Ir al contenido principal

La ciudad que necesitamos

Desde hace tiempo he venido señalando que la población de nuestra ciudad si cambió y lo demostró en el proceso electoral federal y local de hace seis meses; pero ha venido cambiando y mostrando ese cambio desde hace más de treinta años, ha superado con mucho a sus autoridades, ha manifestado de manera clara sus intereses y se ha organizado de manera autónoma, sin tutelajes, ejerciendo su soberanía y comunicándola de manera clara.

Lo mostró en la tragedia de 1985 y volvió a volcarse cuando en 1988 en un proceso electoral competido decidió descubrir una vocación democrática; desde entonces la población de la ciudad de México es, sin lugar a dudas la más plural del país y con una clara vocación de izquierda.

Esto viene a cuento en virtud del ejercicio de consulta popular realizado este fin de semana en la delegación Cuauhtémoc, respecto del CCC (Corredor Chapultepec que la autoridad denominó Cultural y la población Comercial) en la que sin lugar a dudas la población que asistió a votar dijo no a esa mega obra.

Ya empezó la andanada de críticas al ejercicio, cuando menos hoy he escuchado de parte de los comunicadores y “analistas” en el sentido de que si todas las decisiones de gobierno se consultan con la población, no habrá posibilidad de avanzar; en e sentido de que si cada obra que hará el gobierno del DF debe consultarse pues ya estuvo que no habrá obras; en el sentido de que sólo participó en este ejercicio una muy pequeña porción de la población que debía hacerlo; en el sentido de que los que asistieron fueron los que tenían una aversión al proyecto; señalando que hubo una clara intención de un grupo por la negativa y en otros muchos sentidos.

Aun aceptando que todas las críticas son ciertas, lo que de antemano sé que no es cierto, pues los intereses económicos de esa inversión privada en un espacio público, son muy poderosos y mueven hasta conciencias.

Pero, insistiendo en la necesidad de que la ciudad de México (y que el país) requiere una “modernización” y la muestra de que hay mecanismos de consulta que permiten conocer la opinión de la población (de una parte o de la que está interesada), desde hace tiempo insisto en la necesidad de que esos desarrollos arquitectónicos destinados a actividades culturales, comerciales, sociales o de esparcimiento; puedan ser consultados de manera permanente y sistemática por parte de la autoridad.

Por la local (en el caso del DF o cualquier municipio o estado) o por la federal cuando sea su competencia; me imagino el gusto con que miles de capitalinos recibieron hace unos años la “decisión” de la autoridad del DF, cuando anunció el retiro del comercio ambulante del centro histórico (ahora ya de regreso gracias a la “flexibilización” de la política pública), pero ¿Cuántos capitalinos y no capitalinos disfrutábamos de ese comercio, de esa manifestación de la cultura comercial del pueblo mexicano? y no fuimos consultados al respecto.

Me pregunto ¿Cuál será el destino de una propuesta legislativa para “regular” las marchas y manifestaciones de la población afectada por actos de gobierno en la ciudad y en el país? (pues aunque a los “legisladores” del PAN no les guste, esta ciudad es de todos los mexicanos), si hay muchos habitantes de este pedacito de México que les molestan, pero quizá (sólo quizá) haya otros muchos que pensamos que el derecho a manifestar la inconformidad contra acciones de gobierno está por arriba de la de libre circulación.

Para ello, propongo que la autoridad administrativa haga públicos los planes de desarrollo urbano, que nos informe cuáles son sus planes (culturales o comerciales) y la población interesada (quizá sólo la afectada) pueda complementar con su opinión esas propuestas.

Puedo casi asegurar que el CCC, una vez colocado como propuesta pudo haber sido con la opinión de los residentes, quizá con salidas alternas, con mejora de vivienda, con alternativas comerciales externas y un verdadero centro cultural como eje del proyecto; pero la autoridad se empecinó en un proyecto a la medida de los inversionistas, con una concepción absolutamente comercial del mismo.

Hace algunos años que conocí por ejemplo el desarrollo del área de la Alameda, experimenté un escalofrío, pues en él no se consideraba a las personas que habitan las inmediaciones de la misma, de hecho sólo contemplaba los intereses de los grandes inversores (compañías hoteleras, plazas comerciales y desarrolladores de vivienda de lujo) entonces hasta me atreví a señalarle al que entonces era Director del Fideicomiso la readecuación de la propuesta empezando por el desarrollo de espacios de vivienda y comerciales para los que ahí vivían o hacían sus actividades comerciales, desde Juárez y hasta Izazaga, desde Bucareli y hasta el Eje Central hay una posibilidad de desarrollo comercial y de servicios impresionante, pero hay que incluir a los habitantes d esos espacios, hay que hacer atractivo el desarrollo para ellos y hasta se puede hacer que crezca la ciudad de una manera impresionante.

Así, en las inmediaciones de la Av. Chapultepec desde el circuito interior y hasta Insurgentes, se puede desarrollar una gran proyecto de vivienda popular (con más de 45 m2 por micro departamento), con vivienda individual o colectiva para los ancianos dueños de vivienda; con locales comerciales preferentes para los que ahora realizan sus actividades comerciales ahí; pero haciendo que surja un nuevo polo de desarrollo ordenado e incluyente.

Hay muchos “negocios” que pueden hacer las “autoridades” de la Ciudad, pero siempre tendrán mejor posibilidad de lograr la aprobación de la gente, si los incluyen.

Pueden argumentar lo que les venga en gana, la verdad es que el CCC, olvidó que ahí vivían personas, ignoró que ahí ya hay actividad comercial y simplemente se enfocó en sus inversionistas, por eso fue rechazado.

La ciudad que los habitantes y el país que los mexicanos queremos es la que nos incluya, nos tome en cuenta.

SALUD

Te recomiendo:




Comentarios

Entradas más populares de este blog

millennials y milleniums

Me acuerdo de aquel mensaje de “esperanza e ilusiones” transmitido por un presidente nacional del PRI, en el que tras el caso de Ayotzinapa; me acordé de el “ya sé que no aplauden” o del “ya me cansé” o del “mal momento”; me acordé de la Casa Banca; de la señora martita; me acordé de tantos improperios cometidos por esos gobernantes en las últimas dos décadas.
Vino a mi memoria el pequeño hombrecito de caldeRon y su devastadora política de guerra; vinieron a mi memoria tantos momentos “ilustres” de la actuación de nuestro cartel político nacional.
El 19 de setiembre, apenas unas horas después del movimiento telúrico, un joven (de no más de 25 años de edad <gracias Bosco>) con traje, corbata y zapatos de marca dijo algo así como “yo si me voy a ayudar a esa gente”; me impactó una muchacha (casi una niña <gracias Lau>) que en una esquina muy transitada por gente con dinero, en el periférico pasaba a “platicar” con los automovilistas (de sexo masculino y de más de 35 años) para…

Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas

Esta es la segunda entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.

En 1991 (recién egresado de Economía en el ITAM) cuando Banamex aún era parte del sistema bancario público y se estaba “pensando” la reprivatizado a favor de Alfredo Harp Helú y Roberto Hernández Ramírez (sus dueños desde 1971 y hasta la privatización en 1982) y un grupo de inversionistas agrupados en su entorno; fue colocado como “analista” por su padre que era parte de la dirección de Grupo Mexicano Somex.

Junto con un “equipo” de “ejecutivos” se encargó de generar la primeras “bases” para la reprivatización de esa institución de banca nacional (guiando el regreso de la misma a su previo dueño); así inicia su carrera profesional, entregando parte del patrimonio nacional a los dueños del poder real.

Sólo como dato para el anecdotario, es importante señalar que en marzo de 1994 el señor Harp Helú fue secuestrado (por quienes inte…

Un camino lleno de incógnitas o de corrupción

Esta es la tercera entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.
El uso de recursos públicos para la realización de sus estudios como abogado de la UNAM y su maestría en Yale, Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas.

Pero siendo Secretario Adjunto, fue aprobada la Ley del IPAB y entonces (ante la “emergencia” le fueron asignadas funciones discrecionales para la cancelación de pasivos del Fobaproa y la transferencia como deuda pública al instituto, desde ahí sus “negociaciones” con las cabezas de las instituciones financieras nacionales, especialmente con las más emproblemadas durante el crack del 95-97 fueron muy discrecionales, beneficiando siempre a las que “aportaban” más al crecimiento nacional (o a las que prometían aportar más), a las que aportaban más “crédito” para actividades productivas (o decían que lo harían) pero sobre todo a las que “apoyaban” ciert…