Ir al contenido principal

El nuevo PRI y sus viejas prácticas

Pues una investigación de El Universal, señala que Pagan priistas 10 mdp a Camacho por asesorías, un claro beneficio que poco tiene que ver con la capacidad del señor Cesar Camacho o de la empresa Estrategia Integral Consultores de la que es socio muy mayoritario, recursos públicos canalizados a un beneficiario claro que desde su posición de poder y para fines muy claros, los recibe, transferencia vil, robo descarado que el mismo “impoluto” señor Camacho, ya aclaró que “no hay conflicto de interés” y yo ratifico, eso no es conflicto de interés, es uso de poder para enriquecerse, es robo a la nación, es desvío de recursos públicos.

Por cierto, esto no sólo es cotidiano en ese partido político, hace algunos años sobre circuito interior (entre Chapultepec y Tacubaya) había una oficina distrital del PAN, junto a ella una pequeña oficina de consultoría de Abel Vicencio Tovar que recibía millones de pesos por esa práctica, sin contraprestación alguna y del otro lado una de eventos de uno de los “distinguidos” hermanos Zavala Gómez del Campo que se encargaba de realizar todos los eventos del PAN en el DF.

Pasa en todos los partidos políticos, es práctica cotidiana de todos los políticos, es parte de los usos y costumbres de nuestras administraciones desde el nivel municipal hasta el federal, en los tres poderes, todos esos administradores buscan la empresa del amigo, del compadre o del compadre del hermano que se encargue de facturar (sin hacer) para poder robar, entregando una parte (claro está) al que se presta a hacer el “negocio

El que se hagan públicas este tipo de prácticas en estos tiempos electorales tampoco es nuevo, siempre ha pasado que nos esteramos que el primo de la esposa del presidente municipal recibió un contrato para construir un puente que no se construyó o que la hermana del concuño del gobernador se encargó de vender todos los boletos de viaje de los funcionarios, eso es también parte “del fragor de la batalla” decía mi compadre Don chato que cada tres años llenan el ambiente político y exacerban el ambiente social.

Muchos años lo he observado como parte de los procesos de lucha por un lugar en las candidaturas, muchos años en que se hacen públicas los saqueos al erario, los grandes “negocios” de nuestros muy corruptos políticos, sin embargo pocos, muy pocas resoluciones jurídicas (quizá las puedo contar con los dedos de una mano) que lleven a la cárcel a esos saqueadores.

Quizá una muestra clara sea el caso de Andrés Granier, que hace dos años nos dijeron que se robó unos 2 mil millones de pesos y sigue sin enfrentar proceso penal alguno; aunque si le buscan hay cientos de escándalos de diferentes niveles en que la justicia ciega simplemente no atina a caminar.

Ellos roban, ellos distraen recursos públicos, ellos hacen negocio; las instancias judiciales hacen bonitos discursos que concluyen con un “caiga quien caiga” y nosotros aguantamos, pues ya hemos aguantado 90 años.

Hoy los mexicanos son diferentes y su resistencia ha llegado al límite, pero las prácticas viejas del PRI, de los actores políticos en su conjunto no cambian.

SALUD

Te recomiendo




Comentarios

Entradas más populares de este blog

millennials y milleniums

Me acuerdo de aquel mensaje de “esperanza e ilusiones” transmitido por un presidente nacional del PRI, en el que tras el caso de Ayotzinapa; me acordé de el “ya sé que no aplauden” o del “ya me cansé” o del “mal momento”; me acordé de la Casa Banca; de la señora martita; me acordé de tantos improperios cometidos por esos gobernantes en las últimas dos décadas.
Vino a mi memoria el pequeño hombrecito de caldeRon y su devastadora política de guerra; vinieron a mi memoria tantos momentos “ilustres” de la actuación de nuestro cartel político nacional.
El 19 de setiembre, apenas unas horas después del movimiento telúrico, un joven (de no más de 25 años de edad <gracias Bosco>) con traje, corbata y zapatos de marca dijo algo así como “yo si me voy a ayudar a esa gente”; me impactó una muchacha (casi una niña <gracias Lau>) que en una esquina muy transitada por gente con dinero, en el periférico pasaba a “platicar” con los automovilistas (de sexo masculino y de más de 35 años) para…

Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas

Esta es la segunda entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.

En 1991 (recién egresado de Economía en el ITAM) cuando Banamex aún era parte del sistema bancario público y se estaba “pensando” la reprivatizado a favor de Alfredo Harp Helú y Roberto Hernández Ramírez (sus dueños desde 1971 y hasta la privatización en 1982) y un grupo de inversionistas agrupados en su entorno; fue colocado como “analista” por su padre que era parte de la dirección de Grupo Mexicano Somex.

Junto con un “equipo” de “ejecutivos” se encargó de generar la primeras “bases” para la reprivatización de esa institución de banca nacional (guiando el regreso de la misma a su previo dueño); así inicia su carrera profesional, entregando parte del patrimonio nacional a los dueños del poder real.

Sólo como dato para el anecdotario, es importante señalar que en marzo de 1994 el señor Harp Helú fue secuestrado (por quienes inte…

Un camino lleno de incógnitas o de corrupción

Esta es la tercera entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.
El uso de recursos públicos para la realización de sus estudios como abogado de la UNAM y su maestría en Yale, Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas.

Pero siendo Secretario Adjunto, fue aprobada la Ley del IPAB y entonces (ante la “emergencia” le fueron asignadas funciones discrecionales para la cancelación de pasivos del Fobaproa y la transferencia como deuda pública al instituto, desde ahí sus “negociaciones” con las cabezas de las instituciones financieras nacionales, especialmente con las más emproblemadas durante el crack del 95-97 fueron muy discrecionales, beneficiando siempre a las que “aportaban” más al crecimiento nacional (o a las que prometían aportar más), a las que aportaban más “crédito” para actividades productivas (o decían que lo harían) pero sobre todo a las que “apoyaban” ciert…