Ir al contenido principal

Namas pa aclarar

Desde hace tiempo vengo escuchando de manera reiterada la estupidez de que ahora con el Servicio Profesional Docente cualquier profesionista podrá ser “contratado” como maestro, sin embargo la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos (máximo ordenamiento legal nacional) establece “El Estado garantizará la calidad en la educación obligatoria de manera que los materiales y métodos educativos, la organización escolar, la infraestructura educativa y la idoneidad de los docentes y los directivos garanticen el máximo logro de aprendizaje de los educandos” (Artículo 3° tercer párrafo) y en la fracción III del mismo Artículo “el ingreso al servicio docente y la promoción a cargos con funciones de dirección o de supervisión en la educación básica y media superior que imparta el Estado, se llevarán a cabo mediante concursos de oposición que garanticen la idoneidad de los conocimientos y capacidades que correspondan

El Artículo Sexto (transitorio) del decreto modificatorio (12 de noviembre de 2002) habla de “programas de formación profesional del personal docente” y la fracción II del Quinto (transitorio) del 26 de febrero de 2013 establece lo que deben de prever para el cumplimiento y dice con claridad “superación profesional para maestros…” y “La evaluación de los maestros…”
Enfatizo lo de maestros pues pese a haber retirado el término sigue presente en ese que como dije es el mayor ordenamiento legal nacional.

La Ley General de Educación que sigue siendo el mayor ordenamiento legal nacional en la materia, deja claro en su Artículo 12 (facultades exclusivas de la autoridad federal) “Determinar para toda la República los planes y programas de estudio para la educación preescolar, la primaria, la secundaria, la normal y demás para la formación de maestros de educación básica

Es decir SIGUE existiendo la formación de MAESTROS de educación básica.

Bajo estos preceptos legales (que tanto les llena la boca de mierda a nuestros ignorantes administradores) en las escuelas, los docentes siguen siendo maestros (de educación normal o demás para la formación de maestros)

No sé, no me interesa saber si hay otro ordenamiento legal (de menor categoría) que faculte a la contratación de cualquier profesión para ser maestro, no creo que la estupidez de nuestros legisladores (aunque sé que es mucha) haya permitido contratar a cualquiera para ser maestro.

Pero ayer escuchando al hartamente ignorante de Aurelio Nuño (que cobra como secretario de Educación) respecto a 26 mil maestros para sustituir a los paristas, me sentí en la necesidad de revisar la ley y hacerle saber que aun cuando esa cantidad de maestros (formados para tal efecto en alguna normal o demás para la formación de maestros) estuvieran disponibles para atender las aulas de manera inmediata y que además estuvieran dispuestos a irse a dar clases en las más recónditas localidades de nuestro muy intrincado territorio.

La constitución le marca como una de sus responsabilidades la idoneidad de los maestros y la ley en la fracción IV del Artículo 7° dice algo respecto de la atención de los hablantes de lenguas indígenas; entiendo que el ignorante tampoco sepa leer (o ler, como él dice) la ley y que esté dispuesto a incumplirla en caso de haberla leído, pero la sociedad y esa bola de bocones que hoy en los medios claman por “despedir” a quienes de manera injustificada dejan a los niños sin clases, están dispuestos a permitir que la viole.

Esos que dicen hacer respetar la ley (por aquello de las tres faltas) deben aprender a leer (la) completa.

SALUD

Te recomiendo:







Comentarios

Entradas más populares de este blog

millennials y milleniums

Me acuerdo de aquel mensaje de “esperanza e ilusiones” transmitido por un presidente nacional del PRI, en el que tras el caso de Ayotzinapa; me acordé de el “ya sé que no aplauden” o del “ya me cansé” o del “mal momento”; me acordé de la Casa Banca; de la señora martita; me acordé de tantos improperios cometidos por esos gobernantes en las últimas dos décadas.
Vino a mi memoria el pequeño hombrecito de caldeRon y su devastadora política de guerra; vinieron a mi memoria tantos momentos “ilustres” de la actuación de nuestro cartel político nacional.
El 19 de setiembre, apenas unas horas después del movimiento telúrico, un joven (de no más de 25 años de edad <gracias Bosco>) con traje, corbata y zapatos de marca dijo algo así como “yo si me voy a ayudar a esa gente”; me impactó una muchacha (casi una niña <gracias Lau>) que en una esquina muy transitada por gente con dinero, en el periférico pasaba a “platicar” con los automovilistas (de sexo masculino y de más de 35 años) para…

Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas

Esta es la segunda entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.

En 1991 (recién egresado de Economía en el ITAM) cuando Banamex aún era parte del sistema bancario público y se estaba “pensando” la reprivatizado a favor de Alfredo Harp Helú y Roberto Hernández Ramírez (sus dueños desde 1971 y hasta la privatización en 1982) y un grupo de inversionistas agrupados en su entorno; fue colocado como “analista” por su padre que era parte de la dirección de Grupo Mexicano Somex.

Junto con un “equipo” de “ejecutivos” se encargó de generar la primeras “bases” para la reprivatización de esa institución de banca nacional (guiando el regreso de la misma a su previo dueño); así inicia su carrera profesional, entregando parte del patrimonio nacional a los dueños del poder real.

Sólo como dato para el anecdotario, es importante señalar que en marzo de 1994 el señor Harp Helú fue secuestrado (por quienes inte…

Un camino lleno de incógnitas o de corrupción

Esta es la tercera entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.
El uso de recursos públicos para la realización de sus estudios como abogado de la UNAM y su maestría en Yale, Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas.

Pero siendo Secretario Adjunto, fue aprobada la Ley del IPAB y entonces (ante la “emergencia” le fueron asignadas funciones discrecionales para la cancelación de pasivos del Fobaproa y la transferencia como deuda pública al instituto, desde ahí sus “negociaciones” con las cabezas de las instituciones financieras nacionales, especialmente con las más emproblemadas durante el crack del 95-97 fueron muy discrecionales, beneficiando siempre a las que “aportaban” más al crecimiento nacional (o a las que prometían aportar más), a las que aportaban más “crédito” para actividades productivas (o decían que lo harían) pero sobre todo a las que “apoyaban” ciert…