Ir al contenido principal

Genios trabajando

El Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) convocó a la “Semana Nacional de Transparencia” aunque su convocatoria decía del 5 al 9 de octubre, clausuraron hoy, supongo que por falta de interesados en hablar ahí o de quórum o simplemente de ganas de seguir hablando estupideces.

El mismo día de su inauguración el señor Peña Nieto, dijo algo así como que: “hace 20 ó 30 años éramos un gobierno cerrado” pues parece que se mordió la lengua pues hace 30 ó 20 años eran no solo eso (que ahora lo siguen siendo); en las intervenciones iniciales hubo recurrencia discursiva respecto de “la importancia” de la transparencia y de todas las reformas (Leyes, reglamentos, estatutos y hasta orgánicas) faltantes, pero que son preocupación inaplazable de nuestros h. legisladores (la h. no es de heroicos sino de hijos de la …)

Pero hoy me llama poderosamente la atención cuando tanto nuestro Presidente del Consejo General del INE (cuanto título pa tan pequeño personaje) y los representantes de los partidos políticos que asistieron, llegaron a la brillante conclusión de que es necesario un “Gobierno abierto para responder a la indignación de los ciudadanos con la democracia” que (con esa inmensa perspicacia que les caracteriza) se dieron cuenta que mucho del malestar social con sus “instituciones” proviene de la opacidad con que ellos se manejan.

Y sí, mucho de ese descontento, de esas ganas de no creer, de ese hartazgo, de esa furia contenida contra los partidos y personajes políticos nacionales y contra el INE, proviene de esa opacidad, de esos acuerdos para “arreglar” todo sin que nosotros nos enteremos como, para acusarse y después contentarse (en lo obscurito hasta darse un besito).

Mucho del descontento social proviene de ahí, no sólo de los dineros que se reparten, que le entregan a las fracciones, que le ”deslizan” en un sobrecito a algunos legisladores y consejeros, sino de todos los otros arreglos que en las cámaras se realizan y luego simplemente nos los hacen saber.

Estos personajes tan brillantes, son sólo un poco menos vrillantes (así) que Vicente Fox, pues ese burro con absoluta estupidez, fue quien creó el Instituto Federal de Acceso a la Información Pública (2002) así que la lucidez llegó primero a un ignorante que a estos lúcidos personajes; bueno son menos vriyantes (así) que Peña Nieto que en 2014 aceptó la reforma de dicho instituto (aunque desconocía lo que sus siglas significaban)

Pero al margen de las capacidades de cada uno de los personajes, la cuestión de la transparencia en cuanto al manejo de los recursos públicos asignados a los partidos políticos (en pesos y centavos) e incluso al margen de que los “acuerdos”, los “arreglos”, las “concurrencias” y hasta las ocurrencias a que lleguen, sean publicadas (PÚBLICAS) me quedan dudas muy serias respecto de la intención real de legislar al respecto.

Los genios que acaban de descubrir tan maravillosa situación, son tan estúpidos que seguro se pasarán años “discutiendo” hasta donde debe llegar la transparencia en sus “instituciones”, pues ellos trabajan bajo la premisa de “cúmplase la leyen los bueyes de mi compadre” (creo que se le atribuye al manco de Sonora)

Ya incluso el señor Carlos Navarrete hoy en ese foro nos da prueba del nivel del debate cuando antes que reconocer la culpa propia acusa a López Obrador de gastar recursos públicos sin explicar su proveniencia.

SALUD

Te recomiendo:





Comentarios

Entradas más populares de este blog

millennials y milleniums

Me acuerdo de aquel mensaje de “esperanza e ilusiones” transmitido por un presidente nacional del PRI, en el que tras el caso de Ayotzinapa; me acordé de el “ya sé que no aplauden” o del “ya me cansé” o del “mal momento”; me acordé de la Casa Banca; de la señora martita; me acordé de tantos improperios cometidos por esos gobernantes en las últimas dos décadas.
Vino a mi memoria el pequeño hombrecito de caldeRon y su devastadora política de guerra; vinieron a mi memoria tantos momentos “ilustres” de la actuación de nuestro cartel político nacional.
El 19 de setiembre, apenas unas horas después del movimiento telúrico, un joven (de no más de 25 años de edad <gracias Bosco>) con traje, corbata y zapatos de marca dijo algo así como “yo si me voy a ayudar a esa gente”; me impactó una muchacha (casi una niña <gracias Lau>) que en una esquina muy transitada por gente con dinero, en el periférico pasaba a “platicar” con los automovilistas (de sexo masculino y de más de 35 años) para…

Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas

Esta es la segunda entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.

En 1991 (recién egresado de Economía en el ITAM) cuando Banamex aún era parte del sistema bancario público y se estaba “pensando” la reprivatizado a favor de Alfredo Harp Helú y Roberto Hernández Ramírez (sus dueños desde 1971 y hasta la privatización en 1982) y un grupo de inversionistas agrupados en su entorno; fue colocado como “analista” por su padre que era parte de la dirección de Grupo Mexicano Somex.

Junto con un “equipo” de “ejecutivos” se encargó de generar la primeras “bases” para la reprivatización de esa institución de banca nacional (guiando el regreso de la misma a su previo dueño); así inicia su carrera profesional, entregando parte del patrimonio nacional a los dueños del poder real.

Sólo como dato para el anecdotario, es importante señalar que en marzo de 1994 el señor Harp Helú fue secuestrado (por quienes inte…

¿De qué se sorprenden?

Cuando Fox andaba de campaña, de manera campirana, de forma común, en un lenguaje entendible nos dijo que los hombres del gobierno no eran dioses, los llamó rateros, les dijo víboras, los comparó con tepocatas (que para los que no lo sepan son las crías del renacuajo); su florido lenguaje lo hizo ser gracioso y hasta le ganó adeptos, pero su suprema ignorancia de la historia y hasta de temas comunes, nos permitió a nosotros poder decirle estúpido; Fox al hacer descender a los otros se hizo vulnerable a él mismo.
Cuando formó el gabinetazo, había entre sus integrantes algunos que ni su nombre sabían escribir, les platico de un subsecretario que se llamaba Oscar (y cuando se lo pronuncié me dijo no: Óscar (pues entonces hay que ponerle acento) también de un Director General que sus apellidos eran Ortíz Ortíz y cuando le explicabas que no iban tildados, te respondía que no era ideota (así)
En 2004 una secretaria (de ese gabinetazo) se jactaba de haber permanecido toda la noche esperando…