Ir al contenido principal

Seguimos en el nivel de las ocurrencias

Un gobierno reactivo, un equipo de gobierno enfocado a tapar agujeros y lanzar medidas mediáticas para hacer parecer que se hacen cosas y un gabinete de comunicación que cree que a partir de hacer declaraciones rimbombantes, lava la cara del señor Peña Nieto, veamos: “Las contrataciones se sujetan a los procedimientos que marca la ley, y en ninguno de ellos participa el Presidente de la República” pero acaso no sabe el señor Peña Nieto que todos los funcionarios públicos que participan en esos procesos son miembros del Poder Ejecutivo que él preside y que sus actos se ven limitados por la influencia que sus superiores (entre los que se encuentra él)

Su comprensión de la realidad (de los funcionarios públicos intervinientes) se limita a la percepción que puede mandar sobre ella el o los funcionarios públicos superiores, sin que la realidad influya realmente en el acto en sí, influye en la definición final del mismo, en el sentido que se desee.
En tal sentido, no se le acusa (o no debe acusársele) a él de conflicto de interés, se le acusa de uso indebido de atribuciones y facultades en tanto que influye en las decisiones de los intervinientes y con ello favorecer la decisión a favor de uno u otro.

Pero, nos hace saber que lanza “un conjunto de acciones ejecutivas para prevenir la corrupción y evitar los conflictos de interés” pomposa denominación para decirnos todo sigue igual, pues ahora yo me voy a controlar, seguimos en el nivel de las ocurrencias y peñajadas.

Vamos primero a entregar una “declaración de posibles conflictos de interés” en los países civilizados es declaración de interés y bajo ese criterio internacional, Crodwell no debiera ser Secretario de Energía o Ruiz Massieu no podría ser Secretaria de Turismo, pero ya están ahí y pues ni modo.

Hace apenas unos meses el mismo señor Peña nos comunicaba que la corrupción era un cáncer social y que todos debíamos evitarla, ahora nos hace saber que está muy preocupado pues México sólo alcanza 35 puntos en una escala de 100 en la percepción mundial de la corrupción, es decir todos somos corruptos (la sociedad está podrida) pero el mundo nos observa muy corruptos y quizá haya que hacer algo para evitar que eso siga pasando.

Entonces no hay que combatir la corrupción, hay que enmendar la percepción de esta en el mundo y para ello en calidad de supremo tlatoani (el que habla, el que tiene el don de convencer con la voz) decidió otro ocurrencia, por cierto una ocurrencia que ahora va a generar más estructuras en principio una Unidad Especializada en Ética y Prevención de Conflictos de Interés en la SFP y sus correlatos en cada dependencia del ejecutivo federal y en cada organismo público federal, pero qué bueno que estamos en austeridad y hay un recorte de gasto público.

La percepción de nuestro país como muy corrupto no es algo que haya surgido de la nada, la existencia de la casa blanca y las de Malinalco de él y Videgaray no es una percepción de corrupción, es sólo la comprobación del nivel e esa corrupción.

Acciones ejecutivas que por lo demás sólo demuestran que están muy lejos de entender el nivel de descontento social y mucho más lejos de intentar corregirlo.

Pero esperaba que los periodistas le aplaudieran pos seguir en su nivel de PEÑAJADAS.

SALUD

Te recomiendo:

De ocurrencias y peñajadas                      



Comentarios

Entradas populares de este blog

¿De qué se sorprenden?

Cuando Fox andaba de campaña, de manera campirana, de forma común, en un lenguaje entendible nos dijo que los hombres del gobierno no eran dioses, los llamó rateros, les dijo víboras, los comparó con tepocatas (que para los que no lo sepan son las crías del renacuajo); su florido lenguaje lo hizo ser gracioso y hasta le ganó adeptos, pero su suprema ignorancia de la historia y hasta de temas comunes, nos permitió a nosotros poder decirle estúpido; Fox al hacer descender a los otros se hizo vulnerable a él mismo.
Cuando formó el gabinetazo, había entre sus integrantes algunos que ni su nombre sabían escribir, les platico de un subsecretario que se llamaba Oscar (y cuando se lo pronuncié me dijo no: Óscar (pues entonces hay que ponerle acento) también de un Director General que sus apellidos eran Ortíz Ortíz y cuando le explicabas que no iban tildados, te respondía que no era ideota (así)
En 2004 una secretaria (de ese gabinetazo) se jactaba de haber permanecido toda la noche esperando…

Desastre previsible

Hace ya más de un mes me atrevía a “pronosticar” con base en datos estadísticos, que Morena sería la beneficiaria de la crisis de credibilidad en edoMex, hoy, ya lejos de la información estadística y más cerca de la información política, primero el PRD ya “decidió” (muy forzado por las circunstancias) por Juan Zepeda, ex presidente municipal de Netzahualcoyotl, el PT va con Óscar González Yáñez y se registraron tres “independientes” entre ellos el expresidente estatal del PRI, Isidro Pastor Medrano y una empresaria de nombre Teresa Castell.
Todos ellos con muy pocas posibilidades de lograr un resultado favorable en el proceso electoral, de hecho, hay análisis que prevén que PT perderá su registro local y que colocan al PRD en quinto lugar.
La desesperación del PRI, se muestra con la “caravana” de funcionarios locales y federales repartiendo dádivas en Toluca y los municipios más poblados de la entidad, llegando incluso al ridículo de mandar a la güilota (gaviota); también se muestra en …

millennials y milleniums

Me acuerdo de aquel mensaje de “esperanza e ilusiones” transmitido por un presidente nacional del PRI, en el que tras el caso de Ayotzinapa; me acordé de el “ya sé que no aplauden” o del “ya me cansé” o del “mal momento”; me acordé de la Casa Banca; de la señora martita; me acordé de tantos improperios cometidos por esos gobernantes en las últimas dos décadas.
Vino a mi memoria el pequeño hombrecito de caldeRon y su devastadora política de guerra; vinieron a mi memoria tantos momentos “ilustres” de la actuación de nuestro cartel político nacional.
El 19 de setiembre, apenas unas horas después del movimiento telúrico, un joven (de no más de 25 años de edad <gracias Bosco>) con traje, corbata y zapatos de marca dijo algo así como “yo si me voy a ayudar a esa gente”; me impactó una muchacha (casi una niña <gracias Lau>) que en una esquina muy transitada por gente con dinero, en el periférico pasaba a “platicar” con los automovilistas (de sexo masculino y de más de 35 años) para…