Ir al contenido principal

Señales de autoritarismo


Se dice que “los pueblos” están dispuestos a perder parte de las libertades individuales a fin de ganar estabilidad social y “prosperidad colectiva” de hecho hay investigaciones de opinión que muestran una creciente resignación social ante la presencia represiva del Estado, para mantener la “paz social”

Se asume que la pobreza (medida en razón de carencia de bienes) es resultado de ausencia de políticas regulatorias suficientes y de estados débiles, omisos o carentes de voluntad para aplicar la ley y se presume en consecuencia la necesidad de que una mayor participación estatal puede reconstruir el capital social de territorios afectados por la pobreza, la exclusión, la desigualdad y la violencia.

Pero ello lleva necesariamente a la necesidad de control social (como lo denominan los clásicos) es decir a la infiltración de los grupos sociales, de las organizaciones, de las comunidades, en fin, al Estado omnipresente.

En México, tras el surgimiento del EZLN y como parte de los procesos y “estrategias” de contención social el entonces Secretario de Gobernación (el señorcito Chuayffet) “recomendó” el fortalecimiento de organizaciones sociales alternativas (es decir contrarias al movimiento zapatista) y pues las cosas acabaron mal con la matanza de Acteal.

En el estado de Hidalgo (la cuarta entidad federativa con peores indicadores de pobreza), desde entonces se ha aplicado de manera sistemática el uso de los programas de Desarrollo Social con claros tintes de contención social (favoreciendo a grupos afines a la política gubernamental)

Es decir desde Murillo Karam la política social del estado se guía por afinidades y “beneficia” más a aquellas comunidades que se aplican en cuestiones políticas, de hecho hay comunidades en la Huasteca hidalguense bajo mandos alternos, eso que ahora está tan de moda y tanto critican los vovoseros (así) mediáticos (televisa y TVazteca) de grupos paramilitares o grupos de autodefensa o policías comunitarias, en Hidalgo son parte del cotidiano (aunque no están en carreteras, sino en caminos vecinales).

Ante la crisis social y de seguridad actual, con la ausencia de mecanismos de control social ese esquema parece reproducirse y ante la ausencia de autoridad surge una pregunta ¿el sistema está preparado para evitar el estallido social? y la respuesta inmediata es NO, no lo está.

Desde hace años, amplias franjas del territorio se encuentran bajo el dominio del crimen organizado, los grupos de facto han infiltrado además las instituciones (un estudio reciente muestra que 6 de cada 10 cuerpos policiacos municipales están podridos, que incluso algunas de esas estructuras están al servicio de bandas criminales.

En contraste, ayer el partidazo de estado (o lo que queda de él) se reúne en su Asamblea Nacional como en los viejos tiempos, con matracas, música de banda  y cohetones, para conmemorar un aniversario más y regresar a las prácticas tradicionales.

Veo con preocupación (y creo no ser el único) señales inequívocas de regresión hacia estadíos de control social preocupantes, hacía etapas de corporativismo que habíamos creído superadas, el uso de recursos públicos para generar grupos de contención social puede convertirse en un atractivo mecanismo político para hacer aparecer al estado como garante social y aunque se pierdan libertades, se gana en seguridad.

Cuidar esos espacios de impunidad en el manejo de recursos públicos, que los administradores públicos han usado tan a su manera como patrimonio personal y para garantizar su permanencia es nuestra responsabilidad, permitir el regreso de etapas superadas sólo llevará a mayores niveles de represión.

SALUD.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿De qué se sorprenden?

Cuando Fox andaba de campaña, de manera campirana, de forma común, en un lenguaje entendible nos dijo que los hombres del gobierno no eran dioses, los llamó rateros, les dijo víboras, los comparó con tepocatas (que para los que no lo sepan son las crías del renacuajo); su florido lenguaje lo hizo ser gracioso y hasta le ganó adeptos, pero su suprema ignorancia de la historia y hasta de temas comunes, nos permitió a nosotros poder decirle estúpido; Fox al hacer descender a los otros se hizo vulnerable a él mismo.
Cuando formó el gabinetazo, había entre sus integrantes algunos que ni su nombre sabían escribir, les platico de un subsecretario que se llamaba Oscar (y cuando se lo pronuncié me dijo no: Óscar (pues entonces hay que ponerle acento) también de un Director General que sus apellidos eran Ortíz Ortíz y cuando le explicabas que no iban tildados, te respondía que no era ideota (así)
En 2004 una secretaria (de ese gabinetazo) se jactaba de haber permanecido toda la noche esperando…

Desastre previsible

Hace ya más de un mes me atrevía a “pronosticar” con base en datos estadísticos, que Morena sería la beneficiaria de la crisis de credibilidad en edoMex, hoy, ya lejos de la información estadística y más cerca de la información política, primero el PRD ya “decidió” (muy forzado por las circunstancias) por Juan Zepeda, ex presidente municipal de Netzahualcoyotl, el PT va con Óscar González Yáñez y se registraron tres “independientes” entre ellos el expresidente estatal del PRI, Isidro Pastor Medrano y una empresaria de nombre Teresa Castell.
Todos ellos con muy pocas posibilidades de lograr un resultado favorable en el proceso electoral, de hecho, hay análisis que prevén que PT perderá su registro local y que colocan al PRD en quinto lugar.
La desesperación del PRI, se muestra con la “caravana” de funcionarios locales y federales repartiendo dádivas en Toluca y los municipios más poblados de la entidad, llegando incluso al ridículo de mandar a la güilota (gaviota); también se muestra en …

millennials y milleniums

Me acuerdo de aquel mensaje de “esperanza e ilusiones” transmitido por un presidente nacional del PRI, en el que tras el caso de Ayotzinapa; me acordé de el “ya sé que no aplauden” o del “ya me cansé” o del “mal momento”; me acordé de la Casa Banca; de la señora martita; me acordé de tantos improperios cometidos por esos gobernantes en las últimas dos décadas.
Vino a mi memoria el pequeño hombrecito de caldeRon y su devastadora política de guerra; vinieron a mi memoria tantos momentos “ilustres” de la actuación de nuestro cartel político nacional.
El 19 de setiembre, apenas unas horas después del movimiento telúrico, un joven (de no más de 25 años de edad <gracias Bosco>) con traje, corbata y zapatos de marca dijo algo así como “yo si me voy a ayudar a esa gente”; me impactó una muchacha (casi una niña <gracias Lau>) que en una esquina muy transitada por gente con dinero, en el periférico pasaba a “platicar” con los automovilistas (de sexo masculino y de más de 35 años) para…