Ir al contenido principal

Regresión mediática en México

No sé si durante 70 años fueron cinco (como dice Antonio Velasco Piña en su libro “El Circulo Negro”), tampoco puedo saber si fueron 50, pero estoy seguro que no fueron más de 500 los personajes que guiaron los destinos de México entre 1930 y 2000; ellos tomaron e instrumentaron las grandes decisiones de nuestro país sin contrapeso alguno, ellos “distribuyeron” prebendas e intercambiaron “favores” para mantener equilibrios de poder político nacional.

Los contrapesos al desarrollo político nacional, eran pues limitados por las reales fuerzas de poder político nacional; sólo como dato anecdótico hasta 1993 la circulación de una publicación (diario, semanal, quincenal o mensual) estaba decidida por la Unión Nacional de Voceadores, ellos decidían que llegaba a las calles y a los consumidores de información escrita, Grupo Reforma, trastocó eso, cuando estableció canales de distribución alternos y logró colocar su diario en el DF sin recurrir a la UNV.

La prensa en México obedecía a los intereses del poder político y crecía o se extinguía en razón del interés del o los políticos en turno, a la sombra de un grupo de interés o de un ala de poder; proyectos como UnoMasUno (1976) o El Día (que por cierto la mayor parte de su tiraje acababa en oficinas gubernamentales), eran ejercicios “periodísticos” más encaminados a debilitar a otros que a fortalecer la democracia.

Algunos ejercicios de prensa independiente pueden observarse en el periodo priista, como Excelsior o Proceso (en los 70), La Jornada (en los 80) y Reforma (en los 90) pero por una parte su limitada capacidad de difusión y por otra las restricciones impuestas desde las instancias gubernamentales, hicieron de ellos limitados espacios de difusión.

Además hay que agregar que la investigación periodística, estuvo hasta ya entrado el presente siglo muy limitada por la burocracia gubernamental, que exponía o comunicaba o trasmitía lo que le interesaba y ocultaba todo aquello que le podía ser adverso.

El cambio de régimen político y la “apertura” de la información pública, significan además el nacimiento de investigación periodística y difusión de información de relevancia, así, mientras el régimen político autoritario, pierde espacios, la presa (los medios) lo ganan, desafortunadamente no siempre ara beneficio de la población, pues en México, la actividad informativa se ve más como un negocio o una forma de presión política que como un ejercicio de fortalecimiento social o contribución al desarrollo democrático nacional.

Para los medios de comunicación, la transición política se convirtió en realidad en un reposicionamiento que les permitió obtener ventajas sobre la debilidad institucional, pero no los convirtió en mecanismos de información real a la sociedad, salvo contadas excepciones, de investigación periodística seria, en nuestro país, la prensa sirve para vender, no para informar, una nota sensacionalista es tratada de manera discrecional, es objeto de rating inmediato, no se convierte en objeto de investigación periodística y menos en un proceso de seguimiento periodístico permanente (salvo casos muy contados y específicos).

Los medios presentan permanentemente casos de corrupción, pero no los documentan con mayor información, ni realizan mayor abundamiento posterior.

Los eventos de investigación periodística que han desembocado en escándalos mediáticos son rápidamente sofocados o por otros medios o por el propio estado, sin mayores repercusiones sociales o políticas reales.

Sin embargo, desde hace unos años (no más de tres lustros) cada vez con mayor frecuencia se observan ejercicios periodísticos documentados que hacen temblar las estructuras del poder político, que han desnudado a los gobernantes y que han mostrado descarnadamente los niveles de corrupción, contubernio e impunidad, ello es en esencia un avance de la información y un fortalecimiento de un estado democrático; que molesta, que incomoda y que hasta ofende a los hombres de poder.

Hay muestras en diversos ámbitos de la vida nacional de una regresión (sometimiento de poderes), de un fortalecimiento del estado autárquico (limitación de libertades individuales), ahora se suman ominosos signos de regreso a la “dictadura perfecta” con la descarada intromisión del poder político en la “política editorial” de medios.

Permitir esa regresión representará un retroceso en el estado de libertades que hemos forjado durante más de cincuenta años con mucha sangre, con mucha lucha, pero principalmente con el esfuerzo social conjunto.

El derecho a la información lo hemos construido con la sangre de cientos de compañeros muertos por los hombres de poder y olvidados por el resto de la sociedad; con el esfuerzo de millones de mexicanos que poco a poco pero sistemáticamente hemos abierto los espacios de opacidad; ahora tenemos la obligación de subir un escalón y lograr que la exposición pública de sus corruptelas, cochupos y componendas no quede impune, sea castigada con todo el rigor de la ley o con los instrumentos que nos dejen a nuestro alcance.

No permitamos que regresen los tiempos de los 5, 50 o 500 personajes de poder.

SALUD

Te recomiendo:





Comentarios

Entradas populares de este blog

Moreno futuro de edoMex

Antes que cualquier cosa, esto no es una encuesta, tampoco está basado en conocimientos profundos y “serios” de la población de esa entidad federativa; es un simple análisis estadístico (muy fragmentado) a nivel sección electoral (hasta donde se puede) con datos del IEEM (que por cierto carece de una absoluta falta de ética y sistematicidad en la presentación de sus resultados electorales) desde 1990 y hasta 2015.
Después, para todos aquellos que hablan de voto duro de los partidos políticos (como si supieran de lo que hablan) les puedo decir que hay secciones electorales que en las tres elecciones 1996 Diputados locales, 1999 Gobernador y 2000 Diputados locales ganan los tres partidos políticos “mayoritarios” hasta con una diferencia de 25 puntos porcentuales entre una y otra; sin mayor explicación que la que ya señalé en Cuajimalpa, tierra del crimen organizado.
Empecemos por señalar que el edoMex es la entidad federativa con el mayor padrón electoral del país (por eso resulta tan imp…

A pagar los favores a los poderosos

Hace unas horas, ante la "escases" de combustible que se vive en el centro del país la SHCP "anunció" los precios que regirán el precio de la gasolina el año venidero (feliz 2017, para quienes tienen que cargar ese ahora valioso líquido y para los mexicanos que pueden comprar las cosas que se transportan con él)

En los noticieros matutinos los "estúpidos" conductores dijeron que es un incremento de entre el 14 y el 20 por ciento, pero para José Antonio Meade esto no es cierto, pues puntualiza: "es el 14% en la magna y del 20% es en la Premium, que casi no se usa" (lo que aunque no parezca es diferente) También puntualiza tan "excelso" economista que ese cambio en el precio "no causará una variación en los niveles de inflación ya que es un cambio de una sola vez" cuando hasta un estúpido abogado que escribe de economía como Luis Pasos está consciente que cuando aumenta la gasolina, sólo aumenta el precio de otra cosa que se llam…

¿De qué se sorprenden?

Cuando Fox andaba de campaña, de manera campirana, de forma común, en un lenguaje entendible nos dijo que los hombres del gobierno no eran dioses, los llamó rateros, les dijo víboras, los comparó con tepocatas (que para los que no lo sepan son las crías del renacuajo); su florido lenguaje lo hizo ser gracioso y hasta le ganó adeptos, pero su suprema ignorancia de la historia y hasta de temas comunes, nos permitió a nosotros poder decirle estúpido; Fox al hacer descender a los otros se hizo vulnerable a él mismo.
Cuando formó el gabinetazo, había entre sus integrantes algunos que ni su nombre sabían escribir, les platico de un subsecretario que se llamaba Oscar (y cuando se lo pronuncié me dijo no: Óscar (pues entonces hay que ponerle acento) también de un Director General que sus apellidos eran Ortíz Ortíz y cuando le explicabas que no iban tildados, te respondía que no era ideota (así)
En 2004 una secretaria (de ese gabinetazo) se jactaba de haber permanecido toda la noche esperando…