Ir al contenido principal

Nuevo reajuste del crecimiento, pues a ver si llegamos



Hace unos días, el grupo de “expertos” que es consultado por Banco de México para determinar las expectativas de crecimiento del PIB en México, establecieron que este llegará (en el mejor de los casos) a ser del 2.88% lo que significa 6 décimas menos que su previsión original de más de 3.7 por ciento.

Eso no sería noticia si no revisamos las últimas “apariciones” de Videgaray (que sigue cobrando como Secretario de Hacienda) y de Carstens (del Banxico) en las que con verdadera desesperación manifiestan que hay un entorno imprevisible para la economía nacional y nos “advierten” respecto de una inminente situación de inestabilidad económica y debilidad de la superestructura para resistirla.

Ya a nivel presupuestal nos quedamos lejos de aquel 3.9% de crecimiento de la economía nacional; ya a nivel de previsión para 2016, estamos muy lejos de aquellos 13.5 pesos por dólar para el establecimiento de ingreso de divisas y crecimiento local; también quedó lejos la previsión de más de 80 dólares por barril de petróleo crudo.

Nos enteramos que las “previsiones” de inversión extranjera producto de las “reformas estructurales” apenas están llegando a la mitad de lo considerado originalmente.
Sabemos que la Reserva Federal está a punto de establecer un incremento en la tasa de interés local de los Estados Unidos y que ello acarreará que parte de las inversiones (inactivas o bursátiles) de México, migren buscando mayor estabilidad; es más me confirman que ya parte de esas inversiones están saliendo de manera apresurada (antes del proceso electoral, pues tienen mucho temor al respecto) y que desde principios de mayo hay flujos de capital golondrino que buscan mejores nidos.

Hace unas semanas que nos reunimos parte de los miembros de la generación, un compañero economista que se desempeña en el área de política empresarial de la Secretaría de Economía, me dijo que parte de las nuevas inversiones que está anunciando el gobierno mexicano, especialmente en el ramo automotriz, son sólo de dicho, pues no ha entrado un centavo real de recurso, es más que algunos de los “inversionistas” establecieron como “condición” para que esa inversión fluyera, el establecimiento de convenios de seguridad legal, algo así como “garantía ante eventuales brotes de violencia o inseguridad en las regiones en que se establecerían las plantas”.

La revisión sólo de la inestabilidad económica y la volatilidad de los mercados locales e internacionales de capital, del petróleo y de las divisas, prevén un futuro inmediato nada halagador, pero si a ellas agregamos la propia inestabilidad que puede generarse a partir del resultado de los procesos electorales, se pone color de hormiga, como decía doña boni.

La Cepal hace apenas unas horas, hizo circular un análisis que marca como posible crecimiento de la economía mexicana 2.9 por ciento en 2015 y 2.8 para 2016, pero las condicionantes establecidas en ese documento están muy lejos de la realidad nacional, pues señala que para ello, el gobierno mexicano deberá realizar un gran esfuerzo de control de los niveles de inseguridad y de respeto a la legalidad.

Pues ni uno ni otro; tras el 7 de junio ambos se verán rebasados.

SALUD

Te recomiendo:

El futuro visto por los “economistas” que “mueven a México”
Presupuesto base cero, otra ocurrencia
Ahora a completar el presupuesto con el IVA generalizado
¿qué ha fallado?
Entre la realidad y su fantasía
Daños selectivos, utilidad presupuestal
Ley de Ingresos con crecimiento económico de 3.9% del PIB en 2014
Parece que todo se desmorona en manos del “nuevo” gobierno
Otro año sin resultados en la “atención” a pobreza alimentaria
Subvenciones extraordinarias




Comentarios

Entradas más populares de este blog

Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas

Esta es la segunda entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.

En 1991 (recién egresado de Economía en el ITAM) cuando Banamex aún era parte del sistema bancario público y se estaba “pensando” la reprivatizado a favor de Alfredo Harp Helú y Roberto Hernández Ramírez (sus dueños desde 1971 y hasta la privatización en 1982) y un grupo de inversionistas agrupados en su entorno; fue colocado como “analista” por su padre que era parte de la dirección de Grupo Mexicano Somex.

Junto con un “equipo” de “ejecutivos” se encargó de generar la primeras “bases” para la reprivatización de esa institución de banca nacional (guiando el regreso de la misma a su previo dueño); así inicia su carrera profesional, entregando parte del patrimonio nacional a los dueños del poder real.

Sólo como dato para el anecdotario, es importante señalar que en marzo de 1994 el señor Harp Helú fue secuestrado (por quienes inte…

Un camino lleno de incógnitas o de corrupción

Esta es la tercera entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.
El uso de recursos públicos para la realización de sus estudios como abogado de la UNAM y su maestría en Yale, Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas.

Pero siendo Secretario Adjunto, fue aprobada la Ley del IPAB y entonces (ante la “emergencia” le fueron asignadas funciones discrecionales para la cancelación de pasivos del Fobaproa y la transferencia como deuda pública al instituto, desde ahí sus “negociaciones” con las cabezas de las instituciones financieras nacionales, especialmente con las más emproblemadas durante el crack del 95-97 fueron muy discrecionales, beneficiando siempre a las que “aportaban” más al crecimiento nacional (o a las que prometían aportar más), a las que aportaban más “crédito” para actividades productivas (o decían que lo harían) pero sobre todo a las que “apoyaban” ciert…

Desastres naturales vs desastre gubernamental

Dos movimientos telúricos en un lapso de menos de 15 días el primero, el mayor que se haya sentido en México desde que se tiene registro de ellos y el segundo (cuando menos que yo recuerde) el primero con esa magnitud en tierra firme, uno as unos kilómetros de Chiapas y el otro en los límites de los territorios de Puebla y Morelos.
El primero día siete de septiembre, que actuó contra poblaciones del sur del país, causando el mayor daño en el Istmo de Tehuantepec, en una ya muy de por sí olvidada y depauperada zona; apenas habían reaccionado nuestros “ilustrísimos” personajes públicos y estaban realizando (o cuando menos eso decían) los censos de daños (como si un censo sirviera para algo) y un nuevo cataclismo que me hizo recordar (de manera vívida) una imagen satelital que mostraba la devastación causada en Managua por un sismo de 6.5 grados Richter a unos Kilómetros de esa capital Centroamericana en 1972 y pensar en la inmensa pérdida humana, material y financiera que podría ocasiona…