Ir al contenido principal

Veinte años (un suspiro en la historia)

Sólo ellos decidirán si este proyecto es un suspiro en la historia o es la historia misma.

México a vente años de dos acontecimientos históricos; de dos eventos trascendentales pero contrapuestos: la entrada en vigor del TLC (NAFTA) que nos “ponía a las puertas del primer mundo” según Carlos Salinas y el surgimiento de un movimiento indígena en las montañas de Chiapas (la región más pobre y olvidada del país) que mostraba al mundo la cara de atraso y sometimiento a la que amplias capas de la población mexicana estaban sometidas.

La presencia de dos visiones de un mismo país, la triunfalista que entonces había llevado a estándares de competencia internacional todos los sectores económicos y sociales de nuestro país, en un verdadero acto promocional y de fe, el grupo en el poder “modernizó” la actividad productiva nacional, vendió a México como un impulsor de la “libre empresa” y como un baluarte de la democracia.

Aprovechó la inmensa capacidad de divulgación del estado para hacer creer a extranjeros y mexicanos que después todo sería miel sobre hojuelas.

Asignó precio de mercado a cada cosa que pudo (vendió sectores hasta entonces consagrados como estratégicos, sentó las bases para el desmantelamiento de la producción agropecuaria y para el “cambio” del modelo de desarrollo.  Abiertamente, con tenacidad y gran desprecio por esos grupos poblacionales (pero siempre alegando su integración al desarrollo nacional) el abyecto gobierno se entregó a intereses absolutamente ajenos a la realidad.

En ese tiempo, los indicadores de desarrollo social (especialmente de las comunidades indígenas) señalaban ya un desastre y NO han mejorado, pues lejos de que el TLC detonara crecimiento y desarrollo, marcó de entrada un proceso de acelerada pérdida de la producción nacional, de hecho un año después de la entrada en vigor del “poderoso” instrumento, la población de México era 7.8 por ciento más pobre.

En 20 años los mexicanos somos en promedio 1.6 por ciento más ricos que entonces, sin embargo los niveles de desigualdad social han escalado hasta llegar a índices dramáticos de intolerancia, hoy en México hay municipios con niveles de marginación y atraso social equiparables a 1900.  SALUD

El movimiento zapatista, colocó en el tema nacional la importancia de su atención, resultado de esa movilización, desde 1997 hay mayores márgenes de participación ciudadana en aspectos institucionales (aunque las estructuras partidistas se han apropiado del derecho de todos los mexicanos a manifestar decisiones) en 2000 un clamor nacional echó a la basura a una estructura partidista que durante los 75 años anteriores había desmantelado al país y esperó (pacientemente) el cambio que no llegó.

Desde entonces y con cuatro elecciones federales ha mostrado su inconformidad con el camino de México y no ha sido escuchada, es más ha sido despreciada y vilipendiada.

Hoy el movimiento zapatista incluso dejó de ser un símbolo para convertirse en un mero referente, en un pasaje de la picaresca mexicana, es un vago recuerdo muy lejano de organización social y rebeldía.

Esa capacidad de organización para la lucha armada quedó sólo como muestra de lo que no se debe hacer, es muestra de que el Estado cuenta con instrumentos para desmontarla y armar un teatro en su entorno: la caravana zapatista de 2001; la instalación de innumerables puestos militares en esa zona indígena y en otros muchos puntos de la conflictiva social nacional; la capacidad para hacer llegar migajas a los más desprotegidos (aunque nunca para agregarlos al “desarrollo”); la formación de estructuras sociales contrarias que los enfrentaran y mermaran; la rápida, pero muy incompleta respuesta legislativa; en fin, en una evaluación objetiva de esas comunidades (y de muchas otras del país) no se ha avanzado en su integración (es más se han relegado otros 20 años) y la coptación de amplios sectores sociales de esas y otras comunidades hacen imposible un reagrupamiento para la batalla.

Hoy el panorama para México sigue igual de complejo, pues el TLC que prometió el salinato como detonador, fue un impulsor de mayores desequilibrios; el campo mexicano ha sido saqueado y olvidado; no ha habido creación de empleos formales(hoy la economía es 60 por ciento informal o ilegal); no hay mayores oportunidades para los jóvenes; la educación y la cultura han sufrido un deterioro impresionante; los niveles de violencia se encuentran fuera de parámetros de control y las organizaciones criminales son los principales empleadores en amplias franjas del territorio.

Hace 20 años la Primera declaración de la Selva decía “hoy la lucha es por el trabajo, por la tierra, por la vivienda, por la comida, por la asistencia sanitaria, por la enseñanza, por la independencia, por la libertad, por la democracia, por la justicia y por la paz" hoy la lucha es por lo mismo y hay que agregarle contra la violencia institucional.

Veinte años y las cosas no han cambiado, pero la organización silenciosa de amplias capas de población, la permanente filtración de armas a muchas familias mexicanas (producto de la guerra contra el narcotráfico) y la absoluta incapacidad de escuchar, hacen que se potencialice una gran revuelta generalizada.


SALUD

Comentarios

Entradas más populares de este blog

millennials y milleniums

Me acuerdo de aquel mensaje de “esperanza e ilusiones” transmitido por un presidente nacional del PRI, en el que tras el caso de Ayotzinapa; me acordé de el “ya sé que no aplauden” o del “ya me cansé” o del “mal momento”; me acordé de la Casa Banca; de la señora martita; me acordé de tantos improperios cometidos por esos gobernantes en las últimas dos décadas.
Vino a mi memoria el pequeño hombrecito de caldeRon y su devastadora política de guerra; vinieron a mi memoria tantos momentos “ilustres” de la actuación de nuestro cartel político nacional.
El 19 de setiembre, apenas unas horas después del movimiento telúrico, un joven (de no más de 25 años de edad <gracias Bosco>) con traje, corbata y zapatos de marca dijo algo así como “yo si me voy a ayudar a esa gente”; me impactó una muchacha (casi una niña <gracias Lau>) que en una esquina muy transitada por gente con dinero, en el periférico pasaba a “platicar” con los automovilistas (de sexo masculino y de más de 35 años) para…

Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas

Esta es la segunda entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.

En 1991 (recién egresado de Economía en el ITAM) cuando Banamex aún era parte del sistema bancario público y se estaba “pensando” la reprivatizado a favor de Alfredo Harp Helú y Roberto Hernández Ramírez (sus dueños desde 1971 y hasta la privatización en 1982) y un grupo de inversionistas agrupados en su entorno; fue colocado como “analista” por su padre que era parte de la dirección de Grupo Mexicano Somex.

Junto con un “equipo” de “ejecutivos” se encargó de generar la primeras “bases” para la reprivatización de esa institución de banca nacional (guiando el regreso de la misma a su previo dueño); así inicia su carrera profesional, entregando parte del patrimonio nacional a los dueños del poder real.

Sólo como dato para el anecdotario, es importante señalar que en marzo de 1994 el señor Harp Helú fue secuestrado (por quienes inte…

Un camino lleno de incógnitas o de corrupción

Esta es la tercera entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.
El uso de recursos públicos para la realización de sus estudios como abogado de la UNAM y su maestría en Yale, Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas.

Pero siendo Secretario Adjunto, fue aprobada la Ley del IPAB y entonces (ante la “emergencia” le fueron asignadas funciones discrecionales para la cancelación de pasivos del Fobaproa y la transferencia como deuda pública al instituto, desde ahí sus “negociaciones” con las cabezas de las instituciones financieras nacionales, especialmente con las más emproblemadas durante el crack del 95-97 fueron muy discrecionales, beneficiando siempre a las que “aportaban” más al crecimiento nacional (o a las que prometían aportar más), a las que aportaban más “crédito” para actividades productivas (o decían que lo harían) pero sobre todo a las que “apoyaban” ciert…