Ir al contenido principal

Grupos ante el fatal desenlace

Para los viejos mexicanos creados en la sociedad de hace unos años, había cuatro “instituciones” que se respetaban y hasta se veneraban: la Virgen de Guadalupe, la Bandera, el Presidente y el Ejército; hoy la única que sigue incólume es la Virgen de Guadalupe; el Presidente (quizá desde Zedillo, pero seguramente desde Fox) ya muy pocos espacios reverenciales le quedan (bueno, pues hasta Televisa se burla de él); la Bandera ha sido ultrajada tantas veces y de manera tan repetida que hasta los “señores” legisladores la usan de escenografía o nos dicen “alegremente” que también es azul, y; el Ejército ha perdido credibilidad y respeto de manera sistemática desde principios del siglo, pero más certeramente desde hace una década.

Ese descrédito, que ha caído ya en un grave deterioro de la imagen del Ejército Mexicano ha llegado a los “medios internacionales” (Le Monde y Le Figaro, las dos principales publicaciones diarias francesas hicieron de esa “institución” una caricatura tras el desfile del 14 de julio), pero lo más grave de él es que el reconocimiento que antes tenía en foros internacionales simplemente se ha desvanecido, los agregados militares en nuestro país “transmiten” a sus gobiernos una opinión muy desfavorable (desafortunada) de nuestras fuerzas armadas.

Ya desde hace casi dos años algunas fuentes especializadas nacionales, han señalado que los generales del Ejército mexicano: “están muy descontentos” ante las constantes ineficiencias del gobierno y el sistema judicial nacional.

Ya también entre otros mandos del Ejército mexicano, se ventilan casi de manera cotidiana y sin mayor recato, temas como los niveles de inexperiencia, de falta de capacidad y hasta de estupidez del titular del Ejecutivo federal y de casi todo su gabinete; en algunas de las pláticas de café o copa de esos mandos “el respeto a la institución presidencial ha pasado a segundo término

Así, la figura de Enrique Peña Nieto, se ha deteriorado primero entre los mexicanos comunes (hoy su nivel de aprobación es menor al de cualquier presidente en cualquier momento de su mandato), después entre los grupos políticos nacionales opositores al mismo Peña (de partidos opositores y del mismo PRI), también en los círculos financieros internacionales (pasó del saving México a Peña Nieto es una figura políticamente insignificante) y ahora entre los mandos del Ejército mexicano.

Desde hace algunos meses, se maneja la posibilidad de que Peña Nieto esté “gravemente enfermo” y que “no concluya vivo su periodo”, un conocido que trabaja en el área de comunicación social de la presidencia, me dice que para la redacción de los “boletines de prensa” que se han emitido tras las ocasiones que ha sido internado, se buscó la asesoría de especialistas en redacción para evitar caer en imprecisiones y no se ha dicho la verdad, pero tampoco mentiras respecto del estado de salud real de Peña.  Rafael Loret de Mola asegura que es un cáncer de próstata, pero nadie lo sabe.

Hacia finales del año pasado un antiguo compañero de generación que “asesora” al grupo parlamentario del PRI en la Cámara de Senadores, literalmente me dijo: “hay pocas posibilidades de que logre concluir su mandato vivo, está tan enfermo que permanentemente está dopado” y pues sí, versiones periodísticas cada vez más repetitivas señalan que su incapacidad para recordar datos elementales, su extravío en el discurso y hasta la torpeza para mencionar palabras o tartamudeo en los discursos, son muestra de un deterioro de sus capacidades cognitivas causado por un agente médico que le hace desvariar.

Peña Nieto nunca fue brillante (es más sus compañeros de escuela lo consideran hasta mediocre), pero hasta una persona con graves problemas en sus capacidades, puede saber que el puerto de Veracruz no es la capital del estado de ese nombre o que Lagos de Moreno no es un estado.

Ya hace más de un año escribí que Peña estaba secuestrado por los mando militares y que limitaban sus apariciones pública y hasta controlaban sus alocuciones, parece que de alguna manera se libro de ese grillete, pero sus errores ahora son absolutamente inaceptables.

Dicen los que saben de temas de imagen, que e Peña está muy erosionada, que está tan lastimada que no habría posibilidad alguna de revertir el daño; también dicen algunos investigadores de fisonomías que el rostro del presidentes está muy demacrado y cadavérico, que se nota un rápido quebranto de su salud.

Dado que las “instituciones” fundamentales de esta sociedad están muy desgastadas y una de ellas está a punto de fenecer (sin figuraciones), desde diversos ámbitos del poder real ya vemos posicionamientos claros (la perorata de Brozo en televisión abierta es sólo una de las múltiples manifestaciones de ello), los senadores (que no cambian) y los diputados electos de las diferentes fuerzas políticas nacionales realizan “acuerdos” tendientes a “mantener la estabilidad” y los mandos del Ejército están cerrando filas en torno a figuras emblemáticas ante el fatal desenlace.

Lo grave, lo realmente espeluznante es que la iglesia católica (con su emblema) también se aglutina en torno de figuras políticas que parecen garantizar sus canonjías.

La sociedad parece estar ajena a una situación de emergencia, no veo organización social capaz de influir en la decisión de la sustitución presidencial.

SALUD

Te recomiendo:





Comentarios

Entradas populares de este blog

¿De qué se sorprenden?

Cuando Fox andaba de campaña, de manera campirana, de forma común, en un lenguaje entendible nos dijo que los hombres del gobierno no eran dioses, los llamó rateros, les dijo víboras, los comparó con tepocatas (que para los que no lo sepan son las crías del renacuajo); su florido lenguaje lo hizo ser gracioso y hasta le ganó adeptos, pero su suprema ignorancia de la historia y hasta de temas comunes, nos permitió a nosotros poder decirle estúpido; Fox al hacer descender a los otros se hizo vulnerable a él mismo.
Cuando formó el gabinetazo, había entre sus integrantes algunos que ni su nombre sabían escribir, les platico de un subsecretario que se llamaba Oscar (y cuando se lo pronuncié me dijo no: Óscar (pues entonces hay que ponerle acento) también de un Director General que sus apellidos eran Ortíz Ortíz y cuando le explicabas que no iban tildados, te respondía que no era ideota (así)
En 2004 una secretaria (de ese gabinetazo) se jactaba de haber permanecido toda la noche esperando…

Desastre previsible

Hace ya más de un mes me atrevía a “pronosticar” con base en datos estadísticos, que Morena sería la beneficiaria de la crisis de credibilidad en edoMex, hoy, ya lejos de la información estadística y más cerca de la información política, primero el PRD ya “decidió” (muy forzado por las circunstancias) por Juan Zepeda, ex presidente municipal de Netzahualcoyotl, el PT va con Óscar González Yáñez y se registraron tres “independientes” entre ellos el expresidente estatal del PRI, Isidro Pastor Medrano y una empresaria de nombre Teresa Castell.
Todos ellos con muy pocas posibilidades de lograr un resultado favorable en el proceso electoral, de hecho, hay análisis que prevén que PT perderá su registro local y que colocan al PRD en quinto lugar.
La desesperación del PRI, se muestra con la “caravana” de funcionarios locales y federales repartiendo dádivas en Toluca y los municipios más poblados de la entidad, llegando incluso al ridículo de mandar a la güilota (gaviota); también se muestra en …

millennials y milleniums

Me acuerdo de aquel mensaje de “esperanza e ilusiones” transmitido por un presidente nacional del PRI, en el que tras el caso de Ayotzinapa; me acordé de el “ya sé que no aplauden” o del “ya me cansé” o del “mal momento”; me acordé de la Casa Banca; de la señora martita; me acordé de tantos improperios cometidos por esos gobernantes en las últimas dos décadas.
Vino a mi memoria el pequeño hombrecito de caldeRon y su devastadora política de guerra; vinieron a mi memoria tantos momentos “ilustres” de la actuación de nuestro cartel político nacional.
El 19 de setiembre, apenas unas horas después del movimiento telúrico, un joven (de no más de 25 años de edad <gracias Bosco>) con traje, corbata y zapatos de marca dijo algo así como “yo si me voy a ayudar a esa gente”; me impactó una muchacha (casi una niña <gracias Lau>) que en una esquina muy transitada por gente con dinero, en el periférico pasaba a “platicar” con los automovilistas (de sexo masculino y de más de 35 años) para…