Ir al contenido principal

Justicia u olvido


Ya parecen haber arreglado sus “diferencias” (que más parecen coincidencias) PRI y PAN, bajo el lema “yo hago uso de los recursos públicos como tu los hiciste cuando los tuvisteSALUD.

Resulta pues que el PRI tras “demostrar” mediáticamente que el PAN (con la familia Yunes) también uso recursos públicos federales para beneficio de sus candidatos, acalló las demandas panistas por la confabulación de Javier Duarte y sus achichincles en Veracruz, pues vaya pues un SALUD específico para los veracruzanos, en donde sus “gobernantes” hacen del presupuesto público un patrimonio partidista, bueno y para Oaxaca, Puebla, Tabasco, Chiapas, Coahuila, Tamaulipas y para los mexicanos TODOS que ya sabemos que el erario público es patrimonio partidista.

Se reunieron Osorio Chong y las cúpulas partidistas para definir con claridad “hasta donde pueden usarse los recursos públicos para beneficio partidista”, decidieron que sin demora hay que darle pa’lante al Pacto por México y pa’tras a los mexicanos, SALUD.

Y aunque sostienen que la Cruzada contra el hambre NO TIENE tintes partidistas NI INTENCIONES electorales, entre las 20 cuentas seguidas por @sinhambre en Twitter esta @CCQ_PRI (Cesar Camacho) Presidente del CEN del PRI, SALUD.


Claro no están ni Jesús Sambrano, ni Gustavo Madero y mucho menos los otros presidentitos de partiditos politiquitos nacionales o regionales o locales, esos no importan.

Ya la PGR tiene lisa la averiguación previa del caso Veracruz y el NO ejercicio de acción penal alguna por “falta de elementos” para ejecutarla, aunque en realidad lo que le falta a esa “institución” (que tanto defienden) son pantalones y toma decisiones.

Insisto, tan corruptos unos como los otros, tan ineptos unos como los otros y tan impunes unos como los otros, esperar el olvido de los mexicanos a cambio del acuerdo de las cúpulas es y ha sido su herramienta para gozar de nuestros recursos.

Ese olvido, que de indignación pasa a recuerdo, para después convertirse en tolerancia por conveniencia, es decir, si ellos se roban miles de millones yo puedo robarme unos cuantos pesos o puedo dejar de pagar impuestos o puedo hacer tantas cosas indebidas, prohibidas o sancionadas, siempre y cuando no me cachen.

Sin embargo, ese olvido al que apuestan nuestros “administradores” públicos y las cúpulas partidistas, se está convirtiendo en hartazgo social, va a dejar de ser complicidad para convertirse en repudio por fastidio.

Las movilizaciones violentas que se presentan hoy en diferentes latitudes nacionales causan horror a los “comunicadores” y transmiten de manera reiterativa escenas para que la sociedad se indigne por que un “grupo de vándalos” atacó comercios o tiene tomada la torre de rectoría de a UNAM, para que su público pida la inmediata intervención de las fuerzas del orden, como si en ello les fuera la vida.

Y sí, a esos “comunicadores” y a sus patrones nuestros “administradores públicos” les va la vida en el control de la violencia, pues cuando los ánimos populares se desbordan, las “instituciones” están en riesgo y lo último que ellos quieren es un pueblo hambriento de justicia, pero siguen generando impunidad y apostando al olvido.

SALUD.


Comentarios

Entradas más populares de este blog

millennials y milleniums

Me acuerdo de aquel mensaje de “esperanza e ilusiones” transmitido por un presidente nacional del PRI, en el que tras el caso de Ayotzinapa; me acordé de el “ya sé que no aplauden” o del “ya me cansé” o del “mal momento”; me acordé de la Casa Banca; de la señora martita; me acordé de tantos improperios cometidos por esos gobernantes en las últimas dos décadas.
Vino a mi memoria el pequeño hombrecito de caldeRon y su devastadora política de guerra; vinieron a mi memoria tantos momentos “ilustres” de la actuación de nuestro cartel político nacional.
El 19 de setiembre, apenas unas horas después del movimiento telúrico, un joven (de no más de 25 años de edad <gracias Bosco>) con traje, corbata y zapatos de marca dijo algo así como “yo si me voy a ayudar a esa gente”; me impactó una muchacha (casi una niña <gracias Lau>) que en una esquina muy transitada por gente con dinero, en el periférico pasaba a “platicar” con los automovilistas (de sexo masculino y de más de 35 años) para…

Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas

Esta es la segunda entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.

En 1991 (recién egresado de Economía en el ITAM) cuando Banamex aún era parte del sistema bancario público y se estaba “pensando” la reprivatizado a favor de Alfredo Harp Helú y Roberto Hernández Ramírez (sus dueños desde 1971 y hasta la privatización en 1982) y un grupo de inversionistas agrupados en su entorno; fue colocado como “analista” por su padre que era parte de la dirección de Grupo Mexicano Somex.

Junto con un “equipo” de “ejecutivos” se encargó de generar la primeras “bases” para la reprivatización de esa institución de banca nacional (guiando el regreso de la misma a su previo dueño); así inicia su carrera profesional, entregando parte del patrimonio nacional a los dueños del poder real.

Sólo como dato para el anecdotario, es importante señalar que en marzo de 1994 el señor Harp Helú fue secuestrado (por quienes inte…

Un camino lleno de incógnitas o de corrupción

Esta es la tercera entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.
El uso de recursos públicos para la realización de sus estudios como abogado de la UNAM y su maestría en Yale, Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas.

Pero siendo Secretario Adjunto, fue aprobada la Ley del IPAB y entonces (ante la “emergencia” le fueron asignadas funciones discrecionales para la cancelación de pasivos del Fobaproa y la transferencia como deuda pública al instituto, desde ahí sus “negociaciones” con las cabezas de las instituciones financieras nacionales, especialmente con las más emproblemadas durante el crack del 95-97 fueron muy discrecionales, beneficiando siempre a las que “aportaban” más al crecimiento nacional (o a las que prometían aportar más), a las que aportaban más “crédito” para actividades productivas (o decían que lo harían) pero sobre todo a las que “apoyaban” ciert…