Ir al contenido principal

Tres años de inoperancia

Con bombo y platillo en los medios nacionales y con especial “difusión” en medios internacionales hacia principios de la actual “administración” federal, se nos hizo creer (casi como dogma religioso) en el “mexican moment” y un año después la “revista” Time nos presentaba al señor Peña como el salvador de México.

Los entonces salvadores de México montados en un “pacto” dijeron iniciar un verdadero cambio estructural que impactaría de manera inmediata sobre aspectos económicos y sociales de gran envergadura; dijeron que a esta altura de la gestión ya estaríamos viendo algunos resultados; aseguraron que la confianza de los mercados internacionales por sí sola serviría para que “grandes” cantidades de recursos llegaran a nuestro país y con ello se generarían los empleos que los mexicanos esperábamos.

Pues ayer una nueva publicación periodística nos hace saber “El salvador que no fue” haciendo un recuento de las diversas acciones fallidas de esta administración y de la polarización social que el desencanto está causando en amplias capas de la población, asumiendo que “Tantos elementos adversos configuran el escenario perfecto para la actual crisis política” que además lleva al titular de ella al nivel de popularidad más bajo de las últimas cinco que han tenido esos seguimientos estadísticos.

Aunque Peña Nieto aseguró en algún momento de su fallida gestión que: “no gobierna para las encuestas” y aceptó que: “el capital político se debe gastar para lograr los cambios”, los cambios no han llegado y su capital político está agotado a tres años de que inició y termine su “gobierno

Al dilapidar sus canicas en la continuación del proceso “modernizador” iniciado hace 30 años y ser evaluado a la luz de la inoperancia de sus “reformas estructurales” sólo se observan tres años de anuncios, tres años de “buenas” noticias para ellos y sus amigos.

Ayer el Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico A.C., presentó un documento de evaluación de ese sector a tres años del gobierno peñejo y me llama la atención el apartado de la política laboral, que define: “mayor empleo y ocupación, con menos salario” y tras un breve análisis de su cuadro 5 llego a la conclusión que hoy en México (en términos de salario mínimo) el salario promedio es 2.5% menor al del tercer trimestre de 2012 (última medición panista)

Así, aunque hay 2 millones de ocupados más los ingresos promedio de todos los ocupados han disminuido en términos reales y el “incremento” de 3.9% en el nivel de ocupación no cubre ni con mucho el incremento natural de la población económicamente activa en el mismo periodo.

Hoy hay más mexicanos mal pagados que hace tres años, hay dos millones de mexicanos más sumidos en niveles de pobreza y pobreza extrema, hay un ejército de jóvenes insatisfechos con una política educativa cada vez más restrictiva, con una política muy poco generosa hacia ellos.

En México una población que envejece de manera acelerada y que se encuentra en total desamparo social pues desde hace más de una década, las “instituciones” que habíamos procurado para ello han sido desmanteladas y la posibilidad de retiro se alejó en el tiempo para ahora recibir la “noticia” de que no les alcanzará para un retiro ni digno ni indigno.

Tres años de promesas de cambio y unos 35 millones de mexicanos en el extremo de la curva de Gaus que sobreviven cotidianamente y están cansados de escuchar promesas.

Tres años de inoperancia política que han llevado a exacerbar los ánimos de unos 15 millones de mexicanos que no se sienten atendidos por las “instituciones” y están siendo empujados a señalar al “gobierno” como el responsable de ello.

Tres años de repetir hasta el cansancio que todo estará mejor en el largo plazo y como decía Keynes (ideólogo del liberalismo económico) “en el largo plazo todos estaremos muertos” pero al paso que vamos espero que primero sean lapidados estos ineficientes administradores.

SALUD

Te recomiendo:






Comentarios

Entradas populares de este blog

¿De qué se sorprenden?

Cuando Fox andaba de campaña, de manera campirana, de forma común, en un lenguaje entendible nos dijo que los hombres del gobierno no eran dioses, los llamó rateros, les dijo víboras, los comparó con tepocatas (que para los que no lo sepan son las crías del renacuajo); su florido lenguaje lo hizo ser gracioso y hasta le ganó adeptos, pero su suprema ignorancia de la historia y hasta de temas comunes, nos permitió a nosotros poder decirle estúpido; Fox al hacer descender a los otros se hizo vulnerable a él mismo.
Cuando formó el gabinetazo, había entre sus integrantes algunos que ni su nombre sabían escribir, les platico de un subsecretario que se llamaba Oscar (y cuando se lo pronuncié me dijo no: Óscar (pues entonces hay que ponerle acento) también de un Director General que sus apellidos eran Ortíz Ortíz y cuando le explicabas que no iban tildados, te respondía que no era ideota (así)
En 2004 una secretaria (de ese gabinetazo) se jactaba de haber permanecido toda la noche esperando…

Desastre previsible

Hace ya más de un mes me atrevía a “pronosticar” con base en datos estadísticos, que Morena sería la beneficiaria de la crisis de credibilidad en edoMex, hoy, ya lejos de la información estadística y más cerca de la información política, primero el PRD ya “decidió” (muy forzado por las circunstancias) por Juan Zepeda, ex presidente municipal de Netzahualcoyotl, el PT va con Óscar González Yáñez y se registraron tres “independientes” entre ellos el expresidente estatal del PRI, Isidro Pastor Medrano y una empresaria de nombre Teresa Castell.
Todos ellos con muy pocas posibilidades de lograr un resultado favorable en el proceso electoral, de hecho, hay análisis que prevén que PT perderá su registro local y que colocan al PRD en quinto lugar.
La desesperación del PRI, se muestra con la “caravana” de funcionarios locales y federales repartiendo dádivas en Toluca y los municipios más poblados de la entidad, llegando incluso al ridículo de mandar a la güilota (gaviota); también se muestra en …

millennials y milleniums

Me acuerdo de aquel mensaje de “esperanza e ilusiones” transmitido por un presidente nacional del PRI, en el que tras el caso de Ayotzinapa; me acordé de el “ya sé que no aplauden” o del “ya me cansé” o del “mal momento”; me acordé de la Casa Banca; de la señora martita; me acordé de tantos improperios cometidos por esos gobernantes en las últimas dos décadas.
Vino a mi memoria el pequeño hombrecito de caldeRon y su devastadora política de guerra; vinieron a mi memoria tantos momentos “ilustres” de la actuación de nuestro cartel político nacional.
El 19 de setiembre, apenas unas horas después del movimiento telúrico, un joven (de no más de 25 años de edad <gracias Bosco>) con traje, corbata y zapatos de marca dijo algo así como “yo si me voy a ayudar a esa gente”; me impactó una muchacha (casi una niña <gracias Lau>) que en una esquina muy transitada por gente con dinero, en el periférico pasaba a “platicar” con los automovilistas (de sexo masculino y de más de 35 años) para…