Ir al contenido principal

Quien manda en el PRD

Los estatutos dicen que la Asamblea Nacional, pero entonces ¿quién controla esa asamblea?; dice Jesús Zambrano que “los chuchos no controlan al PRD” y para “demostrarlo” indica que “si nueva izquierda tuviera el control hubiera un presidente nacional afín, Carlos Navarrete seguiría ahí

Conforme a la “legalidad” y ortodoxia hasta podríamos aceptar esa perogrullada; pero en 1993 cuando Cuauhtémoc Cárdenas dejó la presidencia del PRD, dejó en claro que los grupos al interior de ese partido, las alianzas entre las fracciones y las pugnas entre los miembros de ellas; le impedían el manejo, la dirección de esa fuerza política.

En 1993, Cárdenas pensaba que no había nadie más que él para ser candidato en 1994 y parte de las fuerzas reales de poder interno Mario Saucedo por la famosa trisecta y Joel Ortega que representaba a esa fracción que hoy conocemos como la Nueva Izquierda; opinaban que aun podía regresarse al plan original y lanzar a Heberto Castillo (que había dejado en 1988 la candidatura buscando la unidad de las fuerzas de izquierda)

En ese año, Porfirio Muñoz Ledo, asumió la presidencia del partido y el “mandato” del Segundo Congreso Nacional de buscar alianzas con “todas” las fuerzas políticas nacionales, los que verdaderamente mandaban en el PRD tomaron el camino de hacer crecer al PRD a costa (incluso) de perder parte de las fracciones más “radicales

Ese mismo año fueron en alianza con el PAN en Durango (con un candidato totalmente panista); esa decisión fracturó por primera ocasión desde 1988 a la izquierda; en Oaxaca se aplicó la “decisión” de ir con un ex priista; las estrategias (ambas) mostraron que la población no buscaba un “cambio” así; que la población de Durango y Oaxaca no querían alianzas insustanciadas ni convexos de último minuto.

El análisis de entonces fue claro, el PRD debía buscar su propia fracción de votantes, alejarse del PAN y del PRI; mostrarse como oposición con el costo electoral que ello representara, pero Nueva Izquierda, debía representar una verdadera opción política, una alternativa para los grupos políticos emergentes, pero la dirigencia no lo entendió; ellos se empecinaron en “crecer” electoralmente.

Con ello se perdió la mística de ser oposición, para ser comparsa del poder; en el proceso electoral federal de 1994, el PRD logró más de 16% de la votación y para 1997 una cuarta parte del total de la votación nacional y la Jefatura de Gobierno del DF; Cárdenas volvía a la palestra nacional y en figura única para ser candidato presidencial por tercera ocasión.

Crecieron electoralmente pero no consolidaron liderazgos locales, no formaron liderazgos, no crearon cuadros, no estructuraron un proyecto de futuro.

Hoy incluso en los estados que ha gobernado el PRD, no cuentan con una estructura de base, su “fuerza” es corporativa, su capacidad de movilización es caciquil y parte de las estructuras operacionales se mueven por intereses económicos perfectamente definidos; no crearon escuela política local y menos nacional.

El PRD en Baja California Sur, Tlaxcala y Zacatecas (que ya gobernó) es sólo un cascarón que busca pequeños espacios de poder local para mantenerse a flote; el PRD tiene su fuerza política en el DF y aun ahí no ha creado cuadros medios.

Es claro que ahora la ciudadanía de México es otra (diferente a la de hace 20 años) que busca espacios de participación que el PRD dejó de ofrecerles; es obvio que la población del DF de manera clara les manifestó su inmenso descontento y que parte de la población nacional ya no los ve como una alternativa.

El cambio de dirigencia nacional, no sirvió para renovar, es más volvió a mostrar la inmensa incapacidad para incorporar nuevos liderazgos y que Nueva Izquierda (pese a tener mayoría) no tiene capacidad de dirigencia.

Dice Basave (nuevo dirigente nacional) que ya buscó a Andrés Manuel para “conocer su opinión respecto de las alianzas” como si no hubiesen sido externadas con toda claridad.  También externa Basave que buscaran una alianza electoral en los procesos electorales locales de 2016 con el PAN; deja claro que el PRD no puede ya ni siquiera mantener su 8% de 2015 y en su desesperación no sabe si con melón o con sandía.

Quien manda en el PRD busca mantener sus prebendas como en 1993 lo hizo Muñoz Ledo o como lo hacen las dirigencias estatales en varias parte del país, pero no saben exactamente a quienes representan, bueno saben que se representan a sí mismos, aunque eso no les alcanza para ser gobiernos ya ni en el DF.

El PRD dejó de ser un partido político, es una fracción del poder y se comporta como su lacayo; ahí desde hace algún tiempo manda el dinero.

SALUD

Te recomiendo:




Comentarios

Entradas más populares de este blog

millennials y milleniums

Me acuerdo de aquel mensaje de “esperanza e ilusiones” transmitido por un presidente nacional del PRI, en el que tras el caso de Ayotzinapa; me acordé de el “ya sé que no aplauden” o del “ya me cansé” o del “mal momento”; me acordé de la Casa Banca; de la señora martita; me acordé de tantos improperios cometidos por esos gobernantes en las últimas dos décadas.
Vino a mi memoria el pequeño hombrecito de caldeRon y su devastadora política de guerra; vinieron a mi memoria tantos momentos “ilustres” de la actuación de nuestro cartel político nacional.
El 19 de setiembre, apenas unas horas después del movimiento telúrico, un joven (de no más de 25 años de edad <gracias Bosco>) con traje, corbata y zapatos de marca dijo algo así como “yo si me voy a ayudar a esa gente”; me impactó una muchacha (casi una niña <gracias Lau>) que en una esquina muy transitada por gente con dinero, en el periférico pasaba a “platicar” con los automovilistas (de sexo masculino y de más de 35 años) para…

Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas

Esta es la segunda entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.

En 1991 (recién egresado de Economía en el ITAM) cuando Banamex aún era parte del sistema bancario público y se estaba “pensando” la reprivatizado a favor de Alfredo Harp Helú y Roberto Hernández Ramírez (sus dueños desde 1971 y hasta la privatización en 1982) y un grupo de inversionistas agrupados en su entorno; fue colocado como “analista” por su padre que era parte de la dirección de Grupo Mexicano Somex.

Junto con un “equipo” de “ejecutivos” se encargó de generar la primeras “bases” para la reprivatización de esa institución de banca nacional (guiando el regreso de la misma a su previo dueño); así inicia su carrera profesional, entregando parte del patrimonio nacional a los dueños del poder real.

Sólo como dato para el anecdotario, es importante señalar que en marzo de 1994 el señor Harp Helú fue secuestrado (por quienes inte…

Un camino lleno de incógnitas o de corrupción

Esta es la tercera entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.
El uso de recursos públicos para la realización de sus estudios como abogado de la UNAM y su maestría en Yale, Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas.

Pero siendo Secretario Adjunto, fue aprobada la Ley del IPAB y entonces (ante la “emergencia” le fueron asignadas funciones discrecionales para la cancelación de pasivos del Fobaproa y la transferencia como deuda pública al instituto, desde ahí sus “negociaciones” con las cabezas de las instituciones financieras nacionales, especialmente con las más emproblemadas durante el crack del 95-97 fueron muy discrecionales, beneficiando siempre a las que “aportaban” más al crecimiento nacional (o a las que prometían aportar más), a las que aportaban más “crédito” para actividades productivas (o decían que lo harían) pero sobre todo a las que “apoyaban” ciert…