Ir al contenido principal

Estado reactivo ante agenda criminal

Dicen los planeadores que lo peor que un Estado puede hacer es reaccionar ante la eventualidad, es mejor adelantarse a ella y estar preparado para enfrentarla; México parece haber reaccionado en ese sentido respecto de temas de protección civil en el DF o en la agenda de prevención de riesgos.

Sin embargo, en materia de seguridad pública y ataque a las organizaciones criminales, son ellas las que imponen la agenda; hoy marcan la prioridad nacional y establecen las reglas del juego; las bandas criminales en el ámbito nacional y regional han definido cual debe ser el actuar del Estado Mexicano desde hace unos 20 años.

Así, desde finales del siglo pasado, en lugar de contar con una política de ataque, contención o (siquiera) de enfrentamiento a los actos criminales de las organizaciones delincuenciales, hemos implementado medidas paliativas permanentes, medidas que además han funcionado muy poco: hacia 1998 la creación de la policía federal preventiva, significaría el primer paso hacia estadios superiores de inteligencia que harían posible la contención de la criminalidad en México (hoy la PFP es otro problema); a principios de siglo la participación de la milicia en actividades de destrucción de cultivos de estupefacientes, era la estrategia para erradicar de raíz la cosecha y obligar a los criminales a migrar (hoy simplemente no hay un mapa certero de siembra); hacia mediados de la primera década, la reforma del aspecto legal en materia delitos relacionados con lavado de dinero, resultarían en un “gran avance” en el ataque a la criminalidad, hoy creo que con esa Ley se ha procesado (sin alcanzar sentencia) a un criminal.

Fueron los primeros diez años de revisionismo y bajo el principio de prueba y error, nos equivocamos de manera sistemática; después vino la guerra de caldeRon, que como he dicho fue como intentar matar moscas a escobazos en una cristalería; los resultados fueron tan desastrosos como cuando los chamacos apedrean panales de avispas.

Desde el principio de esta “administración” federal, se hablo de un “cambio de estrategia”, que por cierto partió de disminuir su aspecto mediático y de la cual sólo nos cambiaron el término “coordinación

Ayer combatíamos en Michoacán, los grupos criminales brincaron a México, al DF, a Jalisco, a Colima y hasta Sinaloa y Sonora; hoy combatimos en Tamaulipas y ya la violencia en Nuevo León, Coahuila, en Veracruz y hasta en San Luis Potosí y Querétaro, parecen fuera de control; seguro mañana iremos a otra de esas “autónomas” entidades federativas para seguir combatiendo. 

Ellos han impuesto nuestro actuar y han guiado el proceso, seguirá Morelos, Guerrero o Veracruz (según decidan los criminales) pero finalmente ellos decidirán.  Una estrategia reactiva NO ES UNA ESTRATEGIA, es simplemente seguir dando palos de ciego.

Especial atención merece la ausencia de líneas de meta, de metas claras respecto del combate, hasta la lista de los criminales más buscados ha desaparecido.

Es hora de decidir si seguimos matando moscas a escobazos o se exige un proyecto claro, con objetivos, estrategia y resultados (metas).

SALUD

Te recomiendo:

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas

Esta es la segunda entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.

En 1991 (recién egresado de Economía en el ITAM) cuando Banamex aún era parte del sistema bancario público y se estaba “pensando” la reprivatizado a favor de Alfredo Harp Helú y Roberto Hernández Ramírez (sus dueños desde 1971 y hasta la privatización en 1982) y un grupo de inversionistas agrupados en su entorno; fue colocado como “analista” por su padre que era parte de la dirección de Grupo Mexicano Somex.

Junto con un “equipo” de “ejecutivos” se encargó de generar la primeras “bases” para la reprivatización de esa institución de banca nacional (guiando el regreso de la misma a su previo dueño); así inicia su carrera profesional, entregando parte del patrimonio nacional a los dueños del poder real.

Sólo como dato para el anecdotario, es importante señalar que en marzo de 1994 el señor Harp Helú fue secuestrado (por quienes inte…

Un camino lleno de incógnitas o de corrupción

Esta es la tercera entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.
El uso de recursos públicos para la realización de sus estudios como abogado de la UNAM y su maestría en Yale, Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas.

Pero siendo Secretario Adjunto, fue aprobada la Ley del IPAB y entonces (ante la “emergencia” le fueron asignadas funciones discrecionales para la cancelación de pasivos del Fobaproa y la transferencia como deuda pública al instituto, desde ahí sus “negociaciones” con las cabezas de las instituciones financieras nacionales, especialmente con las más emproblemadas durante el crack del 95-97 fueron muy discrecionales, beneficiando siempre a las que “aportaban” más al crecimiento nacional (o a las que prometían aportar más), a las que aportaban más “crédito” para actividades productivas (o decían que lo harían) pero sobre todo a las que “apoyaban” ciert…

Meade negociador de leyes a modo

Antes de este post, debes ver:
José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas
Un camino lleno de incógnitas o de corrupción Financiera Rural para ser lavador profesional

Tras la “victoria” de Felipe caldeRon y ante un congreso muy fracturado, vendió primero la idea de sacar una reforma fiscal que permitiera al panismo alzarse con una victoria (que Fox ni quiso ni pudo anotarse).
Además, 2007 resultaba un año electoral muy importante pues había cambio de presidencias municipales y congresos locales en 14 estados de la república y tres gubernaturas en juego (dos del PAN y una del PRD), por lo que ofreció a Carstens y a caldeRon, lograr resultados acordes a sus necesidades.
Había procesos electorales para Gobernador, congresos locales y presidencias municipales en Yucatán, Baja California y Michoacán, además intermedias en Aguascalientes, Chiapas, Chihuahua, Durango, Oaxaca, Puebla, Sinaloa, Tamaulipas, Tlaxcala, Vera…