Ir al contenido principal

Las culpas de AMLO

Un discurso de odio dicen por ahí, aunque en sí (desde 2003) el discurso de López Obrador es más bien claridoso e incómodo (especialmente para los que ven reflejado en ese discurso, su proceder), ácido, irritante por su parsimonia (aunque en ocasiones hablar pausado es sólo síntoma de que se busca el término más adecuado para decir lo que se está pensando decir), el discurso es desafiante, retador, busca la provocación de una reacción y lo consiguió, fue un discurso dirigido para gestar un cambio de conciencia, en amplias franjas de la población hasta ese momento adormilada aunque sujeta a esos problema que escuchaba.

Gasto excesivo de recursos dicen otros, pero algo que está claro es que el uso de recursos en los actos de campaña de López Obrador fueron muy austeros, yo apenas estuve en unas decenas de esos eventos y asistí por voluntad propia (como muchos de los que ahí estábamos) no recuerdo en ninguno de esos actos la entrega de alimentos o dinero a cambio de la asistencia, si acaso en dos observé personas anotando la asistencia y nunca me tocó camiseta o banderín (aunque seguramente los hubo)

Entre sus atacantes de redes sociales, la mayor crítica es que gasta y pretende seguir gastando recursos públicos (que vive del presupuesto público, mientras ataca al régimen) quizá tengan razón, cuando uno vive de un presupuesto el que sea, la mejor manera de conservar el estatus es no atacar la fuente de ingresos, así, en una familia, cuando pretender criticarla debe ser cuando tengas capacidad de mantenerte o en una empresa, cuando vas a denunciar algo, será cuando te vayas, pero entonces ya no tiene caso que critiques o denuncies.

Una sociedad se hace desde adentro y debemos recordar que una pareja, una familia, un grupo organizado (son sociedades), una empresa, sin disidencia no sirve, las estructuras partidistas deben su nombre precisamente a eso a la partición interna y externa, los grupos humanos (todos) se hacen de las diferencias (excepto en México del priato en donde las disidencias éramos estigmatizadas)

Hoy a casi un año del proceso electoral federal del 2012 y más de siete del anterior, “periodistas” como Ricardo Alemán, Eduardo Ruiz Healy, Óscar Mario Beteta (que por cierto en 2006 usó el micrófono de su “noticiero” para llamar a matar a López Obrador) y otros “distinguidos” miembros de esa comunidad siguen “pensando” ya sea por convicción o por convencimiento interesado, que la violencia social es causada por López Obrador,.

Hace unos días en su espacio radiofónico de Imagen el “señor Alemán” en referencia al conflicto de Ceteg y su manifestación sobre la “autopista del sol” dijo casi a la letra “son fanáticos seguidores de AMLO que lo único que buscan es un muerto para martirizarlo”.

Repito una sociedad plural está compuesta por una pluralidad de formas de pensar, comunicar, expresar, manifestar y señalar; México es quizá sólo por debajo de China, la sociedad más plural del mundo (en cuanto a sus raíces originarias) y quizá sólo por debajo de Estado Unidos por su componente global; México es seguramente un crisol (como lo reconoce su Artículo 2º de la Constitución) y hay voces disidentes, hay quienes pensamos diferente (como siempre hubo) pero ahora podemos expresarlo de manera libre.

Casi 100 años de sometimiento, generaron una sociedad muy desigual que está muy insatisfecha con las condiciones actuales y que no cree en el paraíso que nos promete el gobierno actual.

En general, el discurso de odio viene de los que se sienten agredidos en su staus quo, de los que ven en la reacción social un componente para el verdadero cambio u observan en esos brotes de violencia una amenaza a la “estabilidad” de que son beneficiarios, la diferencia entre ese discurso de odio que ellos generan y propician y el que dicen que López Obrador sostiene, es que ellos cuentan con un micrófono y un público cautivo al que se dirigen de manera impune, que ellos son beneficiarios de una concesión del estado mexicano (es decir de nosotros) para dispersar su odio hacia una persona y con ello hacia todos los que NO PENSAMOS o ACTUAMOS conforme a su norma.

La diferencia entre el dispendio de recursos que dicen se observó en las campañas electorales de López Obrador y el que ellos hacen es que se escuda en el sistema de libertad de expresión (al que parece sólo ellos tienen derecho) pues los otros los que no pensamos como ellos NO PODEMOS hacerlo, no debemos hacerlo, lo tenemos prohibido por ellos.

Finalmente e uso de recursos públicos al que con tanta frecuencia hacen referencia, sólo recordarles eso, el espectro radioeléctrico, por el que se transmiten las señales ES PÚBLICO, es decir, es de todos los mexicanos.

SALUD.


Comentarios

Entradas más populares de este blog

millennials y milleniums

Me acuerdo de aquel mensaje de “esperanza e ilusiones” transmitido por un presidente nacional del PRI, en el que tras el caso de Ayotzinapa; me acordé de el “ya sé que no aplauden” o del “ya me cansé” o del “mal momento”; me acordé de la Casa Banca; de la señora martita; me acordé de tantos improperios cometidos por esos gobernantes en las últimas dos décadas.
Vino a mi memoria el pequeño hombrecito de caldeRon y su devastadora política de guerra; vinieron a mi memoria tantos momentos “ilustres” de la actuación de nuestro cartel político nacional.
El 19 de setiembre, apenas unas horas después del movimiento telúrico, un joven (de no más de 25 años de edad <gracias Bosco>) con traje, corbata y zapatos de marca dijo algo así como “yo si me voy a ayudar a esa gente”; me impactó una muchacha (casi una niña <gracias Lau>) que en una esquina muy transitada por gente con dinero, en el periférico pasaba a “platicar” con los automovilistas (de sexo masculino y de más de 35 años) para…

Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas

Esta es la segunda entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.

En 1991 (recién egresado de Economía en el ITAM) cuando Banamex aún era parte del sistema bancario público y se estaba “pensando” la reprivatizado a favor de Alfredo Harp Helú y Roberto Hernández Ramírez (sus dueños desde 1971 y hasta la privatización en 1982) y un grupo de inversionistas agrupados en su entorno; fue colocado como “analista” por su padre que era parte de la dirección de Grupo Mexicano Somex.

Junto con un “equipo” de “ejecutivos” se encargó de generar la primeras “bases” para la reprivatización de esa institución de banca nacional (guiando el regreso de la misma a su previo dueño); así inicia su carrera profesional, entregando parte del patrimonio nacional a los dueños del poder real.

Sólo como dato para el anecdotario, es importante señalar que en marzo de 1994 el señor Harp Helú fue secuestrado (por quienes inte…

Un camino lleno de incógnitas o de corrupción

Esta es la tercera entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.
El uso de recursos públicos para la realización de sus estudios como abogado de la UNAM y su maestría en Yale, Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas.

Pero siendo Secretario Adjunto, fue aprobada la Ley del IPAB y entonces (ante la “emergencia” le fueron asignadas funciones discrecionales para la cancelación de pasivos del Fobaproa y la transferencia como deuda pública al instituto, desde ahí sus “negociaciones” con las cabezas de las instituciones financieras nacionales, especialmente con las más emproblemadas durante el crack del 95-97 fueron muy discrecionales, beneficiando siempre a las que “aportaban” más al crecimiento nacional (o a las que prometían aportar más), a las que aportaban más “crédito” para actividades productivas (o decían que lo harían) pero sobre todo a las que “apoyaban” ciert…