Ir al contenido principal

El equilibrista

Verás cuanto ofreciste o te ofrecieron
y todo volverá a dormir despacio.
Andrés Newman

Ese señor que se desplazaba por un cable que se balanceaba con una vara que le permitía nivelarse y con ello mantenerse en el cable, una marioneta que veíamos en el circo de hace muchos años, un “arte” que dejó de presentarse; un espectáculo que sólo queda en la memoria de algunos.

También aquella pésima novela de una autora uruguaya o paraguaya que trata de trasladarnos a París y mostrarnos los bamboleos para el equilibrio humano, pero no atina a presentar lo que desea o lo hace de manera tan desastrosa que sus personajes se derrumban.

También la obra en prosa del excelente poeta Andrés Newman que ahí, mezcla su capacidad narrativa con sus otras virtudes.  En fin creo que hasta un drama peliculesco se filmó con ese nombre.

Bueno, pues esto viene al caso ya que hoy está convocada una marcha y concentración en la plaza mayor de la ciudad de México o como decía uno de los grandes maestros del siglo pasado “en la plaza de todos los mexicanos” por cierto el mismo maestro  señalaba que “el humano es por naturaleza un equilibrista que trata de sortear la vida en medio del peligro y la desesperación” ese sabio maestro nunca se metió a la política a pesar de que como él decía “me han venido a endulzar el oído, diciéndome que el pueblo me reclama; pero no, sólo son ellos que creen ser el pueblo”  

Esa mega manifestación (pues además de la Plaza de la Constitución de Cadiz, habrá concentraciones en unas 50 ciudades de la república) será sin duda, otra muestra del disgusto social acumulado en algunos mexicanos desde hace unos 50 años, podrá convertirse en un catalizador que deje salir parte de la presión de manera controlada (como en olla exprés) o podrá convertirse en algunos casos en otra muestra “violenta” del ya incontenible malestar de esa parte de la sociedad que insatisfecha por lo que tiene y lo que observa que viene, simplemente “no le queda más que perder”  

Hoy se vence un plazo, uno que de manera clara fijaron hace unos días los convocantes y manifestantes de la jornada nacional por Ayotzinapa, hasta hoy le dieron al gobierno para presentar a los estudiantes normalistas desaparecidos hace un mes y el indolente gobierno simplemente parece no haber escuchado (aunque a lo mejor están dilucidando a quién le compete dar cumplimiento a la exigencia), ya ayer una asamblea interuniversitaria convocó a otra jornada nacional de paro para mostrar su enojo y un conglomerado de organizaciones sociales llamaron a un paro nacional de 72 horas.

La sociedad toda, guarda los equilibrios aunque ya hay fricciones serias entre grupos sociales antagónicos, la violencia ha escalado cada vez con mayor manifestación de intolerancia; sólo como muestra les diré que ayer en un transporte público dos ancianos (de unos 65 a 70 años) se enfrentaron en una acalorada discusión, entre si López Obrador convocaba a sumarse al paro nacional o no debía de meterse en cosas que no le importaban, ellos (a su edad) llegaron a las manos (no pasó de empujones); así que imaginemos a los jóvenes que hoy se reunirán en las plazas públicas nacionales.

La sociedad se ha convertido en un equilibrista y la vara parece ya no servir para la función circense que tenía destinada; los políticos (TODOS) siguen haciendo “equilibrios” en su cable (que está a punto de reventarse) para no caerse del alambre; pero de verdad, los EQUILIBRIOS SOCIALES hace mucho que se perdieron y hoy las fricciones pueden hacer estallar la bomba.

SALUD

Te recomiendo




Comentarios

Entradas más populares de este blog

millennials y milleniums

Me acuerdo de aquel mensaje de “esperanza e ilusiones” transmitido por un presidente nacional del PRI, en el que tras el caso de Ayotzinapa; me acordé de el “ya sé que no aplauden” o del “ya me cansé” o del “mal momento”; me acordé de la Casa Banca; de la señora martita; me acordé de tantos improperios cometidos por esos gobernantes en las últimas dos décadas.
Vino a mi memoria el pequeño hombrecito de caldeRon y su devastadora política de guerra; vinieron a mi memoria tantos momentos “ilustres” de la actuación de nuestro cartel político nacional.
El 19 de setiembre, apenas unas horas después del movimiento telúrico, un joven (de no más de 25 años de edad <gracias Bosco>) con traje, corbata y zapatos de marca dijo algo así como “yo si me voy a ayudar a esa gente”; me impactó una muchacha (casi una niña <gracias Lau>) que en una esquina muy transitada por gente con dinero, en el periférico pasaba a “platicar” con los automovilistas (de sexo masculino y de más de 35 años) para…

Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas

Esta es la segunda entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.

En 1991 (recién egresado de Economía en el ITAM) cuando Banamex aún era parte del sistema bancario público y se estaba “pensando” la reprivatizado a favor de Alfredo Harp Helú y Roberto Hernández Ramírez (sus dueños desde 1971 y hasta la privatización en 1982) y un grupo de inversionistas agrupados en su entorno; fue colocado como “analista” por su padre que era parte de la dirección de Grupo Mexicano Somex.

Junto con un “equipo” de “ejecutivos” se encargó de generar la primeras “bases” para la reprivatización de esa institución de banca nacional (guiando el regreso de la misma a su previo dueño); así inicia su carrera profesional, entregando parte del patrimonio nacional a los dueños del poder real.

Sólo como dato para el anecdotario, es importante señalar que en marzo de 1994 el señor Harp Helú fue secuestrado (por quienes inte…

Un camino lleno de incógnitas o de corrupción

Esta es la tercera entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.
El uso de recursos públicos para la realización de sus estudios como abogado de la UNAM y su maestría en Yale, Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas.

Pero siendo Secretario Adjunto, fue aprobada la Ley del IPAB y entonces (ante la “emergencia” le fueron asignadas funciones discrecionales para la cancelación de pasivos del Fobaproa y la transferencia como deuda pública al instituto, desde ahí sus “negociaciones” con las cabezas de las instituciones financieras nacionales, especialmente con las más emproblemadas durante el crack del 95-97 fueron muy discrecionales, beneficiando siempre a las que “aportaban” más al crecimiento nacional (o a las que prometían aportar más), a las que aportaban más “crédito” para actividades productivas (o decían que lo harían) pero sobre todo a las que “apoyaban” ciert…