Ir al contenido principal

“Ahí viene el lobo”

Nuestros salvadores de la patria han volteado todos, al unísono y a la vez hacia el uso de los spots de difusión partidista y el “uso abusivo” que Andrés Manuel López Obrador ha realizado de ellos, Beltrones agrega que Anaya también está haciendo uso de esa prerrogativa de difusión y los panistas le reviran diciendo que “él fue quien redactó ese artículo

El fin de semana escuche también ya a Jesús Zambrano y al borrachín de Felipe Calderón, pronunciarse en el mismo sentido, cuando ellos fueron parte de las fuerzas que en 2007 se pronunciaron por un mecanismo de comunicación social controlado por el entonces IFE, para evitar que se “infiltraran” recursos ajenos al proceso.

Todos ellos: Beltrones, Calderón, Zambrano, Döring y Anaya; desconocen la ley que ellos hicieron y acusan a AMLO de “hacer uso abusivo de ella” ellos, los hacedores de las leyes que no se cumplen, los poseedores de de verdad absoluta y transmisores omnipresentes de ella al resto de los mexicanos, los verdaderos defensores de sus “instituciones” ahora se dan cuenta que dejaron el uso de ese medio de comunicación social, sin un candado “adecuado” a sus necesidades.

Se dieron cuenta que no leyeron y dejaron esa puerta abierta, como en la famosa Reforma Educativa dejaron que el Artículo 6° de la Ley Federal de Educación “prohibiera el pago” (no el cobro) de cualquier contrapestación y se enojan cuando se los hacemos ver.

Reconocen que se equivocaron (sólo cuando les está afectando de manera directa) y se ponen de acuerdo para “corregir” tan grave error.

En realidad se están dando cuenta que hoy hay un mexicano con presencia nacional, en el que una parte de la población cree, en quien confía y que transmite con sus mensajes confianza; cosa que ellos son incapaces de hacer; es más ahora mismo, cada vez que el señor beltronni o “los chuchos” salen a cuadro mediático, lejos de transmitir confianza, transmite lo opuesto en una parte muy importante de la población.

No es cuestión de leyes, es más en este caso ni siquiera es cuestión de aplicación de la ley; es un problema de absoluta descomposición del sistema político nacional, de falta de credibilidad de esos “representantes” políticos nacionales; en resumen, los mexicanos ya no creen en sus “instituciones” y menos en quienes las representan.

Un rápido recorrido por la realidad nacional nos muestra una absoluta ausencia de respeto por los políticos, un nivel de desencanto y hasta burla de las ocurrencias y peñajadas que de manera cotidiana esos personajes expresan, manifiestan o intentan comunicar.

Los niveles desconfianza manifiestos en diversas encuestas, ponen de manifiesto la decepción de amplias capas de la población mexicana tienen en sus políticos; el nivel de resguardo de algunas de esa figuras públicas respecto de sus electores ha llegado a situaciones impensables hace algunos años; me dicen, por ejemplo que un senador de la república que viaja de manera regular a su estado (al estado por el que fue electo) ya no puede salir a lugares públicos por el nivel de repudio que le muestra la población.

Ellos ven en AMLO una amenaza porque está presente en las pantallas bobas, porque ellos permitieron que los dirigentes partidistas pudieran estar ahí, pero en realidad de lo que tienen mucho miedo es de que la población haya dejado de creer en su estupidez.

Podrán modificar la ley, pero la percepción de estupidez de la clase política no se modificará.

SALUD

Revisa también:

IMPUNIDAD AL FIN (Entre empleados “despedidos” y testigos protegidos)



Comentarios

Entradas más populares de este blog

millennials y milleniums

Me acuerdo de aquel mensaje de “esperanza e ilusiones” transmitido por un presidente nacional del PRI, en el que tras el caso de Ayotzinapa; me acordé de el “ya sé que no aplauden” o del “ya me cansé” o del “mal momento”; me acordé de la Casa Banca; de la señora martita; me acordé de tantos improperios cometidos por esos gobernantes en las últimas dos décadas.
Vino a mi memoria el pequeño hombrecito de caldeRon y su devastadora política de guerra; vinieron a mi memoria tantos momentos “ilustres” de la actuación de nuestro cartel político nacional.
El 19 de setiembre, apenas unas horas después del movimiento telúrico, un joven (de no más de 25 años de edad <gracias Bosco>) con traje, corbata y zapatos de marca dijo algo así como “yo si me voy a ayudar a esa gente”; me impactó una muchacha (casi una niña <gracias Lau>) que en una esquina muy transitada por gente con dinero, en el periférico pasaba a “platicar” con los automovilistas (de sexo masculino y de más de 35 años) para…

Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas

Esta es la segunda entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.

En 1991 (recién egresado de Economía en el ITAM) cuando Banamex aún era parte del sistema bancario público y se estaba “pensando” la reprivatizado a favor de Alfredo Harp Helú y Roberto Hernández Ramírez (sus dueños desde 1971 y hasta la privatización en 1982) y un grupo de inversionistas agrupados en su entorno; fue colocado como “analista” por su padre que era parte de la dirección de Grupo Mexicano Somex.

Junto con un “equipo” de “ejecutivos” se encargó de generar la primeras “bases” para la reprivatización de esa institución de banca nacional (guiando el regreso de la misma a su previo dueño); así inicia su carrera profesional, entregando parte del patrimonio nacional a los dueños del poder real.

Sólo como dato para el anecdotario, es importante señalar que en marzo de 1994 el señor Harp Helú fue secuestrado (por quienes inte…

¿De qué se sorprenden?

Cuando Fox andaba de campaña, de manera campirana, de forma común, en un lenguaje entendible nos dijo que los hombres del gobierno no eran dioses, los llamó rateros, les dijo víboras, los comparó con tepocatas (que para los que no lo sepan son las crías del renacuajo); su florido lenguaje lo hizo ser gracioso y hasta le ganó adeptos, pero su suprema ignorancia de la historia y hasta de temas comunes, nos permitió a nosotros poder decirle estúpido; Fox al hacer descender a los otros se hizo vulnerable a él mismo.
Cuando formó el gabinetazo, había entre sus integrantes algunos que ni su nombre sabían escribir, les platico de un subsecretario que se llamaba Oscar (y cuando se lo pronuncié me dijo no: Óscar (pues entonces hay que ponerle acento) también de un Director General que sus apellidos eran Ortíz Ortíz y cuando le explicabas que no iban tildados, te respondía que no era ideota (así)
En 2004 una secretaria (de ese gabinetazo) se jactaba de haber permanecido toda la noche esperando…