Ir al contenido principal

millennials y milleniums

Me acuerdo de aquel mensaje de “esperanza e ilusiones transmitido por un presidente nacional del PRI, en el que tras el caso de Ayotzinapa; me acordé de el “ya sé que no aplauden” o del “ya me cansé” o del “mal momento”; me acordé de la Casa Banca; de la señora martita; me acordé de tantos improperios cometidos por esos gobernantes en las últimas dos décadas.

Vino a mi memoria el pequeño hombrecito de caldeRon y su devastadora política de guerra; vinieron a mi memoria tantos momentos “ilustres” de la actuación de nuestro cartel político nacional.

El 19 de setiembre, apenas unas horas después del movimiento telúrico, un joven (de no más de 25 años de edad <gracias Bosco>) con traje, corbata y zapatos de marca dijo algo así como “yo si me voy a ayudar a esa gente”; me impactó una muchacha (casi una niña <gracias Lau>) que en una esquina muy transitada por gente con dinero, en el periférico pasaba a “platicar” con los automovilistas (de sexo masculino y de más de 35 años) para pedirles ayuda para los damnificados de Morelos y Puebla tras el sismo (ayuda que además estoy seguro llegó a su destino)

Cientos, miles, decenas de miles de muchachos como Lau y Bosco, de millennials (de esa generación tan despreciada o quizá depreciada) emprendedores, flexibles, optimistas y algo narcisistas; se lanzaron a las calles de sus comunidades y de otras comunidades a brindarse, a organizar, a crear las pautas de apoyo y solidaridad.

Uno de ellos decía en sus redes sociales “México nos acaba de despertar para decirnos que necesita ayuda, a darle pues” (gracias Aarón), otra agradecía a Dios (lo que eso signifique para ella a cada uno de nosotros la existencia de “los mugrositos hipsters de la Roma y la condesa, esos que se los hacen tarugos y pagan carísimo por un tamal Gourmet. Varios de ellos están incansablemente en las carpas del parque México y parque España” o de “los nacos albañiles que cada que pasas te chiflan. Son ellos los que están <entre otros> rompiendo placas de cemento para sacar gente” (gracias Carol)

Esa generación que con una visión “diferente” (alternativa); ese grupo de personas que han visto el mundo con un teléfono en la mano nos mostraron que México es mucho muy diferente a lo que la clase política cree que es, nos mostraron que las cajas con despensas tiene que estar llenas y no ser parte de una escenografía.

Ellos (que nosotros pensábamos tan alejados de la realidad de México) nos mostraron que tienen capacidad de organización, que son competentes para recolectar y llevar, que están calificados para conjuntar su capacidad con nuestra necesidad.

En esa masa de apoyo social estaban: “mariguanitos, nacos albañiles, chavitos estudiantes fresitas” estuvieron también: médicos, abogados, arquitectos y muchos otros profesionistas que apoyaron con trabajo gratuito a diversas comunidades.

Hubo amas de casa de menos de 30 años y algunas mayores, que prepararon sándwiches o agua fresca de fruta o de polvo, para llevar a las construcciones derruidas o a los albergues o a los centros de acopio.

Hubo muchachitas y muchachitos recuperando mascotas perdidas y tratando de encontrar a sus dueños.

Algunos de ellos, que estudiaron en escuelas de primer mundo (de aquí o de allá) son un valor que los que durante las últimas dos décadas “gobernaron” México simplemente: olvidaron, ignoraron, vilipendiaron, desconocieron y hasta arrinconaron; son ahora el reto para ellos.

Sí son ellos quienes pueden decidir el rumbo del México en 2018; gracias a ellos que sin tener pertenencia partidista ven una esperanza en ellos mismos.

SALUD

Te recomiendo:




Comentarios

Entradas más populares de este blog

Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas

Esta es la segunda entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.

En 1991 (recién egresado de Economía en el ITAM) cuando Banamex aún era parte del sistema bancario público y se estaba “pensando” la reprivatizado a favor de Alfredo Harp Helú y Roberto Hernández Ramírez (sus dueños desde 1971 y hasta la privatización en 1982) y un grupo de inversionistas agrupados en su entorno; fue colocado como “analista” por su padre que era parte de la dirección de Grupo Mexicano Somex.

Junto con un “equipo” de “ejecutivos” se encargó de generar la primeras “bases” para la reprivatización de esa institución de banca nacional (guiando el regreso de la misma a su previo dueño); así inicia su carrera profesional, entregando parte del patrimonio nacional a los dueños del poder real.

Sólo como dato para el anecdotario, es importante señalar que en marzo de 1994 el señor Harp Helú fue secuestrado (por quienes inte…

¿De qué se sorprenden?

Cuando Fox andaba de campaña, de manera campirana, de forma común, en un lenguaje entendible nos dijo que los hombres del gobierno no eran dioses, los llamó rateros, les dijo víboras, los comparó con tepocatas (que para los que no lo sepan son las crías del renacuajo); su florido lenguaje lo hizo ser gracioso y hasta le ganó adeptos, pero su suprema ignorancia de la historia y hasta de temas comunes, nos permitió a nosotros poder decirle estúpido; Fox al hacer descender a los otros se hizo vulnerable a él mismo.
Cuando formó el gabinetazo, había entre sus integrantes algunos que ni su nombre sabían escribir, les platico de un subsecretario que se llamaba Oscar (y cuando se lo pronuncié me dijo no: Óscar (pues entonces hay que ponerle acento) también de un Director General que sus apellidos eran Ortíz Ortíz y cuando le explicabas que no iban tildados, te respondía que no era ideota (así)
En 2004 una secretaria (de ese gabinetazo) se jactaba de haber permanecido toda la noche esperando…