Ir al contenido principal

Descubren que hay escuelas en malas condiciones

Ayer en La Jornada, se publicó algo que parece ser un diagnóstico del Instituto Nacional de la Infraestructura Física Educativa (Inifed), aunque nunca pude llegar al estudio de tan distinguido instituto, pues en realidad la “reportera” hace referencia al diagnóstico del Programa Institucional del Instituto Nacional de la Infraestructura Física Educativa 2014-2018 (publicado en mayo pasado); además me enteré que hay una Ley General de la Infraestructura Física Educativa, que en 14 páginas (33 Artículos) regula “la infraestructura física educativa al servicio del sistema educativo nacional” que, además está tan bien hecha que desde su promulgación (febrero de 2008) ha tenido dos modificaciones.

Al margen pues de la Ley que además de vaga e imprecisa, resulta inaplicable y descarga gran parte de la “responsabilidad” en entes abstractos, lo que muestra la voluntad para no hacer.

En fin, el diagnóstico dice: “poco más del 51% de las escuelas tiene 30 años o más de antigüedad, por lo que requieren de reparaciones mayores”; en realidad en los centros urbanos más importantes del país hay “escuelas” que datan del cardenismo y hasta el echeverriato (concluido hace casi 40 años) y prácticamente no han tenido mantenimiento, sólo como ejemplo les propongo que se den una vueltecita por las secundarias de las capitales estatales.

También dice: “los datos registrados por el Censo de Escuelas Maestros y Alumnos de Educación Básica y Especial (CEMABE) 2013, dan cuenta de la existencia de 152,895 planteles públicos, de los cuales sólo 112,656, es decir, el 74% de éstos han sido construidos de acuerdo con las condiciones que requieren los propios fines educativos; los 40,239 restantes son construcciones precarias y/o adaptaciones”; en realdad más del 70 por ciento del total de las escuelas de educación básica del país está en instalaciones realizadas de manera “creativa” por la comunidad, son de materiales de la región y NO CUENTAN con especificaciones de construcción alguna.  Más de la mitad de las “escuelas” (de organización incompleta) no cuentan con agua, baños, cristales, luz eléctrica o cualquier otro tipo de acondicionamiento.

Pero dice otras cosas que no atendió o no entendió la reportera como “En el nivel básico, la (infraestructura física educativa) INFE nacional requiere de atención casi en su totalidad, por lo que es urgente contar con un diagnóstico real y actualizado para conocer el estado físico de los inmuebles y en esa medida poder planear y programar el mejoramiento de la misma, dando prioridad a los planteles con mayor marginación, ubicados en localidades indígenas, escuelas de tiempo completo, unitarias, multigrado y los edificios afectados por desastres naturales, tecnológicos o humanos” cuestión gravísima pues a dos años de distancia aun no se conoce la realidad de las necesidades y pues no se dice ahí cuando se tendrá, bueno, ni siquiera se dice si se tendrá.

Además dice: “es indispensable involucrar en el esfuerzo a las autoridades locales” pues como dije la ley bien hecho no las involucra o las involucra sin establece con precisión su responsabilidad.
En conclusión, el programa referido no es un programa como tal, pues sus objetivos son;
  1. Mejorar la infraestructura pública educativa del país, con el fin de restituir y adecuar sus condiciones de operación.
  2. Desarrollar y mantener un sistema de información para contar con una valoración técnica completa de las condiciones de la INFE.
  3. Certificar a la INFE para asegurar el cumplimiento de los requisitos técnicos normativos mínimos de calidad, seguridad y funcionalidad.
  4. Promover la innovación en la INFE, propiciando mediante diversos instrumentos normativos, espacios educativos funcionales, habitables y pertinentes.
  5. Evaluar, validar y verificar la infraestructura física educativa que haya sido afectada por desastres naturales, tecnológicos o humanos para su atención oportuna.
  6. Promover la obtención de financiamiento alterno para Incrementar la cobertura y calidad de la INFE pública.

Otras buenas intenciones para educación, sin mayores compromisos, que invariablemente tienen dos conclusiones: no hacerlas por falta de recursos o no hacerlas por falta de voluntad.

Ellos en educación se la pasan descubriendo, sin hacer, sin remediar.  Haciendo leyes y programas que no sirven.

SALUDOS

Les recomiendo:





Comentarios

Entradas más populares de este blog

Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas

Esta es la segunda entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.

En 1991 (recién egresado de Economía en el ITAM) cuando Banamex aún era parte del sistema bancario público y se estaba “pensando” la reprivatizado a favor de Alfredo Harp Helú y Roberto Hernández Ramírez (sus dueños desde 1971 y hasta la privatización en 1982) y un grupo de inversionistas agrupados en su entorno; fue colocado como “analista” por su padre que era parte de la dirección de Grupo Mexicano Somex.

Junto con un “equipo” de “ejecutivos” se encargó de generar la primeras “bases” para la reprivatización de esa institución de banca nacional (guiando el regreso de la misma a su previo dueño); así inicia su carrera profesional, entregando parte del patrimonio nacional a los dueños del poder real.

Sólo como dato para el anecdotario, es importante señalar que en marzo de 1994 el señor Harp Helú fue secuestrado (por quienes inte…

Un camino lleno de incógnitas o de corrupción

Esta es la tercera entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.
El uso de recursos públicos para la realización de sus estudios como abogado de la UNAM y su maestría en Yale, Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas.

Pero siendo Secretario Adjunto, fue aprobada la Ley del IPAB y entonces (ante la “emergencia” le fueron asignadas funciones discrecionales para la cancelación de pasivos del Fobaproa y la transferencia como deuda pública al instituto, desde ahí sus “negociaciones” con las cabezas de las instituciones financieras nacionales, especialmente con las más emproblemadas durante el crack del 95-97 fueron muy discrecionales, beneficiando siempre a las que “aportaban” más al crecimiento nacional (o a las que prometían aportar más), a las que aportaban más “crédito” para actividades productivas (o decían que lo harían) pero sobre todo a las que “apoyaban” ciert…

Desastres naturales vs desastre gubernamental

Dos movimientos telúricos en un lapso de menos de 15 días el primero, el mayor que se haya sentido en México desde que se tiene registro de ellos y el segundo (cuando menos que yo recuerde) el primero con esa magnitud en tierra firme, uno as unos kilómetros de Chiapas y el otro en los límites de los territorios de Puebla y Morelos.
El primero día siete de septiembre, que actuó contra poblaciones del sur del país, causando el mayor daño en el Istmo de Tehuantepec, en una ya muy de por sí olvidada y depauperada zona; apenas habían reaccionado nuestros “ilustrísimos” personajes públicos y estaban realizando (o cuando menos eso decían) los censos de daños (como si un censo sirviera para algo) y un nuevo cataclismo que me hizo recordar (de manera vívida) una imagen satelital que mostraba la devastación causada en Managua por un sismo de 6.5 grados Richter a unos Kilómetros de esa capital Centroamericana en 1972 y pensar en la inmensa pérdida humana, material y financiera que podría ocasiona…