Ir al contenido principal

¿y qué sentirá?

Anoche, mientras se comentaban los eventos en el DF y otras ciudades de la república en las marchas se me ocurrió preguntar ¿y qué sentirá Peña, al ver esas mantas? ¿pensará que con discursos se compondrá el asunto?, sí México ha cambiado y parece que está dispuesto a reclamar fuerte y claro ¿qué pasará? y tuve respuestas extraordinarias.

Pues mientras Peña sigue cacareando que han hecho (aunque sólo sea eso cacarear) y culpando a los “gobiernos municipales” de lo que está pasando, sin entender o simplemente tratando de descargar culpas.

Entre las respuestas que me llaman la atención es una de un señor que se hace llamar Dimas (aquí no necesariamente el nombre corresponde al obtenido en el Registro Civil) que me dice “no entiende, es sólo un títere que tiene que hacer lo que le dicen, lo que le mandan, lo que les conviene a sus patrones” bajo esa premisa, debo considerar que Peña Nieto sólo tiene como intención cumplir con el mandato constitucional de los dos años, para poder dejar a “alguien” que convenga al grupo de poder, que a la luz de una reunión ayer mismo con los dueños del poder económico que la Rayuela de La Jornada denomina “cónclave en Los Pinos con los dueños del dinero” pues puede ser que ya hasta anden apurados por sondear posibilidades.

Así los gritos de “¡Fuera, Peña!” y ”Peña Nieto, tú no eres Ayotzinapa” parecen cada vez más cercanos a un reclamo que sigue sin atender pero parece que ya entendieron quienes lo pusieron ahí.

Otra respuesta de Mara fue: “está acorralado, sabe que ya no tiene salida y por eso quiere hacernos creer que los problemas son sólo cosméticos” que al analizar el discurso (el de los últimos tres días) se observa a Peña Nieto descargando culpas y asumiendo verdaderamente un papel muy del estilo de un animal herido y acorralado al que incluso le falta fuerza en el discurso (como a los animales heridos les falta enjundia en el ataque) y destila rabia contra los mexicanos (como los animales heridos derraman sangre y furia)

Pues bien, Peña Nieto ha perdido márgenes de operación, su gabinete le ayuda muy poco, de hecho, algunos integrantes de él hasta parecen estorbar.

Sólo para documentar el nivel de descomposición del gabinetazo, les puedo decir que hacia mediados de la semana pasada el señorcito Chuayffet e Idelfonso Guajardo se dieron un agarrón en público, argumentando asuntos de su interés (sin entender ninguno y menos los mexicanos que tiene que ver la educación y la economía) en relación con el asunto del IPN.

En términos generales el actual “gobierno” federal ha reducido su capacidad de acción y ya algunos de sus “miembros” parece querer agarrar su propio camino, baste revisar hoy la información periodística y la inusitada actividad de algunos de los miembros: Osorio Chong asegurando que ya hay otro plan para Guerrero (pues falló el primero y el segundo) o las declaraciones de Luis Videgaray respecto a “bajar impuestos” y hasta la presencia pública de Chuayffet (que sigue sin hacer nada)

Entiendo que una vez cumplidos dos años de gobierno y a pesar de no tener gran cosa que festejar, el próximo sábado tienen programada una fiestecita, en la que seguro los reclamos pueden hacer sentir algo a Peña.

SALUD

Revisa esto otro

“señales de debilidad institucional en ¿algunas? partes de nuestro territorio” SALUD




Comentarios

Entradas más populares de este blog

millennials y milleniums

Me acuerdo de aquel mensaje de “esperanza e ilusiones” transmitido por un presidente nacional del PRI, en el que tras el caso de Ayotzinapa; me acordé de el “ya sé que no aplauden” o del “ya me cansé” o del “mal momento”; me acordé de la Casa Banca; de la señora martita; me acordé de tantos improperios cometidos por esos gobernantes en las últimas dos décadas.
Vino a mi memoria el pequeño hombrecito de caldeRon y su devastadora política de guerra; vinieron a mi memoria tantos momentos “ilustres” de la actuación de nuestro cartel político nacional.
El 19 de setiembre, apenas unas horas después del movimiento telúrico, un joven (de no más de 25 años de edad <gracias Bosco>) con traje, corbata y zapatos de marca dijo algo así como “yo si me voy a ayudar a esa gente”; me impactó una muchacha (casi una niña <gracias Lau>) que en una esquina muy transitada por gente con dinero, en el periférico pasaba a “platicar” con los automovilistas (de sexo masculino y de más de 35 años) para…

Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas

Esta es la segunda entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.

En 1991 (recién egresado de Economía en el ITAM) cuando Banamex aún era parte del sistema bancario público y se estaba “pensando” la reprivatizado a favor de Alfredo Harp Helú y Roberto Hernández Ramírez (sus dueños desde 1971 y hasta la privatización en 1982) y un grupo de inversionistas agrupados en su entorno; fue colocado como “analista” por su padre que era parte de la dirección de Grupo Mexicano Somex.

Junto con un “equipo” de “ejecutivos” se encargó de generar la primeras “bases” para la reprivatización de esa institución de banca nacional (guiando el regreso de la misma a su previo dueño); así inicia su carrera profesional, entregando parte del patrimonio nacional a los dueños del poder real.

Sólo como dato para el anecdotario, es importante señalar que en marzo de 1994 el señor Harp Helú fue secuestrado (por quienes inte…

Un camino lleno de incógnitas o de corrupción

Esta es la tercera entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.
El uso de recursos públicos para la realización de sus estudios como abogado de la UNAM y su maestría en Yale, Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas.

Pero siendo Secretario Adjunto, fue aprobada la Ley del IPAB y entonces (ante la “emergencia” le fueron asignadas funciones discrecionales para la cancelación de pasivos del Fobaproa y la transferencia como deuda pública al instituto, desde ahí sus “negociaciones” con las cabezas de las instituciones financieras nacionales, especialmente con las más emproblemadas durante el crack del 95-97 fueron muy discrecionales, beneficiando siempre a las que “aportaban” más al crecimiento nacional (o a las que prometían aportar más), a las que aportaban más “crédito” para actividades productivas (o decían que lo harían) pero sobre todo a las que “apoyaban” ciert…