Ir al contenido principal

Expropiación petrolera y regresión


A unos días de conmemorar el 75 aniversario de la expropiación de la industria petrolera y en medio de la regresión (no de la empresa) sino de las decisiones de política de explotación, transformación (que desde 1992 se ha trasladado a particulares), transportación (que ya está casi totalmente en manos privadas) y comercialización de los productos de esta industria, es importante quizá realizar algunas precisiones a la intencionalidad de revertir el proceso.

La expropiación petrolera se presenta en un entorno internacional de crisis económica y representa para México (además de la recuperación de la industria y sus productos ―lo que los enterados denominan renta petrolera―) un proceso de aglutinamiento social, de pertenencia nacional y de reintegración social.

Desde que recuerdo PEMEX ha sido el eje de la política económica y social nacional, e régimen fiscal al que se encuentra sometido a empresa “ofrece” a las arcas nacionales unos 600 mil millones de pesos anuales y financia algunos de los programas sociales.

La renta petrolera implica para la nación mantener la educación, la salud o as fuerzas armadas completas, es un ingreso que cuando menos en parte dejará de estar presente en años futuros y requerirá de ser sustituido por otros ingresos.

PEMEX es hoy (como lo fue en la segunda mitad del siglo pasado y en lo que va de este) el pivote, el motor de grandes áreas económicas nacionales como decía Díaz Serrano “PEMEX financia el desarrollo nacional y equilibra las desigualdades sociales”

Hay quienes piensan que NO DEBE ser así, hay quienes consideran que la economía mexicana sería más robusta con inversión nacional o extranjera en PEMEX y ello generaría mayores ingresos a las familias mexicanas, sin embargo, eso NO HA PASADO en otros países con niveles de dependencia petrolera como México.

En la SHCP ya se hacen cuentas alegres con los ingresos provenientes de las concesiones en telecomunicaciones (ingresos de una sola vez) y que consideran (como en el salinato) que eso compensará durante tres o cuatro años la recaudación que se deje de percibir al trasladarse a un régimen fiscal diferente a PEMEX, pero ¿Qué pasará después?

Pero también como en el régimen salinista las estructuras gubernamentales están creciendo y se han “anunciado” recursos extras para programas sociales, es decir gasto no contemplado y recurrente.
Me acuerdo que en el salinato, Carlos Slim fue el “beneficiario” de la privatización más importante y hoy juega un papel importante entre los jugadores para telecomunicaciones ¿será que ya hay un primer destinatario de la modificación de ley?

En el salinato, bajo la premisa de hacer eficiente al estado y participar menos en la economía real se desincorporaron las empresas estatales (paraestatales) se perdieron millones de empleos y se abandonó la rectoría del Estado en sectores muy importantes, aunque se lograron ingresos para llevarnos a las puertas del primer mundo, lástima que las puertas se cerraron y las mieles fueron limitadas.

En un país cuya economía real genera apenas la mitad de los empleos que requiere la sociedad, cuyos ingresos fiscales son dilapidados en gasto corriente (no nada más contablemente hablando), las “reformas estructurales” que pregonan los brillantes “administradores” van por empleos de mala calidad (tiempo parcial, trabajo de prueba y raquíticos salarios), inversión privada en áreas estratégicas (energía, telecomunicaciones y turismo) y ―eso sí― mucho ingreso público inmediato pa seguir manteniendo una burocracia ineficiente.  SALUD.

Hoy parece que los “modernizadores” regresan a la carga y ven en las arcas nacionales sólo su beneficio.  SALUD.

Lo que no ven es que ya estamos hasta la madre de regresiones.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

millennials y milleniums

Me acuerdo de aquel mensaje de “esperanza e ilusiones” transmitido por un presidente nacional del PRI, en el que tras el caso de Ayotzinapa; me acordé de el “ya sé que no aplauden” o del “ya me cansé” o del “mal momento”; me acordé de la Casa Banca; de la señora martita; me acordé de tantos improperios cometidos por esos gobernantes en las últimas dos décadas.
Vino a mi memoria el pequeño hombrecito de caldeRon y su devastadora política de guerra; vinieron a mi memoria tantos momentos “ilustres” de la actuación de nuestro cartel político nacional.
El 19 de setiembre, apenas unas horas después del movimiento telúrico, un joven (de no más de 25 años de edad <gracias Bosco>) con traje, corbata y zapatos de marca dijo algo así como “yo si me voy a ayudar a esa gente”; me impactó una muchacha (casi una niña <gracias Lau>) que en una esquina muy transitada por gente con dinero, en el periférico pasaba a “platicar” con los automovilistas (de sexo masculino y de más de 35 años) para…

Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas

Esta es la segunda entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.

En 1991 (recién egresado de Economía en el ITAM) cuando Banamex aún era parte del sistema bancario público y se estaba “pensando” la reprivatizado a favor de Alfredo Harp Helú y Roberto Hernández Ramírez (sus dueños desde 1971 y hasta la privatización en 1982) y un grupo de inversionistas agrupados en su entorno; fue colocado como “analista” por su padre que era parte de la dirección de Grupo Mexicano Somex.

Junto con un “equipo” de “ejecutivos” se encargó de generar la primeras “bases” para la reprivatización de esa institución de banca nacional (guiando el regreso de la misma a su previo dueño); así inicia su carrera profesional, entregando parte del patrimonio nacional a los dueños del poder real.

Sólo como dato para el anecdotario, es importante señalar que en marzo de 1994 el señor Harp Helú fue secuestrado (por quienes inte…

Un camino lleno de incógnitas o de corrupción

Esta es la tercera entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.
El uso de recursos públicos para la realización de sus estudios como abogado de la UNAM y su maestría en Yale, Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas.

Pero siendo Secretario Adjunto, fue aprobada la Ley del IPAB y entonces (ante la “emergencia” le fueron asignadas funciones discrecionales para la cancelación de pasivos del Fobaproa y la transferencia como deuda pública al instituto, desde ahí sus “negociaciones” con las cabezas de las instituciones financieras nacionales, especialmente con las más emproblemadas durante el crack del 95-97 fueron muy discrecionales, beneficiando siempre a las que “aportaban” más al crecimiento nacional (o a las que prometían aportar más), a las que aportaban más “crédito” para actividades productivas (o decían que lo harían) pero sobre todo a las que “apoyaban” ciert…