Ir al contenido principal

Del Nacionalismo Revolucionario a ...

Desde la segunda mitad de la década de los 80, la "familia" revolucionaria apartó el lema que durante 60 años la había acompañado, pues para una parte de la "clase gobernante", para los "modernizadores" no tenía significado, no representaba el ideal de país.

Además, tras el rompimiento de las estructuras internas de la "familia revolucionaria" y la salida de ese partido político de un contingente, ese lema parecía un estorbo.


Desde entonces el grupo gobernante, detentador del poder político absoluto parecía dividida respecto de como podía cohesionar el interés social y el de grupo.


La famosa modernidad del Estado mexicano que enarboló Salinas, incluso al interior del PRI tenía poco recibimiento pues algunos pensaban que el esquema conceptual anterior había resultado útil y que el tejido de ideas, imágenes y símbolos que en su entorno se había construido, aun podía funcionar.


Salinas (en alguna plática con Hank y Téllez a propósito de PROCAMPO) señaló que el esquema no sólo estaba agotado, sino que era rebasado por la realidad y que en lugar de ayudar estorbaba. Téllez (entonces imberbe y poco avezado en cuestiones políticas) propuso "deslizarse" entre un nacionalismo revolucionario y uno modernizador.


Durante el zedillato, ni fu ni fa, se abandonó por completo el lema y se pasó a una modernidad económica con participación social, nada que realmente acercara al gobierno con sus bases sociales. Además un periodo tan corto y sinuoso no permitió consolidar un discurso congruente.


En el 2000, tras la victoria de Fox, todo parecía quedar claro para ir hacia "una nueva cultura democrática", incluso los primeros meses de esa administración se hacía evidente ese lema, pero el sr. Fox, se empecinó en una estructura orientada a procesos y no a resultados de gobierno, él la denominó "cultura gerencial" (sin que por si sólo diga algo).


Además, consolidar una nueva estructura y sus redes sociales, que sustituyera el nacionalismo revolucionario requería de un profundo cambio en educación, pero al colocar ahí a Reyes Tamez (pobre señor Reyes) pagó la factura y dejó a la deriva el fortalecimiento ideológico del nuevo grupo en el poder (o se lo entregó a otros), así Reyes Tamez atinó a seguir con la inercia.


Seis años perdidos, perdidos en una triple dimensión: no se creo un nuevo esquema de redes sociales que mantuvieran las estructuras de poder o como dirían ahora las redes de poder quedaron en otras manos, se dejó al garete las viejas estructuras que consolidaron estructuras locales fuertes; las pocas estructuras locales simpatizantes de la administración no tuvieron sustento ideológico ni cohesión.


La administración gerencial de Fox, ni pa tras no pa delante (como decía doña boni) pero lo peor es que fueron seis años perdidos para las estructuras de cohesión social y perdidas para la sociedad que a pesar de criticar, señalar y reirse, no se organizó o su organización fue apenas larvaria.


Seis años en que lejos de abonar a la unidad nacional, se apostó al debilitamiento de factores de cohesión y ya en 2006, el señor Fox echo a la basura su último capital político, ahí permanece el impulso social del cambio como permanece la "inmensamente pequeña" figura de Chente.


Desde 2006 no hay, no he visto y no creo que haya posibilidad alguna de generar mecanismo de cohesión social, de apoyo al régimen, de estructuras integradoras de interés social. Es más, me atrevo a pensar que Calderón no tiene la menor idea de lo importante que ello resulta en la gobernabilidad.


La pregunta es ¿cómo sustituir la cohesión social a partir de un lema integrador? de un lema que agregue, que sume, quizá sea hora de hablar de "participación social" o de "sociedad organizada" o de "organización con sentido social", pero es necesario iniciar algo que cohesione, que no divida, que permita estabilidad con diferencia.


Saludos solidarios.





Comentarios

Entradas más populares de este blog

millennials y milleniums

Me acuerdo de aquel mensaje de “esperanza e ilusiones” transmitido por un presidente nacional del PRI, en el que tras el caso de Ayotzinapa; me acordé de el “ya sé que no aplauden” o del “ya me cansé” o del “mal momento”; me acordé de la Casa Banca; de la señora martita; me acordé de tantos improperios cometidos por esos gobernantes en las últimas dos décadas.
Vino a mi memoria el pequeño hombrecito de caldeRon y su devastadora política de guerra; vinieron a mi memoria tantos momentos “ilustres” de la actuación de nuestro cartel político nacional.
El 19 de setiembre, apenas unas horas después del movimiento telúrico, un joven (de no más de 25 años de edad <gracias Bosco>) con traje, corbata y zapatos de marca dijo algo así como “yo si me voy a ayudar a esa gente”; me impactó una muchacha (casi una niña <gracias Lau>) que en una esquina muy transitada por gente con dinero, en el periférico pasaba a “platicar” con los automovilistas (de sexo masculino y de más de 35 años) para…

Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas

Esta es la segunda entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.

En 1991 (recién egresado de Economía en el ITAM) cuando Banamex aún era parte del sistema bancario público y se estaba “pensando” la reprivatizado a favor de Alfredo Harp Helú y Roberto Hernández Ramírez (sus dueños desde 1971 y hasta la privatización en 1982) y un grupo de inversionistas agrupados en su entorno; fue colocado como “analista” por su padre que era parte de la dirección de Grupo Mexicano Somex.

Junto con un “equipo” de “ejecutivos” se encargó de generar la primeras “bases” para la reprivatización de esa institución de banca nacional (guiando el regreso de la misma a su previo dueño); así inicia su carrera profesional, entregando parte del patrimonio nacional a los dueños del poder real.

Sólo como dato para el anecdotario, es importante señalar que en marzo de 1994 el señor Harp Helú fue secuestrado (por quienes inte…

Un camino lleno de incógnitas o de corrupción

Esta es la tercera entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.
El uso de recursos públicos para la realización de sus estudios como abogado de la UNAM y su maestría en Yale, Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas.

Pero siendo Secretario Adjunto, fue aprobada la Ley del IPAB y entonces (ante la “emergencia” le fueron asignadas funciones discrecionales para la cancelación de pasivos del Fobaproa y la transferencia como deuda pública al instituto, desde ahí sus “negociaciones” con las cabezas de las instituciones financieras nacionales, especialmente con las más emproblemadas durante el crack del 95-97 fueron muy discrecionales, beneficiando siempre a las que “aportaban” más al crecimiento nacional (o a las que prometían aportar más), a las que aportaban más “crédito” para actividades productivas (o decían que lo harían) pero sobre todo a las que “apoyaban” ciert…