harp Helú y Roberto Hernández Ramírez (sus dueños desde 1971 y hasta la privatización en 1982) y un grupo de inversionistas agrupados en su entorno; fue colocado como “analista” por su padre que era parte de la dirección de Grupo Mexicano Somex.

Junto con un “equipo” de “ejecutivos” se encargó de generar la primeras “bases” para la reprivatización de esa institución de banca nacional (guiando el regreso de la misma a su previo dueño); así inicia su carrera profesional, entregando parte del patrimonio nacional a los dueños del poder real.

Sólo como dato para el anecdotario, es importante señalar que en marzo de 1994 el señor Harp Helú fue secuestrado (por quienes inte…

¿De qué se sorprenden?

Cuando Fox andaba de campaña, de manera campirana, de forma común, en un lenguaje entendible nos dijo que los hombres del gobierno no eran dioses, los llamó rateros, les dijo víboras, los comparó con tepocatas (que para los que no lo sepan son las crías del renacuajo); su florido lenguaje lo hizo ser gracioso y hasta le ganó adeptos, pero su suprema ignorancia de la historia y hasta de temas comunes, nos permitió a nosotros poder decirle estúpido; Fox al hacer descender a los otros se hizo vulnerable a él mismo.
Cuando formó el gabinetazo, había entre sus integrantes algunos que ni su nombre sabían escribir, les platico de un subsecretario que se llamaba Oscar (y cuando se lo pronuncié me dijo no: Óscar (pues entonces hay que ponerle acento) también de un Director General que sus apellidos eran Ortíz Ortíz y cuando le explicabas que no iban tildados, te respondía que no era ideota (así)
En 2004 una secretaria (de ese gabinetazo) se jactaba de haber permanecido toda la noche esperando…