Ir al contenido principal

Señales de autoritarismo


Se dice que “los pueblos” están dispuestos a perder parte de las libertades individuales a fin de ganar estabilidad social y “prosperidad colectiva” de hecho hay investigaciones de opinión que muestran una creciente resignación social ante la presencia represiva del Estado, para mantener la “paz social”

Se asume que la pobreza (medida en razón de carencia de bienes) es resultado de ausencia de políticas regulatorias suficientes y de estados débiles, omisos o carentes de voluntad para aplicar la ley y se presume en consecuencia la necesidad de que una mayor participación estatal puede reconstruir el capital social de territorios afectados por la pobreza, la exclusión, la desigualdad y la violencia.

Pero ello lleva necesariamente a la necesidad de control social (como lo denominan los clásicos) es decir a la infiltración de los grupos sociales, de las organizaciones, de las comunidades, en fin, al Estado omnipresente.

En México, tras el surgimiento del EZLN y como parte de los procesos y “estrategias” de contención social el entonces Secretario de Gobernación (el señorcito Chuayffet) “recomendó” el fortalecimiento de organizaciones sociales alternativas (es decir contrarias al movimiento zapatista) y pues las cosas acabaron mal con la matanza de Acteal.

En el estado de Hidalgo (la cuarta entidad federativa con peores indicadores de pobreza), desde entonces se ha aplicado de manera sistemática el uso de los programas de Desarrollo Social con claros tintes de contención social (favoreciendo a grupos afines a la política gubernamental)

Es decir desde Murillo Karam la política social del estado se guía por afinidades y “beneficia” más a aquellas comunidades que se aplican en cuestiones políticas, de hecho hay comunidades en la Huasteca hidalguense bajo mandos alternos, eso que ahora está tan de moda y tanto critican los vovoseros (así) mediáticos (televisa y TVazteca) de grupos paramilitares o grupos de autodefensa o policías comunitarias, en Hidalgo son parte del cotidiano (aunque no están en carreteras, sino en caminos vecinales).

Ante la crisis social y de seguridad actual, con la ausencia de mecanismos de control social ese esquema parece reproducirse y ante la ausencia de autoridad surge una pregunta ¿el sistema está preparado para evitar el estallido social? y la respuesta inmediata es NO, no lo está.

Desde hace años, amplias franjas del territorio se encuentran bajo el dominio del crimen organizado, los grupos de facto han infiltrado además las instituciones (un estudio reciente muestra que 6 de cada 10 cuerpos policiacos municipales están podridos, que incluso algunas de esas estructuras están al servicio de bandas criminales.

En contraste, ayer el partidazo de estado (o lo que queda de él) se reúne en su Asamblea Nacional como en los viejos tiempos, con matracas, música de banda  y cohetones, para conmemorar un aniversario más y regresar a las prácticas tradicionales.

Veo con preocupación (y creo no ser el único) señales inequívocas de regresión hacia estadíos de control social preocupantes, hacía etapas de corporativismo que habíamos creído superadas, el uso de recursos públicos para generar grupos de contención social puede convertirse en un atractivo mecanismo político para hacer aparecer al estado como garante social y aunque se pierdan libertades, se gana en seguridad.

Cuidar esos espacios de impunidad en el manejo de recursos públicos, que los administradores públicos han usado tan a su manera como patrimonio personal y para garantizar su permanencia es nuestra responsabilidad, permitir el regreso de etapas superadas sólo llevará a mayores niveles de represión.

SALUD.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas

Esta es la segunda entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.

En 1991 (recién egresado de Economía en el ITAM) cuando Banamex aún era parte del sistema bancario público y se estaba “pensando” la reprivatizado a favor de Alfredo Harp Helú y Roberto Hernández Ramírez (sus dueños desde 1971 y hasta la privatización en 1982) y un grupo de inversionistas agrupados en su entorno; fue colocado como “analista” por su padre que era parte de la dirección de Grupo Mexicano Somex.

Junto con un “equipo” de “ejecutivos” se encargó de generar la primeras “bases” para la reprivatización de esa institución de banca nacional (guiando el regreso de la misma a su previo dueño); así inicia su carrera profesional, entregando parte del patrimonio nacional a los dueños del poder real.

Sólo como dato para el anecdotario, es importante señalar que en marzo de 1994 el señor Harp Helú fue secuestrado (por quienes inte…

Un camino lleno de incógnitas o de corrupción

Esta es la tercera entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.
El uso de recursos públicos para la realización de sus estudios como abogado de la UNAM y su maestría en Yale, Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas.

Pero siendo Secretario Adjunto, fue aprobada la Ley del IPAB y entonces (ante la “emergencia” le fueron asignadas funciones discrecionales para la cancelación de pasivos del Fobaproa y la transferencia como deuda pública al instituto, desde ahí sus “negociaciones” con las cabezas de las instituciones financieras nacionales, especialmente con las más emproblemadas durante el crack del 95-97 fueron muy discrecionales, beneficiando siempre a las que “aportaban” más al crecimiento nacional (o a las que prometían aportar más), a las que aportaban más “crédito” para actividades productivas (o decían que lo harían) pero sobre todo a las que “apoyaban” ciert…

Desastres naturales vs desastre gubernamental

Dos movimientos telúricos en un lapso de menos de 15 días el primero, el mayor que se haya sentido en México desde que se tiene registro de ellos y el segundo (cuando menos que yo recuerde) el primero con esa magnitud en tierra firme, uno as unos kilómetros de Chiapas y el otro en los límites de los territorios de Puebla y Morelos.
El primero día siete de septiembre, que actuó contra poblaciones del sur del país, causando el mayor daño en el Istmo de Tehuantepec, en una ya muy de por sí olvidada y depauperada zona; apenas habían reaccionado nuestros “ilustrísimos” personajes públicos y estaban realizando (o cuando menos eso decían) los censos de daños (como si un censo sirviera para algo) y un nuevo cataclismo que me hizo recordar (de manera vívida) una imagen satelital que mostraba la devastación causada en Managua por un sismo de 6.5 grados Richter a unos Kilómetros de esa capital Centroamericana en 1972 y pensar en la inmensa pérdida humana, material y financiera que podría ocasiona…