Ir al contenido principal

Del Nacionalismo Revolucionario a ...

Desde la segunda mitad de la década de los 80, la "familia" revolucionaria apartó el lema que durante 60 años la había acompañado, pues para una parte de la "clase gobernante", para los "modernizadores" no tenía significado, no representaba el ideal de país.

Además, tras el rompimiento de las estructuras internas de la "familia revolucionaria" y la salida de ese partido político de un contingente, ese lema parecía un estorbo.

Desde entonces el grupo gobernante, detentador del poder político absoluto parecía dividida respecto de como podía cohesionar el interés social y el de grupo.

La famosa modernidad del Estado mexicano que enarboló Salinas, incluso al interior del PRI tenía poco recibimiento pues algunos pensaban que el esquema conceptual anterior había resultado útil y que el tejido de ideas, imágenes y símbolos que en su entorno se había construido, aun podía funcionar.

Salinas (en alguna plática con Carlos Hank y Luis Téllez a propósito de PROCAMPO) señaló que el esquema no sólo estaba agotado, sino que era rebasado por la realidad y que en lugar de ayudar estorbaba. Téllez (entonces imberbe y poco avezado en cuestiones políticas) propuso "deslizarse" entre un nacionalismo revolucionario y uno modernizador.

Durante el zedillato, ni fu ni fa, se abandonó por completo el lema y se pasó a una modernidad económica con participación social, nada que realmente acercara al gobierno con sus bases sociales. Además un periodo tan corto y sinuoso no permitió consolidar un discurso congruente.

En el 2000, tras la victoria de Fox, todo parecía quedar claro para ir hacia "una nueva cultura democrática", incluso los primeros meses de esa administración se hacía evidente ese lema, pero el sr. fox, se empecinó en una estructura orientada a procesos y no a resultados de gobierno, él la denominó "cultura gerencial" (sin que por si sólo diga algo).

Además, consolidar una nueva estructura y sus redes sociales, que sustituyera el nacionalismo revolucionario requería de un profundo cambio en educación, pero al colocar ahí a Reyes Tamez (pobre señor Reyes) pagó la factura y dejó a la deriva el fortalecimiento ideológico del nuevo grupo en el poder (o se lo entregó a otros), así Reyes Tamez atinó a seguir con la inercia.

Seis años perdidos, perdidos en una triple dimensión: no se creo un nuevo esquema de redes sociales (estructuración social y capacidad de aglutinamiento político) que mantuvieran las estructuras de poder o como dirían ahora las redes de poder quedaron en otras manos, se dejó al garete las viejas estructuras que consolidaron estructuras locales fuertes; las pocas estructuras locales simpatizantes de la administración no tuvieron sustento ideológico ni cohesión.

La administración gerencial de Fox, ni pa tras no pa delante (como decía doña boni) pero lo peor es que fueron seis años perdidos para las estructuras de cohesión social y perdidas para la sociedad que a pesar de criticar, señalar y reírse, no se organizó o su organización fue apenas larvaria.

Seis años en que lejos de abonar a la unidad nacional, se apostó al debilitamiento de factores de cohesión y ya en 2006, el señor Fox echo a la basura su último capital político, ahí permanece el impulso social del cambio como permanece la "inmensamente pequeña" figura de chente.

Desde 2006 no hay, no he visto y no creo que haya posibilidad alguna de generar mecanismo de cohesión social, de apoyo al régimen, de estructuras integradoras de interés social. Es más, me atrevo a pensar que Calderón no tiene la menor idea de lo importante que ello resulta en la gobernabilidad.

La pregunta es ¿cómo sustituir la cohesión social a partir de un lema integrador? de un lema que agregue, que sume, quizá sea hora de hablar de "participación social" o de "sociedad organizada" o de "organización con sentido social", pero es necesario iniciar algo que cohesione, que no divida, que permita estabilidad con diferencia.

Saludos solidarios.


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Inocentes

Dicen que Herodes, enfureció tras enterarse del nacimiento del futuro Rey de Israel y (este día) ordenó a sus soldados que mataran a todos los niños menores de dos años de la ciudad de Belén y alrededores para así asegurarse de que muriera el anunciado Mesías; dicen que esa fecha trágica de la fiesta religiosa, se convirtió en la celebración pagana del Día de los Santos Inocentes (que por cierto en algunos países anglosajones puede semejarse al Fools' Day (el "día de los tontos", el 1 de abril).
En México se dice que el gobernador de Chiapas, Julio César Ruiz Ferro, junto con el secretario ejecutivo del Consejo estatal de Seguridad, Jorge Hernández Aguilar, sobrevolaron la zona de Acteal el día de la masacre (22 de diciembre de 1997) y gritó algo así como “ahí tienen su día de los santos inocentes
También se supone y se afirma que el 28 de diciembre de 1960, Salvador Nava y Gonzalo N. Santospactaron” una salida digna al primer movimiento ciudadano del México moderno, de…

Cuando la pendejez desborda

Los huachicol o guachicol, derivan de cuaches o guaches que eran un grupo de guerreros de los wixárikas o wixáricas (que ahora se denominan o conocemos como huicholes) este grupo se pintaba de rojo (colorado con barro de las regiones de Zacatecas) para atacar a sus adversarios, así (como grupo) fueron vendidos para realizar trabajos en los ingenios de la Huasteca (potosina y veracruzana)
En esa actividad, tras la molienda de la caña de azúcar, ellos agregaban alcohol de caña a las tuberías y obtenían un destilado (muy azucarado) que servía para endulzar infusiones de canela, naranja o ciruela y que les “nublaba el entendimiento” (los emborrachaba) eran pues adulteradores de alcohol.
En alguna derivación de esas poco entendidas, el Guanajuato (específicamente en los ductos de Salamanca, algunos grupúsculos de personas de la calle (entre ellos algunos indígenas) se obtenían pequeñas cantidades de combustible para generar calor (y luz) a esos desamparados y por relación los nombraron huach…

Cállate Chacha Lacra

A chente se le conoce como El Golondrino, impuesto por su padre, relacionándolo con un buey de ese nombre que mugía muy fuerte y feo o Mr. Fox, El Internacional y El Grandote que le impuso la cadena regional de Diarios AM, también Ernesto Arroche lo llamó Bisonte, por lo grandote y cornudo, dado que era pública la relación de su esposa (Lilian) con un empresario local.
Durante las campañas para ser gobernador de Guanajuato, un grupo “empresarial” bajo la razón social de Unión Social de Empresarios Mexicanos que encabeza Lorenzo Servitje, aglutinó empresarios locales (guanajuatenses) de León, Irapuato, Celaya; y de entidades como el Distrito Federal, Puebla, Chihuahua, Jalisco, Nuevo León, Yucatán, Campeche y Sonora; que lo financiaron de manera directa mediante la sobrefacturación en sus actividades empresariales.
Para la campaña de presidente de la república (que inicia desde junio de 1997) una vertiente de financiamiento viene de ese mismo grupo, pero los apoyos a favor de Fox se ampl…