Ir al contenido principal

La violencia y los niveles de desigualdad

Primero la anécdota: hacia finales de los años 50 en pleno “levantamiento” de los negros en su lucha por los derecho civiles en Estados Unidos, un grupo de neokeynesianos desarrolló una correlación entre la violencia que se vivía en Chicago (cuna de la escuela económica de Keynes) y la venta de paletas de hielo en la ciudad, el resultado era que con una certeza del 96 por ciento, la venta de paleta influía en la violencia en la ciudad (SALUD) y ante la “contundencia de los resultados la “solución” para la violencia en el Chicago de 1956 era “dejar de vender paletas de hieloSALUD

Así, haciendo abstracción de las inconformidades de las minorías raciales, los economistas gringos (de lo que después se conoció como los chicago boys, encontraron la fórmula mágica para acabar con la violencia en Chicago, lástima que la realidad se haya encargado de deshacer sus estúpidas ilusiones.

El dóa 3 de septiembre el Banco Mundial realiza un extraordinario descubrimiento y señala “Está demostrado: con menos desigualdad se tiene menos crimen” esa premisa se ha usado de manera empírica y seguramente comprobada científicamente, en casi todo el mundo, de hecho desde 1960 cuando los países europeos discutían la necesidad del Estado solidario y la necesidad de cderrar la brechas de desigualdad social, para mantener la cohesión social necesaria, se trabajaba bajo la premisa de que la violencia (individual y social) era resultado de la desigualdad social observada por los grupos poblacionales.

En los Estados Unidos, las modificaciones en relación con derechos civiles de las minorías, fueron resultado de la violencia social que esas minorías constituyeron, de la lucha social impuesta y fueron además el mecanismo de desarticulación de la violencia.

Pero en México, pese a todo, seguro ya ahora nuestros “brillantes” políticos al leer la nota de referencia, están estructurando un gran programa para acabar con la violencia, para que se disminuyan las desigualdades socialesSALUD

Su abstracción de la realidad nacional, har que ellos lean que se requiere acabar con la violencia para poder cerrar las brechas de desigualdad nacional, les hará pensar que cuando se acabe con la violencia, habrán menos muertes infantiles o mayor nivel de ingreso salarial; ellos no logran entender que después de la violencia criminal causada por la necesidad de un ingreso seguro o de alimentarse de la población, viene la violencia social, que les increpará para hacerles ver lo equivocados que están.

Para ellos, mandar nuevos elementos de la gendarmería y del Ejército o de la Marina o de la dependencia oficial estatal o hasta de la municipal, acabará con la violencia y “expontáneamente” se resolverán los problemas de desigualdad. 

No han descubierto, a pesar de que el Banco Mundial se los diga, de que las experiencias de Europa y Estados Unidos se los digan; que son: la impunidad que observa esta sociedad mexicana de la segunda década del siglo, el hambre y el desempleo; son los causantes de la violencia y no al revés.  SALUD

Ellos como los Chicago boys tergiversan la realidad a su conveniencia.

SALUD
Te recomiendo



Comentarios

Entradas más populares de este blog

millennials y milleniums

Me acuerdo de aquel mensaje de “esperanza e ilusiones” transmitido por un presidente nacional del PRI, en el que tras el caso de Ayotzinapa; me acordé de el “ya sé que no aplauden” o del “ya me cansé” o del “mal momento”; me acordé de la Casa Banca; de la señora martita; me acordé de tantos improperios cometidos por esos gobernantes en las últimas dos décadas.
Vino a mi memoria el pequeño hombrecito de caldeRon y su devastadora política de guerra; vinieron a mi memoria tantos momentos “ilustres” de la actuación de nuestro cartel político nacional.
El 19 de setiembre, apenas unas horas después del movimiento telúrico, un joven (de no más de 25 años de edad <gracias Bosco>) con traje, corbata y zapatos de marca dijo algo así como “yo si me voy a ayudar a esa gente”; me impactó una muchacha (casi una niña <gracias Lau>) que en una esquina muy transitada por gente con dinero, en el periférico pasaba a “platicar” con los automovilistas (de sexo masculino y de más de 35 años) para…

Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas

Esta es la segunda entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.

En 1991 (recién egresado de Economía en el ITAM) cuando Banamex aún era parte del sistema bancario público y se estaba “pensando” la reprivatizado a favor de Alfredo Harp Helú y Roberto Hernández Ramírez (sus dueños desde 1971 y hasta la privatización en 1982) y un grupo de inversionistas agrupados en su entorno; fue colocado como “analista” por su padre que era parte de la dirección de Grupo Mexicano Somex.

Junto con un “equipo” de “ejecutivos” se encargó de generar la primeras “bases” para la reprivatización de esa institución de banca nacional (guiando el regreso de la misma a su previo dueño); así inicia su carrera profesional, entregando parte del patrimonio nacional a los dueños del poder real.

Sólo como dato para el anecdotario, es importante señalar que en marzo de 1994 el señor Harp Helú fue secuestrado (por quienes inte…

Un camino lleno de incógnitas o de corrupción

Esta es la tercera entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.
El uso de recursos públicos para la realización de sus estudios como abogado de la UNAM y su maestría en Yale, Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas.

Pero siendo Secretario Adjunto, fue aprobada la Ley del IPAB y entonces (ante la “emergencia” le fueron asignadas funciones discrecionales para la cancelación de pasivos del Fobaproa y la transferencia como deuda pública al instituto, desde ahí sus “negociaciones” con las cabezas de las instituciones financieras nacionales, especialmente con las más emproblemadas durante el crack del 95-97 fueron muy discrecionales, beneficiando siempre a las que “aportaban” más al crecimiento nacional (o a las que prometían aportar más), a las que aportaban más “crédito” para actividades productivas (o decían que lo harían) pero sobre todo a las que “apoyaban” ciert…