Ir al contenido principal

Quienes participamos en el cambio

A propósito de la “inclusión” de Lino Korrodi Cruz como parte de del “pacto por la Unidad de México” que es un ejercicio de López Obrador por iniciar la transformación nacional con la más amplia participación social y dado el nivel de “incidia” que los voluntariosos comentaristas nacionales y algunos chayoteros y hasta francos tiradores con micrófono han intentado lanzar para desanimar a los que participamos directa o indirectamente en el proyecto y (especialmente) a los simpatizantes del cambio verdadero, quisiera hacer algunas precisiones:

El cambio de una nación, de una estructura de gobierno que ha servido a pocos y olvidado a muchos lo hacen quienes votan, lo hacemos quienes convencidos de la necesidad de un cambio o desilusionados por la inoperancia de las estructuras están hartos de ellas.

Quisiera realizar algunas precisiones respecto de “Amigos de Fox” que desde 1998 inició con una plataforma electrónica en la que el ciudadano (muchos ciudadanos que creían en la necesidad de un cambio, que pedían a gritos sacar al PRI de Los Pinos, que estaban convencidos que el señor Fox haría eso posible) se registraban y apoyaban (con recursos financieros y no financieros) la posibilidad de ese cambio.

Pero como le acaba de señalar uno de esos ciudadanos al pendejo con botas: “es una lástima, tu tuviste la posibilidad, la oportunidad de matar al PRI y lo dejaste vivir”, ahora les platico una anécdota: en 2000 me tocó ser funcionario de casilla, en una casilla de la zona conurbada, en una zona industrial y comercial y entonces a las 8 de la mañana había más de 20 personas esperando votar, la mayoría de ellos empleados y obreros, con una sola consigna “hacer el cambio” y pues entonces, el “efecto Fox” generó el “cinturón azul”, hoy, la mayor parte de esas personas que en 2000 estaban convencidos de la necesidad de “hacer el cambio”, no lo vieron materializado.

Entonces el señor Muñoz Ledo se “agregó” a la campaña del pendejazo con iniciativa, con la clara visión de realizar una de las tres premisas necesarias para lograr un trastrocamiento del sistema nacional, quizá con la visión de regresar al programa del nacionalismo revolucionario, pero seguramente para tratar de dar madre al desmadre que existía (saludos Isaac)

A esa campaña, además de personajes como Porfirio, se sumaros parte de las estructuras priistas e incluso un par de gobernadores con esa filiación, muchos opositores y hasta algunos tránsfugas de todas las fuerzas políticas, es más, se sumó a la campaña el PVEM (que ni es partido, ni es ecologista, ni es de México) en un franco oportunismo político.

Entonces la ola azul “agregó” hasta a Marlboro que sus comerciales se volvieron azules y con botudos (en una clara alusión), marcas como Nestlé, Bital, Del Valle, El Universal, de manera franca y total y muchas otras de manera velada  indirecta guiaron recursos (legales e ilegales) para apoyar a Fox.

En ese entonces se sumaron “personajes” como Elba Esther, Manuel Camacho, Ignacio Morales Lechuga, Jesús Ortega Martínez, Bernardo Ardavín, Julio Rubio, Paoli Bolio y Macario Schttino. Una variedad de ideologías y pensamientos que consideraron que una vez que Fox lograra sacar al PRI, lograría cambiar a México; hubo personas de buena fe y personajes innombrables e impresentables como dijo alguien hace unos días (saludos Fernando)

Hacer un cambio en México es impostergable, hay que sumar y después decantar, hoy es importante que participemos todos los que consideramos que es necesario retomar un camino de más ciudadanía y menos partidocracia.

Es más si hoy se suma Vicente Fox agradezcámoslo, después le agradeceremos su participación (como él lo hizo con Korrodi)

SALUD

Te recomiendo:




Comentarios

Entradas más populares de este blog

millennials y milleniums

Me acuerdo de aquel mensaje de “esperanza e ilusiones” transmitido por un presidente nacional del PRI, en el que tras el caso de Ayotzinapa; me acordé de el “ya sé que no aplauden” o del “ya me cansé” o del “mal momento”; me acordé de la Casa Banca; de la señora martita; me acordé de tantos improperios cometidos por esos gobernantes en las últimas dos décadas.
Vino a mi memoria el pequeño hombrecito de caldeRon y su devastadora política de guerra; vinieron a mi memoria tantos momentos “ilustres” de la actuación de nuestro cartel político nacional.
El 19 de setiembre, apenas unas horas después del movimiento telúrico, un joven (de no más de 25 años de edad <gracias Bosco>) con traje, corbata y zapatos de marca dijo algo así como “yo si me voy a ayudar a esa gente”; me impactó una muchacha (casi una niña <gracias Lau>) que en una esquina muy transitada por gente con dinero, en el periférico pasaba a “platicar” con los automovilistas (de sexo masculino y de más de 35 años) para…

Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas

Esta es la segunda entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.

En 1991 (recién egresado de Economía en el ITAM) cuando Banamex aún era parte del sistema bancario público y se estaba “pensando” la reprivatizado a favor de Alfredo Harp Helú y Roberto Hernández Ramírez (sus dueños desde 1971 y hasta la privatización en 1982) y un grupo de inversionistas agrupados en su entorno; fue colocado como “analista” por su padre que era parte de la dirección de Grupo Mexicano Somex.

Junto con un “equipo” de “ejecutivos” se encargó de generar la primeras “bases” para la reprivatización de esa institución de banca nacional (guiando el regreso de la misma a su previo dueño); así inicia su carrera profesional, entregando parte del patrimonio nacional a los dueños del poder real.

Sólo como dato para el anecdotario, es importante señalar que en marzo de 1994 el señor Harp Helú fue secuestrado (por quienes inte…

Un camino lleno de incógnitas o de corrupción

Esta es la tercera entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.
El uso de recursos públicos para la realización de sus estudios como abogado de la UNAM y su maestría en Yale, Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas.

Pero siendo Secretario Adjunto, fue aprobada la Ley del IPAB y entonces (ante la “emergencia” le fueron asignadas funciones discrecionales para la cancelación de pasivos del Fobaproa y la transferencia como deuda pública al instituto, desde ahí sus “negociaciones” con las cabezas de las instituciones financieras nacionales, especialmente con las más emproblemadas durante el crack del 95-97 fueron muy discrecionales, beneficiando siempre a las que “aportaban” más al crecimiento nacional (o a las que prometían aportar más), a las que aportaban más “crédito” para actividades productivas (o decían que lo harían) pero sobre todo a las que “apoyaban” ciert…