Ir al contenido principal

Encuesta nacional de preferencia electoral 2018

Pomposamente llamado Proyecto: Electoral que Buendía & Laredo; presenta primero algo que puede considerarse el perfil partidista del mexicano, que deja claro que en general no somos una población partidista, pues el 56% de la población no se identifica de manera acrítica con alguna fuerza partidista, dato que debía mover a los partidos políticos a trabajar en ese sentido, pues parece que entre los 8 o 10 partidos políticos, no han convencido a más de la mitad de la población.

Aunque dice haber realizado mil encuestas y no presenta su base de datos (lo que me hace suponer que la ley no aplica para ellos o no aplica en este periodo) tampoco presenta la metodología de definición y menos las casa en que no fueron atendidos; dice que la encuesta se realizó entre el 16 y 19 de noviembre de 2015 es decir en tan sólo seis días procesaron y obtuvieron resultados, algo que cuando menos debe ser considerado como sorprendente.

No nos estratifica por edades, pero debo suponer (sólo es una suposición) que el 20% de la población que dice identificarse con el PRI son, en general, personas de más de 50 años de edad y que el 12% que se inclina por una identificación panista, son seguramente en su mayoría mujeres con una edad de entre 30 y 49 años.

También debo suponer que la población mexicana con menos identificación partidista es la población más joven, lo que insisto, debía de ser materia prima para los “estrategas” partidistas pues esa masa poblacional, que por cierto definirá el proceso electoral en 2018, toma decisiones en función de aspectos coyunturales inmediatos.

En respuesta espontánea a la pregunta ¿A usted quién le gustaría que fuera el próximo Presidente de la República? el 70% no responde; lo que nos muestra el nivel de politización de la población mexicana y el cuatro por ciento dice ninguno; sólo ese parámetro (tres de cada cuatro mexicanos) debiera también ser un factor de estudio para las fuerzas políticas, pues indica que no sólo estamos alejados de las fuerzas políticas, sino de la política en general; indicaría que o hay apatía o hay desencanto de esa actividad y en cualquier caso debiera preocuparles a los “profesionales” de ella.

De los mexicanos que si responden algo a ese cuestionamiento (26%) tres quintas partes (61%) refirieron un nombre y los restantes un partido político; del 16% que refirieron una persona, la mitad “recordó” a Andrés Manuel López Obrador y el 12.5% a Eruviel Ávila; de los que hicieron referencia partidista dos quintas partes (20%) “recordaron” al PRI y el 15% al PAN.

Trastocar estos datos (haciendo abstracción momentánea de los datos totales de la encuesta) nos indicaría el nivel de presencia real entre la población de personajes o fuerzas partidistas y es sin duda un primer acercamiento a la presencia de personajes políticos en la vida pública nacional, una muy pobre realidad, diría mi compadre Don chato o que “la caballada está flaca” como dijo un “célebre” filósofo priista.

Aunque estamos a más de dos años de la designación de candidatos y a más de 30 meses de la elección presidencial correspondiente, resulta relevante señalar el alejamiento de parte de la población mexicana de temas trascendentes para su futuro, es muestra por un lado de la incapacidad de los “profesionales” de la política de para trascender su actividad o, en el mejor de los escenarios, del inmenso cansancio que siente la población respecto de ellos.

En seguida hace un tipo de confronta para tratar de obtener en los dos partidos “mayoritarios” los posibles candidatos (lo que en gringolandia se conoce como primarias) ahí, en función de lo que la empresa encuestadora considera “posibles” los priistas (que se declararon como tales) deciden que el mejor hombre para representarlos es Miguel Ángel Osorio Chong con el 29% (sólo como dato para el anecdotario, el 34% de ellos mismos dicen no saber, cualquiera o ninguno), no sé si como parte de la “cultura” de la cargada o como parte del desconocimiento real.

Los panistas con mucha más cultura política (dada su edad) apuestan por Margarita Zavala en casi la mitad, mientras que las respuestas de cualquiera, ninguno y no sé se limitan al 20%)

En las otras fuerzas políticas no se realiza ese “ejercicio” de elección, pues al parecer de los encuestadores el asunto está mucho más definido y para todos los ejercicios usan a Miguel Ángel Mancera por el PRD y Andrés Manuel López Obrador por Morena, como los candidatos; en mi muy modesta opinión quizá ninguno de los dos llegue a figurar en la boleta electoral, pero pues el tiempo, que es muy necio dará la razón a alguien.

No voy a describir los resultados, me parece ocioso; pero destaco que entre el 18 y el 15% del total de los entrevistados dijeron que no votarían por ninguno o que no saben mientras que la mayor votación (según esta encuesta) la obtendría en uno de sus siete ejercicios, Miguel Ángel Osorio (26%) con lo que sólo vuelvo a insistir en lo alejado que se sienten los mexicanos de las elecciones y la política.

SALUD

Te recomiendo:





Comentarios

Entradas más populares de este blog

millennials y milleniums

Me acuerdo de aquel mensaje de “esperanza e ilusiones” transmitido por un presidente nacional del PRI, en el que tras el caso de Ayotzinapa; me acordé de el “ya sé que no aplauden” o del “ya me cansé” o del “mal momento”; me acordé de la Casa Banca; de la señora martita; me acordé de tantos improperios cometidos por esos gobernantes en las últimas dos décadas.
Vino a mi memoria el pequeño hombrecito de caldeRon y su devastadora política de guerra; vinieron a mi memoria tantos momentos “ilustres” de la actuación de nuestro cartel político nacional.
El 19 de setiembre, apenas unas horas después del movimiento telúrico, un joven (de no más de 25 años de edad <gracias Bosco>) con traje, corbata y zapatos de marca dijo algo así como “yo si me voy a ayudar a esa gente”; me impactó una muchacha (casi una niña <gracias Lau>) que en una esquina muy transitada por gente con dinero, en el periférico pasaba a “platicar” con los automovilistas (de sexo masculino y de más de 35 años) para…

Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas

Esta es la segunda entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.

En 1991 (recién egresado de Economía en el ITAM) cuando Banamex aún era parte del sistema bancario público y se estaba “pensando” la reprivatizado a favor de Alfredo Harp Helú y Roberto Hernández Ramírez (sus dueños desde 1971 y hasta la privatización en 1982) y un grupo de inversionistas agrupados en su entorno; fue colocado como “analista” por su padre que era parte de la dirección de Grupo Mexicano Somex.

Junto con un “equipo” de “ejecutivos” se encargó de generar la primeras “bases” para la reprivatización de esa institución de banca nacional (guiando el regreso de la misma a su previo dueño); así inicia su carrera profesional, entregando parte del patrimonio nacional a los dueños del poder real.

Sólo como dato para el anecdotario, es importante señalar que en marzo de 1994 el señor Harp Helú fue secuestrado (por quienes inte…

Un camino lleno de incógnitas o de corrupción

Esta es la tercera entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.
El uso de recursos públicos para la realización de sus estudios como abogado de la UNAM y su maestría en Yale, Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas.

Pero siendo Secretario Adjunto, fue aprobada la Ley del IPAB y entonces (ante la “emergencia” le fueron asignadas funciones discrecionales para la cancelación de pasivos del Fobaproa y la transferencia como deuda pública al instituto, desde ahí sus “negociaciones” con las cabezas de las instituciones financieras nacionales, especialmente con las más emproblemadas durante el crack del 95-97 fueron muy discrecionales, beneficiando siempre a las que “aportaban” más al crecimiento nacional (o a las que prometían aportar más), a las que aportaban más “crédito” para actividades productivas (o decían que lo harían) pero sobre todo a las que “apoyaban” ciert…