Ir al contenido principal

Ahora el IMSS metido de populista

Hace muchos años escuché a dos viejos priistas de la corriente nacionalista (saludos Ricardo y Jorge) señalar que: la Seguridad Social era una responsabilidad compartida, una responsabilidad social, una responsabilidad de todos y bajo esos preceptos el IMSS desde su nacimiento a principios de los 40 y hasta mediados de los 90, durante más de 50 años, funcionó.

Ya en pleno “desarrollo” neoliberal, se “encargó” a la derecha recalcitrante una “reestructuración” de esa institución (Genaro Borrego, que siendo panista había sido presidente nacional del PRI y Juan Ramón de la Fuente que batea según el pícher) se encargaron de recopilar las principales recomendaciones empresariales y hacérselas saber a las organizaciones gremiales, logrando en 1995 el desmantelamiento de la Seguridad Social nacional.

Entonces (con dos años de gracia) desapareció esa valiosa institución nacional para dar paso a un sistema de ahorro individualizado que ya desde entonces fue severamente cuestionado en cuanto a su eficiencia, sólo por señalar datos puedo decir que el Centro de estudios Financieros de la UNAM señaló en 1995 que: “para lograr una pensión cercana al 100% del último salario del trabajador, con una tasa de retorno del 3% (que era alto pero factible) el trabajador debía aportar el 12% de su salario durante 40 años

Diez años después en 2004 se volvió a modificar el sistema, pues los “legisladores” se dieron cuenta que había lagunas y ambigüedades y según ellos, quedaron “subsanadas” y en 2007 se incluye a los trabajadores al servicio del Estado, en ese mecanismo predador, que hasta ahora ha servido sólo a unos cuantos.

Dado que se retira esa “carga” financiera al IMSS se prometió que “la procuración de salud mejoraría” cosa que no ha pasado; que “la dotación de medicamentos se realizaría con mayor eficiencia” cosa que tampoco ha pasado; que “los esquemas de prevención llegarían hasta los rincones más apartados del país” que ha medio tratado de cumplir, aunque de manera muy deficiente como es el caso de Guarderías.

Así con la reforma de 2004 se dio paso a “convenios” para incluir estratos socio-económicos a la derechohabiencia, primero un IMSS-Coplamar, después un IMSS-UNAM y ahora un IMSS-Educación; responsabilidades sin contraprestación (o con una contraprestación muy poco cuantificable) que le cargan al IMSS y a los trabajadores que lo matienen.

Como dije antes “el señor Mikel Andoni Arriola Peñalosa, tiene la mira puesta en alguna mejor posición en la administración o está apuntándose para ir a la SHCP” y ahora que le prestaron (pues él cree que se lo regalaron) el IMSS está haciendo campaña (según me dicen) para ser candidato del partidazo o hasta de una alianza amplia (incluido PAN y PRD) para el gobierno del estado de México en 2017.

El IMSS, pese a sus inmensas deficiencias en atención a derechohabiencia, en prestaciones sociales y en dotación de medicamentos, ahora se echa la carga de atender a los educandos (de educación media y media superior) de todo el país, sin responsabilidad financiera más que de los que aportan a él.

El IMSS, lejos de atender sus inmediatas carencias hace campaña a favor del régimen.

El IMSS, como en sus mejores tiempos servirá de fondo revolvente en actividades políticas.

Sí la función de Seguridad Social implica la atención de todos por todos, es también una corresponsabilidad y ahora sólo parece tiempo político.

Y le llaman populista a quien en sus programas de atención social siempre ha antepuesto la capacidad financiera del Estado para solventarlos.

SALUD

Te recomiendo:




Comentarios

Entradas más populares de este blog

millennials y milleniums

Me acuerdo de aquel mensaje de “esperanza e ilusiones” transmitido por un presidente nacional del PRI, en el que tras el caso de Ayotzinapa; me acordé de el “ya sé que no aplauden” o del “ya me cansé” o del “mal momento”; me acordé de la Casa Banca; de la señora martita; me acordé de tantos improperios cometidos por esos gobernantes en las últimas dos décadas.
Vino a mi memoria el pequeño hombrecito de caldeRon y su devastadora política de guerra; vinieron a mi memoria tantos momentos “ilustres” de la actuación de nuestro cartel político nacional.
El 19 de setiembre, apenas unas horas después del movimiento telúrico, un joven (de no más de 25 años de edad <gracias Bosco>) con traje, corbata y zapatos de marca dijo algo así como “yo si me voy a ayudar a esa gente”; me impactó una muchacha (casi una niña <gracias Lau>) que en una esquina muy transitada por gente con dinero, en el periférico pasaba a “platicar” con los automovilistas (de sexo masculino y de más de 35 años) para…

Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas

Esta es la segunda entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.

En 1991 (recién egresado de Economía en el ITAM) cuando Banamex aún era parte del sistema bancario público y se estaba “pensando” la reprivatizado a favor de Alfredo Harp Helú y Roberto Hernández Ramírez (sus dueños desde 1971 y hasta la privatización en 1982) y un grupo de inversionistas agrupados en su entorno; fue colocado como “analista” por su padre que era parte de la dirección de Grupo Mexicano Somex.

Junto con un “equipo” de “ejecutivos” se encargó de generar la primeras “bases” para la reprivatización de esa institución de banca nacional (guiando el regreso de la misma a su previo dueño); así inicia su carrera profesional, entregando parte del patrimonio nacional a los dueños del poder real.

Sólo como dato para el anecdotario, es importante señalar que en marzo de 1994 el señor Harp Helú fue secuestrado (por quienes inte…

Un camino lleno de incógnitas o de corrupción

Esta es la tercera entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.
El uso de recursos públicos para la realización de sus estudios como abogado de la UNAM y su maestría en Yale, Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas.

Pero siendo Secretario Adjunto, fue aprobada la Ley del IPAB y entonces (ante la “emergencia” le fueron asignadas funciones discrecionales para la cancelación de pasivos del Fobaproa y la transferencia como deuda pública al instituto, desde ahí sus “negociaciones” con las cabezas de las instituciones financieras nacionales, especialmente con las más emproblemadas durante el crack del 95-97 fueron muy discrecionales, beneficiando siempre a las que “aportaban” más al crecimiento nacional (o a las que prometían aportar más), a las que aportaban más “crédito” para actividades productivas (o decían que lo harían) pero sobre todo a las que “apoyaban” ciert…