Ir al contenido principal

Chilapa y otros municipios a tres fuegos

Al poniente de Chilpancingo, a unos 50 kilómetros de la capital del estado por la carretera federal 93 a Tlapa, bien comunicada y con una población de unos 125 mil habitantes y más 30 de mil de ellos asentados en la cabecera municipal; menos de la mitad de la población total cuenta con algún servicio de salud institucional; cuenta con un nivel de analfabetismo del 10 por ciento y un nivel de eficiencia terminal de educación primaria del orden del 50 por ciento, es decir la mitad de los alumnos que ingresaron seis años antes la terminan.

Su población vive en términos generales de las actividades primarias, pero hacia mediados de los 80, varias familias comenzaron a organizarse para la siembra, producción y distribución de la mariguana y la extracción de la goma que desprende la amapola; al frente de esas familias entonces se distinguía a miembros de las familias Ortega y Pineda.

Siendo presidente municipal de Chilapa en su primer periodo (1981-83) Raúl Homero González Villalva, las actividades ilegales iniciaron en la parte más oriental (hacia Tlapa) del municipio y la siembra de estupefacientes se realizó hacia el sur de la cabecera municipal, hacia las comunidades de Ayahualulco y Tlacoapa, así como el parte del territorio de Quechultenango; ya para el segundo periodo del personaje anterior (1987-89) logró un “acuerdo” con Aristarco Prudente Corona, presidente municipal de Quechultenango, para la transportación del producto hacia el puerto de Acapulco.

Ese mecanismo ilegal, solapado e incluso propiciado por la autoridad municipal (de ambos municipios), “tolerado” por la autoridad estatal de Alejandro Cervantes Delgado y José Francisco Ruiz Massieu e “invisible” para la autoridad federal de De la Madrid y Salinas, poco a poco fue creciendo, pero después, cuando la acción gubernamental federal cerró espacios y cada nivel de gobierno exigió parte de las “ganancias” inició una contienda por las rutas y las familias se convirtieron en pequeños cárteles locales, hasta que a principios de los 90 en que Jesús Nava Romero establece una alianza con el cartel de los Beltrán Leyva.

Por cierto Nava Romero es originario del municipio de Leonardo Bravo (más cercano y al norte de Chilpancingo) y tenía muy buenas relaciones con la estructura administrativa de Ruiz Massieu; su capacidad de operación se vio disminuida con la administración de Rubén Figueroa y el interinato de Ángel Aguirre; de hecho al final de ese interinato, se propone la partición del municipio de Chilapa, para que la comunidad de ajaosé y otras se convirtieran en el municipio Joaquín de Herrera en junio de 2003; quitando parte importante del negocio a Nava Romero.

Sin embargo a la muerte de diciembre de 2009 en que matan (abaten) a Arturo Beltrán Leyva y en el mismo evento a quien dicen se había convertido en su gran operador regional Nava Romero la frágil estructura criminal guerrerense se parte, la principal fuerza se convierte en “Los Rojos” asumiendo el sobrenombre de su líder y operador.

Édgar Valdez (a) La Barbie que también es parte de esa organización criminal ya había “negociado” con Ángel Aguirre (entonces Senador de la república) y con Zeferino Torreblanca (gobernador en funciones) para quedarse con parte del territorio de Nava Romero, de hecho, hay una versión de que fue precisamente La Barbie quien entregó a Arturo Beltrán y Jesús Nava.

Otra parte de la estructura de Nava Romero, se traslada hacia el norte Iguala, Cocula y Tepecoacuilco; los que ahora conocemos como los responsables de haber coptado las estructuras administrativas de esos municipios y que se conocen como Guerreros Unidos.

Hoy Los Ardillos son parte de las estructuras de La Barbie (detenido en 2010) que habían sido reducidas a las zonas limítrofes con Oaxaca y Puebla y que desde hace algunos meses han venido adquiriendo tierras (no comprando sino sometiendo a los propietarios) en los municipios de General Heliodoro Castillo, Leonardo Bravo, Tixtla y José Joaquín de Herrera; logrando una producción importante al amparo de la autoridad estatal de Ángel Aguirre; pero que desde hace unos meses está enfrentada con todas las autoridades locales.

Sin embargo, Los Ardillos tienen su principal activo en Bernardo Ortega (miembro segundo de la generación de los Ortega y Pineda que a finales del siglo pasado iniciaron la producción de marihuana en la región que nos ocupa) Presidente del congreso estatal y buscan retomar territorios.

Ese es el panorama que hoy enfrenta Chilapa, en donde un grupo de hombres armados de Los Ardillos, llearon a levantar a unos 30 pobladores y simplemente (tristemente) seguro aparecerán muertos dentro de unos días; en donde otro grupo de hombres armados ingresó a la cabecera municipal de Heliodoro Castillo, Tlocopepec y mató a unos 10 pobladores; en donde un grupo de homnres armados del mismo grupo, es capaz de detener a un candidato a la gubernatura y de asesinar a un candidato a la presidencia municipal.

Ahí, es esa tierra dominan los grupos del crimen organizado, llámense como se llamen y sean quienes sean las autoridades municipales.

Por cierto, Beatriz Mojica Morga candidata del PRD, bien asesorada por Ángel Aguirre, tiene muy buenas relaciones con una de esas estructuras criminales  en Ayahualulco, (localidad de Chilapa) realizó muy buenas amistades; ahí hay siembra y procesamiento de estupefacientes desde hace cuando menos tres décadas y desde ahí llegaron esos hombres armados que se llevaron a hombres jóvenes de Chilapa de Álvarez.

SALUD

Te recomiendo





Comentarios

Entradas más populares de este blog

Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas

Esta es la segunda entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.

En 1991 (recién egresado de Economía en el ITAM) cuando Banamex aún era parte del sistema bancario público y se estaba “pensando” la reprivatizado a favor de Alfredo Harp Helú y Roberto Hernández Ramírez (sus dueños desde 1971 y hasta la privatización en 1982) y un grupo de inversionistas agrupados en su entorno; fue colocado como “analista” por su padre que era parte de la dirección de Grupo Mexicano Somex.

Junto con un “equipo” de “ejecutivos” se encargó de generar la primeras “bases” para la reprivatización de esa institución de banca nacional (guiando el regreso de la misma a su previo dueño); así inicia su carrera profesional, entregando parte del patrimonio nacional a los dueños del poder real.

Sólo como dato para el anecdotario, es importante señalar que en marzo de 1994 el señor Harp Helú fue secuestrado (por quienes inte…

Un camino lleno de incógnitas o de corrupción

Esta es la tercera entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.
El uso de recursos públicos para la realización de sus estudios como abogado de la UNAM y su maestría en Yale, Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas.

Pero siendo Secretario Adjunto, fue aprobada la Ley del IPAB y entonces (ante la “emergencia” le fueron asignadas funciones discrecionales para la cancelación de pasivos del Fobaproa y la transferencia como deuda pública al instituto, desde ahí sus “negociaciones” con las cabezas de las instituciones financieras nacionales, especialmente con las más emproblemadas durante el crack del 95-97 fueron muy discrecionales, beneficiando siempre a las que “aportaban” más al crecimiento nacional (o a las que prometían aportar más), a las que aportaban más “crédito” para actividades productivas (o decían que lo harían) pero sobre todo a las que “apoyaban” ciert…

Desastres naturales vs desastre gubernamental

Dos movimientos telúricos en un lapso de menos de 15 días el primero, el mayor que se haya sentido en México desde que se tiene registro de ellos y el segundo (cuando menos que yo recuerde) el primero con esa magnitud en tierra firme, uno as unos kilómetros de Chiapas y el otro en los límites de los territorios de Puebla y Morelos.
El primero día siete de septiembre, que actuó contra poblaciones del sur del país, causando el mayor daño en el Istmo de Tehuantepec, en una ya muy de por sí olvidada y depauperada zona; apenas habían reaccionado nuestros “ilustrísimos” personajes públicos y estaban realizando (o cuando menos eso decían) los censos de daños (como si un censo sirviera para algo) y un nuevo cataclismo que me hizo recordar (de manera vívida) una imagen satelital que mostraba la devastación causada en Managua por un sismo de 6.5 grados Richter a unos Kilómetros de esa capital Centroamericana en 1972 y pensar en la inmensa pérdida humana, material y financiera que podría ocasiona…