Ir al contenido principal

¿De qué se sorprenden?

Cuando Fox andaba de campaña, de manera campirana, de forma común, en un lenguaje entendible nos dijo que los hombres del gobierno no eran dioses, los llamó rateros, les dijo víboras, los comparó con tepocatas (que para los que no lo sepan son las crías del renacuajo); su florido lenguaje lo hizo ser gracioso y hasta le ganó adeptos, pero su suprema ignorancia de la historia y hasta de temas comunes, nos permitió a nosotros poder decirle estúpido; Fox al hacer descender a los otros se hizo vulnerable a él mismo.

Cuando formó el gabinetazo, había entre sus integrantes algunos que ni su nombre sabían escribir, les platico de un subsecretario que se llamaba Oscar (y cuando se lo pronuncié me dijo no: Óscar (pues entonces hay que ponerle acento) también de un Director General que sus apellidos eran Ortíz Ortíz y cuando le explicabas que no iban tildados, te respondía que no era ideota (así)

En 2004 una secretaria (de ese gabinetazo) se jactaba de haber permanecido toda la noche esperando la salida del sol en Manzanillo (y claro, el sol salió como todas las mañanas del otro lado)

Si desde hace 20 años en la administración pública hay cada burro que casi lo puede escribir como vuro (así) y estar convencido que está en lo correcto; en 2005, realicé una consultoría para la SEDESOL (en relación con los niveles de aprendizaje educativo de las niñas en la Huasteca), en el reporte final aparecía de manera regular el término aprehender en el sentido de su raíz etimológica y para hacer referencia gráfica al proceso de enseñanza aprendizaje, entonces la secretaria particular de la titular (Josefina Vázquez) me “comunicó” que la Secretaria no estaba convencida de que “esa palabra fuera la adecuada, pues se confundía con aprehensión” y tras soltar una risotada (como es mi costumbre) le dije creo que ese es el sentido que quise darle.

Por cierto la señora Vázquez fue “premiada” nombrándola al frente de la Secretaría de Educación Pública, pese a su nivel de ignorancia (o quizá gracias a él); como comparar a esa persona, a Reyes Tamez, a Fausto Alzati o al señor Nuño, con personajes como Reyes Heroles, Bravo Ahuja o Torres Bodet; como compararlos incluso con Muñoz Ledo o Manuel Bartlett que eran letrados y eruditos en casi todos los temas que les tratases, en fin, con conocimientos generales.

Hace unos días uno de mis amigos de Facebook, trataba de comunicarle a Nuño, la necesidad de conocer la república, de interrelacionarse con los profesores y sus costumbres, de aprehender de la educación nacional, de su historia y de sus fortalezas; pero (en serio lo creo) al señor Nuño no le interesa la educación, no le interesa México, no le importan los maestros y lo único que espera es poder largarse a su casa con los bolsillos llenos de nuestro dinero, reafirmando la indubitable característica del "nuevo" PRI.

Él, como su patrón (pues su jefe somos todos nosotros) no saben leer y tampoco sabe prenunciarlo (así) él según la interpretación del lenguaje corporal usado en ese evento, se trató de hacer “chistoso” frente a los niños y no sólo dijo ler una ocasión, lo repitió como si fuera una gracia, lo ratificó como si estuviera convencido de que con ello reafirmara el nivel de estupidez que le acompaña; pero el señor Nuño ya aceptó que se equivocó y que la niña Andrea hizo bien en corregirlo, pues claro, ya entendió que ni es gracioso, ni reafirma su agraciada desgracia, que es tan estúpido que no tiene más que esa salida.

Pero como decía al señor Fox hay que agradecerle una cosa, la caída de los pedestales y, desde hace más de 20 años para ser funcionario público se requiere ser idiota.

No se sorprendan el señor Nuño es el mejor ejemplo del nivel de estúpidos que hemos permitido que administren nuestro dinero, para robarnos.

SALUD

Te recomoendo:

La reforma educativa, ahora con amenazas

Comentarios

Entradas más populares de este blog

millennials y milleniums

Me acuerdo de aquel mensaje de “esperanza e ilusiones” transmitido por un presidente nacional del PRI, en el que tras el caso de Ayotzinapa; me acordé de el “ya sé que no aplauden” o del “ya me cansé” o del “mal momento”; me acordé de la Casa Banca; de la señora martita; me acordé de tantos improperios cometidos por esos gobernantes en las últimas dos décadas.
Vino a mi memoria el pequeño hombrecito de caldeRon y su devastadora política de guerra; vinieron a mi memoria tantos momentos “ilustres” de la actuación de nuestro cartel político nacional.
El 19 de setiembre, apenas unas horas después del movimiento telúrico, un joven (de no más de 25 años de edad <gracias Bosco>) con traje, corbata y zapatos de marca dijo algo así como “yo si me voy a ayudar a esa gente”; me impactó una muchacha (casi una niña <gracias Lau>) que en una esquina muy transitada por gente con dinero, en el periférico pasaba a “platicar” con los automovilistas (de sexo masculino y de más de 35 años) para…

Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas

Esta es la segunda entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.

En 1991 (recién egresado de Economía en el ITAM) cuando Banamex aún era parte del sistema bancario público y se estaba “pensando” la reprivatizado a favor de Alfredo Harp Helú y Roberto Hernández Ramírez (sus dueños desde 1971 y hasta la privatización en 1982) y un grupo de inversionistas agrupados en su entorno; fue colocado como “analista” por su padre que era parte de la dirección de Grupo Mexicano Somex.

Junto con un “equipo” de “ejecutivos” se encargó de generar la primeras “bases” para la reprivatización de esa institución de banca nacional (guiando el regreso de la misma a su previo dueño); así inicia su carrera profesional, entregando parte del patrimonio nacional a los dueños del poder real.

Sólo como dato para el anecdotario, es importante señalar que en marzo de 1994 el señor Harp Helú fue secuestrado (por quienes inte…

Un camino lleno de incógnitas o de corrupción

Esta es la tercera entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.
El uso de recursos públicos para la realización de sus estudios como abogado de la UNAM y su maestría en Yale, Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas.

Pero siendo Secretario Adjunto, fue aprobada la Ley del IPAB y entonces (ante la “emergencia” le fueron asignadas funciones discrecionales para la cancelación de pasivos del Fobaproa y la transferencia como deuda pública al instituto, desde ahí sus “negociaciones” con las cabezas de las instituciones financieras nacionales, especialmente con las más emproblemadas durante el crack del 95-97 fueron muy discrecionales, beneficiando siempre a las que “aportaban” más al crecimiento nacional (o a las que prometían aportar más), a las que aportaban más “crédito” para actividades productivas (o decían que lo harían) pero sobre todo a las que “apoyaban” ciert…