Ir al contenido principal

Entre símbolos y la realidad




Una entrevista en video de siete minutos, llena de imágenes, de símbolos: la bandera con el águila republicana, una escultura de Benito Juárez y otra que representa la justicia; en la que dijo de manera concreta tres cosas:


  • ·         Cambiar al régimen.
  • ·         No estoy obcecado, lucho por ideales.
  • ·         Vamos en 2018
Para lo primero deja claro que está "muy ilusionado en llevar a cabo la cuarta transformación" (supongo que se refiere a un cambio similar a los de la independencia, la reforma y la revolución), pues con eso se está dando respuesta a Ríos Piter que inmediatamente salió a señalar que hay que “cambiar al régimen” es limitado y requiere ser explicado.

En cuanto al segundo punto, pues muy poco hay que decir, si no es una obsesión u obcecación, como decía una querida amiga “no es necedad, es tenacidad” finalmente es lo que sea, es su visión de México, por sobre las visiones de todos los demás y en esa visión de él nos incluye a todos, al cambiar “el voy” para convertirlo en vamos, llegando a lo principal que quería comunicar, llegando a la razón de los siete minutos de “comunicación”.

Sin embargo, hay cosas rescatables en la “entrevista” con la que seguramente Zabludovsy será ahora adorado por aquellos que hace apenas unos días le reclamaban su “tarde soleada” del 2 de octubre de 1968 (como cambian las cosas para los fanáticos) y pasará a ser el mejor periodista de México (después claro está de Aristegui)

Lo primero que dice es que tiene la fórmula para llevar a cabo el cambio y su fórmula verdaderamente mágica es: “acabar con la corrupción” pues sí, esa es la fórmula, esa la conocemos todos (o muchos) desde hace ya algunos años, eso lo sabemos los mexicanos, desde hace unos 200 años y seguramente nuestros ancestros desde antes.

Sólo para rematar con un “me pueden decir peje, pero no soy lagarto” pero quizá sería conveniente que más de 90 millones de mexicanos somos honestos, absolutamente honestos que vivimos la desigualdad, las consecuencias de esa corrupción, que la honestidad no es rivativa, es más bien general.

También, para los fanáticos del peje y sólo como parte de lo que dijo ahí, señala “Morena ganará algunas presidencias municipales, delegaciones del DF y no descartamos ganar alguna gubernatura” pues está clara la limitada capacidad de esa propuesta electoral, yo creo que hasta pueden ganar dos gubernaturas (algo nunca visto para una primera elección de un partido político en México)

Pese a su muy loable explicación de que para cambiar al régimen “nosotros escogimos la vía pacífica” y a su “ilusión” de lograr la cuarta transformación, habría sólo que recordarle que las otras tres transformaciones fueron a base de lucha armada, fueron guerras civiles; entonces la fórmula mágica no sirve si antes no hay un rompimiento con las viejas estructuras.

La visión que algunos tenemos de México, es diferente, para cambiar al régimen hay que destruir las viejas estructuras y eso sólo se logra desquebrajando, destruyendo todo lo que ha atado nuestra capacidad de organización.

Cambiar al régimen no significa ganar elecciones, el cambo es desmontar todas las estructuras corruptas que hasta hoy han dominado México.

SALUD

Te recomiendo:

La encrucijada de la izquierda mexicana
Entre mayas, robos y estrategias políticas




Comentarios

Entradas más populares de este blog

millennials y milleniums

Me acuerdo de aquel mensaje de “esperanza e ilusiones” transmitido por un presidente nacional del PRI, en el que tras el caso de Ayotzinapa; me acordé de el “ya sé que no aplauden” o del “ya me cansé” o del “mal momento”; me acordé de la Casa Banca; de la señora martita; me acordé de tantos improperios cometidos por esos gobernantes en las últimas dos décadas.
Vino a mi memoria el pequeño hombrecito de caldeRon y su devastadora política de guerra; vinieron a mi memoria tantos momentos “ilustres” de la actuación de nuestro cartel político nacional.
El 19 de setiembre, apenas unas horas después del movimiento telúrico, un joven (de no más de 25 años de edad <gracias Bosco>) con traje, corbata y zapatos de marca dijo algo así como “yo si me voy a ayudar a esa gente”; me impactó una muchacha (casi una niña <gracias Lau>) que en una esquina muy transitada por gente con dinero, en el periférico pasaba a “platicar” con los automovilistas (de sexo masculino y de más de 35 años) para…

Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas

Esta es la segunda entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.

En 1991 (recién egresado de Economía en el ITAM) cuando Banamex aún era parte del sistema bancario público y se estaba “pensando” la reprivatizado a favor de Alfredo Harp Helú y Roberto Hernández Ramírez (sus dueños desde 1971 y hasta la privatización en 1982) y un grupo de inversionistas agrupados en su entorno; fue colocado como “analista” por su padre que era parte de la dirección de Grupo Mexicano Somex.

Junto con un “equipo” de “ejecutivos” se encargó de generar la primeras “bases” para la reprivatización de esa institución de banca nacional (guiando el regreso de la misma a su previo dueño); así inicia su carrera profesional, entregando parte del patrimonio nacional a los dueños del poder real.

Sólo como dato para el anecdotario, es importante señalar que en marzo de 1994 el señor Harp Helú fue secuestrado (por quienes inte…

Un camino lleno de incógnitas o de corrupción

Esta es la tercera entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.
El uso de recursos públicos para la realización de sus estudios como abogado de la UNAM y su maestría en Yale, Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas.

Pero siendo Secretario Adjunto, fue aprobada la Ley del IPAB y entonces (ante la “emergencia” le fueron asignadas funciones discrecionales para la cancelación de pasivos del Fobaproa y la transferencia como deuda pública al instituto, desde ahí sus “negociaciones” con las cabezas de las instituciones financieras nacionales, especialmente con las más emproblemadas durante el crack del 95-97 fueron muy discrecionales, beneficiando siempre a las que “aportaban” más al crecimiento nacional (o a las que prometían aportar más), a las que aportaban más “crédito” para actividades productivas (o decían que lo harían) pero sobre todo a las que “apoyaban” ciert…