Ir al contenido principal

Acciones inconexas, resultados desastrosos

Son llamadas convocatorias de protesta, tienen como propósito mostrar músculo, dicen; aunque en realidad se quedan en verdaderos actos inconexos que no trascienden la cotidianidad, a la acción a los actos voluntriosos pero absolutamente improductivos para formación de conciencia social, se les denomina o se les debe denominar estupideces.

La movilización social implica necesariamente convencimiento social, acompañamiento social, involucramiento social y en los “actos de convocatoria” no hay acciones encaminadas al convencimiento de la sociedad.

Un grupo de jóvenes indicando a una población mayoritariamente apática que pasaran por debajo o se saltaran los torniquetes de acceso, sin ofrecer mayor información a la pasividad de la población, sin comunicarles el alcance del acto y sin aceptar intercambio de ideas con los pasajeros, se convierte en un acto simbólico que pasa advertido pero se olvida unos minutos después, se vuelve parte de los actos cotidianos que vagan en nuestra memoria de corto plazo.

A pesar de que algunas personas estaban dispuestas a asumir el costo del pasaje, esos muchachos “bien intencionados” jalaban el torniquete para permitirles el acceso e incluso se molestaban cuando algún pasajero decidía insertar el boleto o pasar la tarjeta para pagar.

La encuesta realizada por encargo de la autoridad del DF (de la que por cierto yo puedo ser testigo, pues circunstancialmente me toco contestar una), era antes que nada un acto de comunicación, un evento de información, un asunto notificatorio.  Ese mecanismo informaba o comunicaba de las unidades paradas por falta de mantenimiento, de las problemáticas existente por la invasión de comerciantes en los vagones, de los paraderos y de la seguridad y confort al interior de los trenes.

Las acciones de los muchachos que promovieron y estuvieron presentes en el pues me salto, estuvo muy lejos de la comunicación, no tenían vocación para transmitir razones, no informaba, era en esencia una actividad encaminada a hacer que las personas dejara de pagar el pasaje.

Como dije: acciones inconexas sólo logran resultados desastrosos, pero a ellos debo agregar que la autoridad bajo la premisa de libre expresión desmanteló la convocatoria, pues incluso en algunas estaciones abrieron la puerta para evitar que las personas tuvieran que pasar por torniquetes, la autoridad tenía un programa, recibió instrucciones y las cumplió, parece que la “autoridad” es la única que establece un programa de acción y lo cumple.

Hay en redes diferentes opiniones respecto de la quema del árbol (pino) de CocaCola en Reforma, desde la que dice que es un símbolo contra esa poderosa empresa  justifica el acto en razón de que “usurpa” un espacio público, hasta la que “graciosamente” indica que la instrucción era “quemar Los Pinos” y ese fue el primero que encontraron.

En cualquier caso, es un acto magnifico para que los medios muestren el nivel de vandalismo de esos grupos violentos que atacan a la sociedad, a sus “instituciones” y a los que “no pensamos como ellos”  SALUD

Lo cierto es que en las pantallas televisivas, en la imágenes que se quedan en el común de las personas, en el texto impreso o radiofónico, se marcó el día de pues me salto, se convirtió e el día en que unos encapuchados quemaros el pino.

Es decir, tampoco se logró imprimir en esos textos la intención de la acción, tampoco se logró que la sociedad se enterara de la finalidad de brincarse los torniquetes, tampoco se transmitió el sentir de inconformidad de ellos y de otros muchos, con el incremento de la tarifa del metro.

Observando el video después de haber quemado el (ahora famoso) pino, escucho la algarabía de los presentes, la fiesta por su actuar, hasta que se escuchan las sirenas de los servicios de emergencia (policía incluida), momento en que la multitud sofoca su grito, calma su fiesta y en una verdadera actitud sumisa (de manera dócil) apresura el paso para evitar ser cuestionado al respecto, para evitar enfrentar a la autoridad.

Recuerdo aquel final de 2005 cuando jóvenes franceses salieron a las calles de París y otros centros urbanos a quemar automóviles y tras escuchar las sirenas de los vehículos de la “autoridad” se organizaban, para esperarlos y enfrentarlos, era un acto intencionado que tenía como objetivo sacar de su “zona de confort” a los policías y enfrentarlos en un terreno desconocido y obscuro (guerrilla urbana)

Recuerdo aquella convocatoria de los tunecinos que (según los estudiosos) dio inicio a la famosa “primavera árabe” del 2010, que llevó a cambios profundos en los regímenes políticos de aquella región del mundo y como los participantes no se movían, al contrario avanzaban contra las “fuerzas del orden

En México, desde hace siete u ocho años convocan a manifestaciones de inconformidad, se realizan mítines de mayor o menor volumen (de personas) y tras llegar a “acuerdos” nos dispersamos y llegamos a nuestra casita a ver las noticias por televisión.

Protestar sin un plan de acción, sin guía ni brújula, lleva al desorden que es lo que busca la autoridad.  Una revuelta social NO SE HACE con desorganización.

SALUD

También puedes ver:

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿De qué se sorprenden?

Cuando Fox andaba de campaña, de manera campirana, de forma común, en un lenguaje entendible nos dijo que los hombres del gobierno no eran dioses, los llamó rateros, les dijo víboras, los comparó con tepocatas (que para los que no lo sepan son las crías del renacuajo); su florido lenguaje lo hizo ser gracioso y hasta le ganó adeptos, pero su suprema ignorancia de la historia y hasta de temas comunes, nos permitió a nosotros poder decirle estúpido; Fox al hacer descender a los otros se hizo vulnerable a él mismo.
Cuando formó el gabinetazo, había entre sus integrantes algunos que ni su nombre sabían escribir, les platico de un subsecretario que se llamaba Oscar (y cuando se lo pronuncié me dijo no: Óscar (pues entonces hay que ponerle acento) también de un Director General que sus apellidos eran Ortíz Ortíz y cuando le explicabas que no iban tildados, te respondía que no era ideota (así)
En 2004 una secretaria (de ese gabinetazo) se jactaba de haber permanecido toda la noche esperando…

Desastre previsible

Hace ya más de un mes me atrevía a “pronosticar” con base en datos estadísticos, que Morena sería la beneficiaria de la crisis de credibilidad en edoMex, hoy, ya lejos de la información estadística y más cerca de la información política, primero el PRD ya “decidió” (muy forzado por las circunstancias) por Juan Zepeda, ex presidente municipal de Netzahualcoyotl, el PT va con Óscar González Yáñez y se registraron tres “independientes” entre ellos el expresidente estatal del PRI, Isidro Pastor Medrano y una empresaria de nombre Teresa Castell.
Todos ellos con muy pocas posibilidades de lograr un resultado favorable en el proceso electoral, de hecho, hay análisis que prevén que PT perderá su registro local y que colocan al PRD en quinto lugar.
La desesperación del PRI, se muestra con la “caravana” de funcionarios locales y federales repartiendo dádivas en Toluca y los municipios más poblados de la entidad, llegando incluso al ridículo de mandar a la güilota (gaviota); también se muestra en …

millennials y milleniums

Me acuerdo de aquel mensaje de “esperanza e ilusiones” transmitido por un presidente nacional del PRI, en el que tras el caso de Ayotzinapa; me acordé de el “ya sé que no aplauden” o del “ya me cansé” o del “mal momento”; me acordé de la Casa Banca; de la señora martita; me acordé de tantos improperios cometidos por esos gobernantes en las últimas dos décadas.
Vino a mi memoria el pequeño hombrecito de caldeRon y su devastadora política de guerra; vinieron a mi memoria tantos momentos “ilustres” de la actuación de nuestro cartel político nacional.
El 19 de setiembre, apenas unas horas después del movimiento telúrico, un joven (de no más de 25 años de edad <gracias Bosco>) con traje, corbata y zapatos de marca dijo algo así como “yo si me voy a ayudar a esa gente”; me impactó una muchacha (casi una niña <gracias Lau>) que en una esquina muy transitada por gente con dinero, en el periférico pasaba a “platicar” con los automovilistas (de sexo masculino y de más de 35 años) para…