Ir al contenido principal

Vamos a creer la versión oficial


Supongamos primero que hay un ducto de gas que llega hasta el sótano de ese edificio anexo a la torre de PEMEX, que obviamente transporta gas para esa u otra instalación de la paraestatal, es decir que en esas instalaciones administrativas se requiere de ese gas para calentar o procesar algo, supongamos que alimentos, pues en instalaciones administrativas no puede usarse para otra cosa.

Dice la ficha técnica de la Torre señala una capacidad para 7 mil empleados y un CENDI que pudiera albergar a 400 niños, es decir menos de 8 mil personas en total ¿Cuántas de ellas se alimentaban en esas instalaciones?

Supongamos que todos los infantes (aunque no todos ellos requieren de alimentos calientes) y supongamos también que una tercera parte de los adultos (trabajadores y trabajadoras administrativos de la Torre)

En total menos de 2,500 personas, es decir, se requiere un ducto de gas comercial para dotar de gas a las instalaciones de la misma, de una 2 pulgadas de diámetro y con una capacidad para expulsar unos 2.5 litros de gas por segundo, es decir unos 150 litros por hora.

Si un piso de la torre tiene unos 7.5 mil metros cuadrados y consideramos una altura de 2.5 metros por piso (dado que es sótano) debemos considerar un espacio de más de 4 mil metros cúbicos a llenar con gas (como dicen los economistas “ceteris paribus”) es decir poco menos de 500 horas para llenar el espacio con gas ¿naiden (así) notaría un olor a gas o desagradable por más de 200 horas?, ¿al ingreso de cuatro trabajadores a ese nivel se escapó parte de lo acumulado?; pero supongamos más y consideremos que no hubo persona alguna que percibiera el olor a gas y que además no se requirió que se llenará todo el espacio de gas, sólo una cuarta parte del mismo para generar esa explosión (que fue capas de derrumbar parte del mezzanine de la torre y de dañar las estructuras del 1º y 2º nivel de la misma.

Supongamos que durante unas 100 horas se derramó gas a través de un ducto comercial en un sótano de una torre de PEMOX y que causó ese daño.

La Ciudad de México y otras ciudades de la República se encuentran tapizadas por ductos de gas que surten a amplias zonas industriales, comerciales y habitacionales, ductos no de dos pulgadas sino de 30 ductos no de 1976 en que se construyó la Torre de PEMEX, sino de mucho tiempo antes (surten a la Zona industrial Vallejo o a Tlatelolco) quizá de finales de los 50.

¿Cuánto tardarán esos ductos en generar una explosión en esa ciudad?

No supongo negligencia, pues seguro la autorida (así) se encargará de dejar claro que no la hubo, pero ¿no sería importante revisar desde ahora las instalaciones de PEMEX en los grandes centros urbanos del país? O ¿quizá todas?

SALUD

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas

Esta es la segunda entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.

En 1991 (recién egresado de Economía en el ITAM) cuando Banamex aún era parte del sistema bancario público y se estaba “pensando” la reprivatizado a favor de Alfredo Harp Helú y Roberto Hernández Ramírez (sus dueños desde 1971 y hasta la privatización en 1982) y un grupo de inversionistas agrupados en su entorno; fue colocado como “analista” por su padre que era parte de la dirección de Grupo Mexicano Somex.

Junto con un “equipo” de “ejecutivos” se encargó de generar la primeras “bases” para la reprivatización de esa institución de banca nacional (guiando el regreso de la misma a su previo dueño); así inicia su carrera profesional, entregando parte del patrimonio nacional a los dueños del poder real.

Sólo como dato para el anecdotario, es importante señalar que en marzo de 1994 el señor Harp Helú fue secuestrado (por quienes inte…

Un camino lleno de incógnitas o de corrupción

Esta es la tercera entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.
El uso de recursos públicos para la realización de sus estudios como abogado de la UNAM y su maestría en Yale, Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas.

Pero siendo Secretario Adjunto, fue aprobada la Ley del IPAB y entonces (ante la “emergencia” le fueron asignadas funciones discrecionales para la cancelación de pasivos del Fobaproa y la transferencia como deuda pública al instituto, desde ahí sus “negociaciones” con las cabezas de las instituciones financieras nacionales, especialmente con las más emproblemadas durante el crack del 95-97 fueron muy discrecionales, beneficiando siempre a las que “aportaban” más al crecimiento nacional (o a las que prometían aportar más), a las que aportaban más “crédito” para actividades productivas (o decían que lo harían) pero sobre todo a las que “apoyaban” ciert…

Desastres naturales vs desastre gubernamental

Dos movimientos telúricos en un lapso de menos de 15 días el primero, el mayor que se haya sentido en México desde que se tiene registro de ellos y el segundo (cuando menos que yo recuerde) el primero con esa magnitud en tierra firme, uno as unos kilómetros de Chiapas y el otro en los límites de los territorios de Puebla y Morelos.
El primero día siete de septiembre, que actuó contra poblaciones del sur del país, causando el mayor daño en el Istmo de Tehuantepec, en una ya muy de por sí olvidada y depauperada zona; apenas habían reaccionado nuestros “ilustrísimos” personajes públicos y estaban realizando (o cuando menos eso decían) los censos de daños (como si un censo sirviera para algo) y un nuevo cataclismo que me hizo recordar (de manera vívida) una imagen satelital que mostraba la devastación causada en Managua por un sismo de 6.5 grados Richter a unos Kilómetros de esa capital Centroamericana en 1972 y pensar en la inmensa pérdida humana, material y financiera que podría ocasiona…