Ir al contenido principal

Otra vez en alfileres

En 1995 tras el “error de diciembre” se nos dijo que “la economía mexicana estaba sostenida con alfileres” y la respuesta de Pedro Aspe (que había sido secretario hasta noviembre de 1994) fue; “pues para que se los quitaron”, el caso fue que el peor desempeño económico nacional se presentó entonces y la culpa de ese desastre se la reparten entre ellos.

En 2013, tras las primeras “reformas estructurales” se nos dijo que el desempeño de la economía mexicana sería mucho mejor, es más hubo voces que auguraron crecimientos de más del 5 por ciento anual y quienes aseguraron que ya en 2014 estaríamos por arriba del 3 por ciento; lo que se dio en llamar the mexican moment, se perdió, se convirtió en otro de los muchos momentos de ilusión no concretados.

En aquel entonces (2013) hubo voces internas y externas que manifestamos que los “logros” legislativos eran en realidad un retroceso y los mejores analistas internacionales sólo preveían que sus primeros efectos se notarían en 15 ó 20 años.

Desde hace unos meses, los niveles inflacionarios (aunque INEGI no los reporta así) se han disparado de manera peligrosa, hoy una comparación de precios con finales del año pasado muestran productos básicos con entre 25 y 30 por ciento de incremento en precios; las familias mexicanas migran a proteínas de menor calidad para completar la dieta con el presupuesto de que disponen.

Desde mediados de febrero el precio de nuestra moneda en los mercados internacionales ha venido teniendo sustanciales decrementos, aunque los muy “ingeniosos” analistas oficiales afirman que “con ello se fortalece la posición de nuestros productos en los mercados internacionales” queriendo decir que vamos a vender más productos al exterior pues están más baratos, ello en realidad no es tan cierto, pues muchos de los mercados consumidores están también sumidos en una crisis de demanda.

Ya se prevé que la FED (reserva federal estadounidense) determine un incremento en las tasas de interés referencial local, con lo que algunos de los capitales colocados en bolsa (y otros instrumentos financieros liquidables) migren a un mercado mucho más estable; de hecho hace un par de días platiqué con un compañero de la escuela que está metido en cuestiones de instrumentos de inversión y me dijo que ya desde hace un par de semanas, ha habido importantes traslados de fondos a mercados menos volátiles.

La efervescencia social, parece agravarse (no sólo no detenerse como dicen los “analistas” nacionales), especialmente en franjas del país con instituciones muy débiles y “autoridades” locales corruptas o cuestionadas.

Los procesos electorales están descomponiendo el clima político local en algunas de las entidades federativas en que habrá comicios y seguramente tras la designación de candidatos, los problemas habrán de ser una constante, que enardecerá grupos e incrementará la violencia social local, ya de por sí muy frágil.

Ahora hay reclamos estatales por la “no realización de elecciones” en dos entidades federativas y se prevé que al paso de los días, estas escalen en nivel y brinque en territorialidad.

Estamos otra vez con una economía en alfileres, pero lo peor es que esos mismos alfileres soportan unas estructuras sociales y políticas muy frágiles.

Los comicios de junio próximo sólo auguran mayores niveles de descontento social y hasta violencia postelectoral, que tumben los alfileres.

SALUD

No dejes de ver:




Comentarios

Entradas más populares de este blog

millennials y milleniums

Me acuerdo de aquel mensaje de “esperanza e ilusiones” transmitido por un presidente nacional del PRI, en el que tras el caso de Ayotzinapa; me acordé de el “ya sé que no aplauden” o del “ya me cansé” o del “mal momento”; me acordé de la Casa Banca; de la señora martita; me acordé de tantos improperios cometidos por esos gobernantes en las últimas dos décadas.
Vino a mi memoria el pequeño hombrecito de caldeRon y su devastadora política de guerra; vinieron a mi memoria tantos momentos “ilustres” de la actuación de nuestro cartel político nacional.
El 19 de setiembre, apenas unas horas después del movimiento telúrico, un joven (de no más de 25 años de edad <gracias Bosco>) con traje, corbata y zapatos de marca dijo algo así como “yo si me voy a ayudar a esa gente”; me impactó una muchacha (casi una niña <gracias Lau>) que en una esquina muy transitada por gente con dinero, en el periférico pasaba a “platicar” con los automovilistas (de sexo masculino y de más de 35 años) para…

Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas

Esta es la segunda entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.

En 1991 (recién egresado de Economía en el ITAM) cuando Banamex aún era parte del sistema bancario público y se estaba “pensando” la reprivatizado a favor de Alfredo Harp Helú y Roberto Hernández Ramírez (sus dueños desde 1971 y hasta la privatización en 1982) y un grupo de inversionistas agrupados en su entorno; fue colocado como “analista” por su padre que era parte de la dirección de Grupo Mexicano Somex.

Junto con un “equipo” de “ejecutivos” se encargó de generar la primeras “bases” para la reprivatización de esa institución de banca nacional (guiando el regreso de la misma a su previo dueño); así inicia su carrera profesional, entregando parte del patrimonio nacional a los dueños del poder real.

Sólo como dato para el anecdotario, es importante señalar que en marzo de 1994 el señor Harp Helú fue secuestrado (por quienes inte…

Un camino lleno de incógnitas o de corrupción

Esta es la tercera entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.
El uso de recursos públicos para la realización de sus estudios como abogado de la UNAM y su maestría en Yale, Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas.

Pero siendo Secretario Adjunto, fue aprobada la Ley del IPAB y entonces (ante la “emergencia” le fueron asignadas funciones discrecionales para la cancelación de pasivos del Fobaproa y la transferencia como deuda pública al instituto, desde ahí sus “negociaciones” con las cabezas de las instituciones financieras nacionales, especialmente con las más emproblemadas durante el crack del 95-97 fueron muy discrecionales, beneficiando siempre a las que “aportaban” más al crecimiento nacional (o a las que prometían aportar más), a las que aportaban más “crédito” para actividades productivas (o decían que lo harían) pero sobre todo a las que “apoyaban” ciert…