Ir al contenido principal

Entre borrachines y exhibicionistas

Pensaba escribir respecto de la “reaparición” de caldeRon y su fundación para el Desarrollo Humano Sustentable, pero he escrito tanto de él que considero poco probable aportar algo nuevo o diferente, por lo que les dejo algunas entradas:
No son ni con mucho todas, pero quizá sean las más representativas respecto de la doble moral de algunos de los miembros de primer nivel de ese instituto político, aunque ella no es privativa de los panistas, de hecho quizá y por desgracia es parte de la estructura de poder y social de México, en donde por un lado se habla de “legalidad” y de manera paralela se aplica de manera discrecional la misma.

Pero ayer, el líder municipal de Campeche del Partido Acción Nacional, José Inurreta Borges, fue exhibido (por él mismo aunque de manera indirecta) como exhibicionista (que contradicción tan absurda, aunque parezca pleonasmo)

Sucede que el señor Inurreta dejó cargando su celular “un momentito” en una asamblea estatal de ese partido (la cultura de la legalidad de que tanto hablan, empieza por aprovechar cualquier manera de beneficiarse, aunque sea cargando su teléfono celular) y ese aparatito (con información personal) “desapareció” (otra parte de la cultura de la legalidad, entre puros correligionarios), cosa que sucede hasta en las mejores familias, como dice PeñaSALUD

Ahí había unas imágenes fotográficas del mismo señor Inurreta luciendo un brasier (nada especial) y con una peluca, en fin un travesti (muy feo por cierto)  SALUD

Es por demás intentar denigrar o defender a una persona por sus preferencias en la manera de vestirse o arreglar su apariencia personal, incluso por su preferencia sexual en caso de que fuera el caso (otro pleonasmo), de hecho voy a platicarles una anécdota precisamente que tengo de una comunidad de Hopelchén (ahí en Campeche)

Hacia 1996 fui a realizar unos pagos a profesores que habían realizado cursos en fin de semana y por cuestión de transporte, me tocó quedarme en una localidad con una concentración poblacional indígena (maya) muy alta (más de 40 por ciento), en la mañana algunas madres en compañía de sus hijos e hijas, se dirigían a la plaza en donde había de realizar el pago a los maestros (eran como 20 de diversas localidades cercanas) y le dejaban encargados a los hijos a una pareja homosexual de hombres (que después me enteré eran profesores ambos) pues ellas (las madres) tenían que trasladarse a realizar compras.

Me tocó compartir el autobús hacia la cabecera municipal con algunas de las madres y en plática me enteré que los profesores eran pareja desde hace 15 años, que no habían tenido hijos y que cada fin de semana se quedaban con los niños de la localidad y de otras localidades pues las madres CONFIABAN plenamente en ellos (claro, más que en el párroco)

La cultura maya acepta (sin restricción) la homosexualidad, como otras muchas culturas autóctonas de nuestro territorio.

Es la “moralidad” de ese líder local de un partido “moralista” lo que se cuestiona, la incongruencia en su vida personal y su actuar.

Como en el caso de caldeRon en que acorde con sus “principios” moralistas, su yo moral le habla de legalidad y humanismo, mientras que su yo profundo y verdadero lo impulsa a aprovecharse de su posición personal para beneficio personal, hasta que NOSOTROS se lo permitamos.

Mientras una pareja de profesores homosexuales se pueden hacer cargo de los niños de las comunidades, los "políticos" no se pueden hacer cargo de SU VIDA, menos de las de México.

SALUD


Comentarios

Entradas más populares de este blog

millennials y milleniums

Me acuerdo de aquel mensaje de “esperanza e ilusiones” transmitido por un presidente nacional del PRI, en el que tras el caso de Ayotzinapa; me acordé de el “ya sé que no aplauden” o del “ya me cansé” o del “mal momento”; me acordé de la Casa Banca; de la señora martita; me acordé de tantos improperios cometidos por esos gobernantes en las últimas dos décadas.
Vino a mi memoria el pequeño hombrecito de caldeRon y su devastadora política de guerra; vinieron a mi memoria tantos momentos “ilustres” de la actuación de nuestro cartel político nacional.
El 19 de setiembre, apenas unas horas después del movimiento telúrico, un joven (de no más de 25 años de edad <gracias Bosco>) con traje, corbata y zapatos de marca dijo algo así como “yo si me voy a ayudar a esa gente”; me impactó una muchacha (casi una niña <gracias Lau>) que en una esquina muy transitada por gente con dinero, en el periférico pasaba a “platicar” con los automovilistas (de sexo masculino y de más de 35 años) para…

Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas

Esta es la segunda entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.

En 1991 (recién egresado de Economía en el ITAM) cuando Banamex aún era parte del sistema bancario público y se estaba “pensando” la reprivatizado a favor de Alfredo Harp Helú y Roberto Hernández Ramírez (sus dueños desde 1971 y hasta la privatización en 1982) y un grupo de inversionistas agrupados en su entorno; fue colocado como “analista” por su padre que era parte de la dirección de Grupo Mexicano Somex.

Junto con un “equipo” de “ejecutivos” se encargó de generar la primeras “bases” para la reprivatización de esa institución de banca nacional (guiando el regreso de la misma a su previo dueño); así inicia su carrera profesional, entregando parte del patrimonio nacional a los dueños del poder real.

Sólo como dato para el anecdotario, es importante señalar que en marzo de 1994 el señor Harp Helú fue secuestrado (por quienes inte…

Un camino lleno de incógnitas o de corrupción

Esta es la tercera entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.
El uso de recursos públicos para la realización de sus estudios como abogado de la UNAM y su maestría en Yale, Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas.

Pero siendo Secretario Adjunto, fue aprobada la Ley del IPAB y entonces (ante la “emergencia” le fueron asignadas funciones discrecionales para la cancelación de pasivos del Fobaproa y la transferencia como deuda pública al instituto, desde ahí sus “negociaciones” con las cabezas de las instituciones financieras nacionales, especialmente con las más emproblemadas durante el crack del 95-97 fueron muy discrecionales, beneficiando siempre a las que “aportaban” más al crecimiento nacional (o a las que prometían aportar más), a las que aportaban más “crédito” para actividades productivas (o decían que lo harían) pero sobre todo a las que “apoyaban” ciert…