Ir al contenido principal

Reforma educativa sin amenazas y en “miles” de escuelas

En el Embarcadero, localidad del municipio de Coyuca de Benítez, en Guerrero como dicen las crónicas de los “cronistas” de la vieja escuela: “se dio el banderazo inicial del ciclo escolar 2015-2016” ahí, ya sin amenazas contra los profesores, es más casi haciéndolos parte de su proyecto, sumando en lugar de enfrentando, parece que ya alguien entre esa maraña de asesores, operadores, instrumentadores y acomodaticios, entendió que un mensaje conciliador puede más que uno amenazador.

Pues bien, dicen que reapareció emilito (el que sigue cobrando en SEP) aunque parece que no abrió su boquita y también se dijo algo así como “todo el dinero que ahora si le vamos a poner a las escuelas” aunque sólo hablo de algunos miles de escuelas (seguramente porque naiden en esa maraña de asesores y acomodaticios le informó que hay CIENTOS de miles de escuelas y que algunos miles en el mejor de los casos serán el 10 por ciento del total de esas.

Pero que importa, si se trata de eso o de apenas el 2 ó 3% total, lo importante es cacarear el huevo aunque apenas la gallina esté empezando a ponerlo.

El discurso “conciliador” también se dirigió a los padres de familia, a esa gran masa de mexicanos que a pesar de estar de acuerdo con su Reforma Educativa, no veía mejoría en la infraestructura, pero seguirá sin verla, sólo por citar un ejemplo, en el estado de México (de que por cierto fueron gobernadores el señor Peña y el señor Chuayffet) hay unas 20 mil escuelas y durante los últimos 10 años, han recibido presupuesto para mejoras unas 500, es decir en unos 40 años todos los padres de familia verán cristalizada la Reforma Educativa en esa entidad.

Ese dinero (lo que se pueda rascar a otros programas) alcanzará seguramente en 2016 para unos 10 mil planteles (pero hay caso 250 mil en el país) es decir a ese paso en unos 25 años serán atendidas todas las escuelas de México.

Palabras y palabras, cientos de miles de palabras gastadas en actos punitivos contra los docentes, son ahora “corregidas” con algunos miles de palabras conciliatorias; en equivalencia a la “capacidad” oficial para hacer frente al abandono de décadas de las escuelas, el discurso tacaño incluye palabras de “acercamiento” con una sociedad que cada día están más alejada de la realidad que nuestros administradorcitos ven.

Parece tarde para corregir el rumbo, pues ya ahora las acciones de inclusión del magisterio y de la sociedad en el cambio educativo son, para la mayoría de la población y especialmente para los profesores en servicio, mera palabrería.

Ya ahora cuando se habla de miles de escuelas que serán “beneficiadas” se sebe que son tan pocas que apenas alcanzará para una muy pequeña fracción del total, pero además sólo alcanzará (como casi siempre) para las escuelas de las cabeceras municipales de los principales centros urbanos nacionales; sólo llegará a donde siempre y finalmente a las mismas manos de siempre.

La educación nacional merece una verdadera evaluación, que debió empezar a la inversa, por las grandes carencias en infraestructura y después llegar a las carencias en recursos humanos, que debió valorar primero la insatisfacción de la población y después penalizar la actividad docente.

Ya los mexicanos hicimos nuestra valoración del Sistema Educativo nacional y sabemos que atendiendo al 5% del total de las escuelas (en el mejor de los casos) apenas en unos 20 años se resolvería el problema, aunque seguramente las primeras atendidas habrán puesto al descubierto la corrupción con que se manejaron los recursos y los cochupos, componendas y arreglos para robarse el dinero.

Capaz que ahora que ya se “determinó” que no hay “conflicto de interés” hasta HIGA es “beneficiaria” de algunos arreglitos con ese dinero.

SALUD

Te recomiendo:




Comentarios

Entradas más populares de este blog

Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas

Esta es la segunda entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.

En 1991 (recién egresado de Economía en el ITAM) cuando Banamex aún era parte del sistema bancario público y se estaba “pensando” la reprivatizado a favor de Alfredo Harp Helú y Roberto Hernández Ramírez (sus dueños desde 1971 y hasta la privatización en 1982) y un grupo de inversionistas agrupados en su entorno; fue colocado como “analista” por su padre que era parte de la dirección de Grupo Mexicano Somex.

Junto con un “equipo” de “ejecutivos” se encargó de generar la primeras “bases” para la reprivatización de esa institución de banca nacional (guiando el regreso de la misma a su previo dueño); así inicia su carrera profesional, entregando parte del patrimonio nacional a los dueños del poder real.

Sólo como dato para el anecdotario, es importante señalar que en marzo de 1994 el señor Harp Helú fue secuestrado (por quienes inte…

Un camino lleno de incógnitas o de corrupción

Esta es la tercera entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.
El uso de recursos públicos para la realización de sus estudios como abogado de la UNAM y su maestría en Yale, Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas.

Pero siendo Secretario Adjunto, fue aprobada la Ley del IPAB y entonces (ante la “emergencia” le fueron asignadas funciones discrecionales para la cancelación de pasivos del Fobaproa y la transferencia como deuda pública al instituto, desde ahí sus “negociaciones” con las cabezas de las instituciones financieras nacionales, especialmente con las más emproblemadas durante el crack del 95-97 fueron muy discrecionales, beneficiando siempre a las que “aportaban” más al crecimiento nacional (o a las que prometían aportar más), a las que aportaban más “crédito” para actividades productivas (o decían que lo harían) pero sobre todo a las que “apoyaban” ciert…

Desastres naturales vs desastre gubernamental

Dos movimientos telúricos en un lapso de menos de 15 días el primero, el mayor que se haya sentido en México desde que se tiene registro de ellos y el segundo (cuando menos que yo recuerde) el primero con esa magnitud en tierra firme, uno as unos kilómetros de Chiapas y el otro en los límites de los territorios de Puebla y Morelos.
El primero día siete de septiembre, que actuó contra poblaciones del sur del país, causando el mayor daño en el Istmo de Tehuantepec, en una ya muy de por sí olvidada y depauperada zona; apenas habían reaccionado nuestros “ilustrísimos” personajes públicos y estaban realizando (o cuando menos eso decían) los censos de daños (como si un censo sirviera para algo) y un nuevo cataclismo que me hizo recordar (de manera vívida) una imagen satelital que mostraba la devastación causada en Managua por un sismo de 6.5 grados Richter a unos Kilómetros de esa capital Centroamericana en 1972 y pensar en la inmensa pérdida humana, material y financiera que podría ocasiona…