Ir al contenido principal

La vuelta al pasado

Como les dije, estuve inserto en un proyecto editorial que tenía como intención la difusión de los perfiles, propuestas e ideas de los candidatos de Morena a diversos puestos de elección popular local y federal; me sorprendió observar la juventud de algunos de esas y esos candidatos; también me sorprendió la vehemencia con que se envuelven en sus ideales; pero sobre todo me llamó la atención su preparación (en términos generales) en materia política.

En las transmisiones recorrimos algunas de las delegaciones del DF y algunos de los municipios conurbados del estado de México; platicamos con candidatos a diputados federales de algunas entidades federativas y en lo personal entrevisté a unos 20 candidatos a presidentes municipales de dos o tres estados de la república.

Un tema fue recurrente en estas campañas, la corrupción de la autoridad, la podredumbre de las estructuras administrativas y partidarias en todas las latitudes; lo mismo recibí de la candidata a la diputación federal por el sexto Distrito de Baja California que de un candidato a Sindico en la fórmula de la presidencia municipal de un municipio del estado de México.

Los casos extremos fueron las delegaciones Gustavo A. Madero y Cuauhtémoc, del DF; en donde de voz de los candidatos “la corrupción ha llegado a niveles muy superiores a las peores épocas priistas”; coincidentemente, un audio de Carlos Navarrete Ruiz, Presidente del CEN del PRD, que con gran crudeza diagnostica el futuro de ese partido y lo compara con el PRI que ellos combatieron; el regreso al pasado, tras 20 años de ejercicio de gobierno; la vuelta al mismo lugar y la inminente derrota.

Todo hace pensar que tras el proceso electoral local del DF, el PRD seguirá apoltronado en la comodidad que le da una estructura generada durante poco más de medio siglo; en ese rústico diagnóstico de Navarrete dice: “la nata, cada vez más gruesa que impide que liderazgos nuevos lleguen”; pero dadas las características de la elección y de hacerse realidad que Morena logre ser mayoría legislativa y administrar algunas de las delegaciones más importantes de esta entidad federativa; la repartición de culpas llevarán a la fractura, el rompimiento, la desbandada y hasta el desmoronamiento.

La nata, como la denomina Navarrete buscará nuevos espacios en donde seguir lucrando, donde llevar su pereza mental y capital político para “renovarse”; la rampante corrupción que durante veinte años se apoderó de los espacios de poder que acapararon, migrará hacia nuevos espacios de poder; los corruptos buscarán reacomodarse, en el reacomodo del poder se acercarán a los nuevos administradores o legisladores y les hablarán dulcemente al oído, les endulzarán su ego para garantizar sus fueros.

Volverán los Ahumada para recomendar a los Bortolini de la nueva estructura; ahí estarán los Buenrostro apoyando a los Carrola o Gertz; el señor Slim platicará con algunos de los beneficiados por el voto, para mostrarle sus “proyectos” y lograr convencerlos de lo bueno de la “modernidad”; buscarán su reacomodo y el reacomodo de sus peones para garantizar sus espacios de poder, de corrupción y de impunidad.

Ahora Morena, será quien se enfrente a los mismos males que hace casi veinte años se enfrentó el PRD; pero cuáles serán los controles, los mecanismos de defensa, cómo enfrentará esa embestida o simplemente en un par de décadas estaremos en la misma disyuntiva.

Ahora le toca a esos jóvenes entusiastas que lograron con sus entusiastas campañas que se posicionara como una opción viable, evitar que la nata cambie de cubeta; corresponde a ellos evitar la vuelta al pasado.

SALUD

Te recomiendo:






Comentarios

Entradas más populares de este blog

millennials y milleniums

Me acuerdo de aquel mensaje de “esperanza e ilusiones” transmitido por un presidente nacional del PRI, en el que tras el caso de Ayotzinapa; me acordé de el “ya sé que no aplauden” o del “ya me cansé” o del “mal momento”; me acordé de la Casa Banca; de la señora martita; me acordé de tantos improperios cometidos por esos gobernantes en las últimas dos décadas.
Vino a mi memoria el pequeño hombrecito de caldeRon y su devastadora política de guerra; vinieron a mi memoria tantos momentos “ilustres” de la actuación de nuestro cartel político nacional.
El 19 de setiembre, apenas unas horas después del movimiento telúrico, un joven (de no más de 25 años de edad <gracias Bosco>) con traje, corbata y zapatos de marca dijo algo así como “yo si me voy a ayudar a esa gente”; me impactó una muchacha (casi una niña <gracias Lau>) que en una esquina muy transitada por gente con dinero, en el periférico pasaba a “platicar” con los automovilistas (de sexo masculino y de más de 35 años) para…

Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas

Esta es la segunda entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.

En 1991 (recién egresado de Economía en el ITAM) cuando Banamex aún era parte del sistema bancario público y se estaba “pensando” la reprivatizado a favor de Alfredo Harp Helú y Roberto Hernández Ramírez (sus dueños desde 1971 y hasta la privatización en 1982) y un grupo de inversionistas agrupados en su entorno; fue colocado como “analista” por su padre que era parte de la dirección de Grupo Mexicano Somex.

Junto con un “equipo” de “ejecutivos” se encargó de generar la primeras “bases” para la reprivatización de esa institución de banca nacional (guiando el regreso de la misma a su previo dueño); así inicia su carrera profesional, entregando parte del patrimonio nacional a los dueños del poder real.

Sólo como dato para el anecdotario, es importante señalar que en marzo de 1994 el señor Harp Helú fue secuestrado (por quienes inte…

Un camino lleno de incógnitas o de corrupción

Esta es la tercera entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.
El uso de recursos públicos para la realización de sus estudios como abogado de la UNAM y su maestría en Yale, Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas.

Pero siendo Secretario Adjunto, fue aprobada la Ley del IPAB y entonces (ante la “emergencia” le fueron asignadas funciones discrecionales para la cancelación de pasivos del Fobaproa y la transferencia como deuda pública al instituto, desde ahí sus “negociaciones” con las cabezas de las instituciones financieras nacionales, especialmente con las más emproblemadas durante el crack del 95-97 fueron muy discrecionales, beneficiando siempre a las que “aportaban” más al crecimiento nacional (o a las que prometían aportar más), a las que aportaban más “crédito” para actividades productivas (o decían que lo harían) pero sobre todo a las que “apoyaban” ciert…