Ir al contenido principal

Crisis de derechos humanos en México

Desde finales del mes pasado y hasta los primeros días de este, la CIDH realizó una visita a nuestro país, en su página Web dejan las Observaciones Preliminares de la Visita in Loco de la CIDH a México, un texto devastador que pasa por desapariciones y desapariciones forzadas, asesinatos y ejecuciones extrajudiciales, tortura y privación arbitraria de la libertad, violencia contra defensores de derechos humanos y periodistas; no tiene desperdicio.

México representado por Roberto Campa, subsecretario de Derechos Humano de la Segob, afirmó de manera inmediata a la publicación que “el análisis de la delegación se sustenta en entrevistas y encuentros específicos” como diciendo son “casos aislados” pero la información dura es devastadora.

El último apartado de ese informe preliminar habla de impunidad y falta de acceso a la justicia, en dos párrafos nos relata las causas sobre la falta de justicia para las víctimas de violaciones de derechos humanos y en pocas palabras nos dice “su sistema está tan podrido que no hay regreso en el tema” concluyendo “es indispensable asegurar que las y los jueces de todos los niveles, así como las y los Ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, sean independientes de los poderes políticos del Estado, en particular durante su proceso de selección y nombramiento

Pero eso pasa en todos y cada uno de los temas tratados, pues la putrefacción de las “instituciones” es de tal magnitud que sólo volviendo a construirlas podría mejorar en algo la situación; pero esos últimos párrafos de las “observaciones”, ese apartado denominado Recomendaciones, no tiene desperdicio, ahí, con toda crudeza se presentan en un par de decenas las “debilidades” del estado mexicano en materia de derechos humanos.
Sólo como aclaración, para los ignorantes que agreden sin saber, los derechos humanos SÓLO son violados por la autoridad, es decir, SÓLO compete a la autoridad resolver ese asunto.

Pues bien tras la revisión exhaustiva de las observaciones preliminares, contrastándolas contra el discurso oficial que nos dice que “todo es maravilloso en materia de seguridad y justicia” e interpolando el tema para aspectos como educación, en donde muy lejos de avanzar durante esta administración, se retrocede, según entiendo hoy abandonan más niños la educación básica que hace 20 años; en salud han regresado enfermedades que parecían haberse erradicado en los 80 y las tasas de maternidad adolecente (incluso infantil) se han desatado; en trabajo, más del 80 por ciento de la PEA obtiene menos de tres salarios mínimos (el mismo desequilibrio que se vivía en 1970); en seguridad social, hoy los niveles de rendimiento de las afores NO garantizan más de 10 años de pensión (con una tercera parte de los ingresos del trabajador en activo) y las “instituciones” de seguridad social están en una crisis financiera insalvable.

En materia económica, la economía apenas está creciendo a los niveles promedio de los últimos 30 años y la posibilidad real de trastocar eso, se ve tan lejana que es simplemente inalcanzable una tasa sostenida del 4% en menos de una década.

En cuanto a producción primaria, hoy México depende en más del 40% de la importación de productos y en cuanto a manufacturas prácticamente nos hemos convertido en el taller de las cosas que se consumen en los países de los que somos “socios” comerciales.

Pues bien, eso que en materia de derechos humanos nos dice la CIDH y que muchos mexicanos les decimos a nuestros gobiernos, que parece irremontable hasta en el plazo mediano; en muchas otras materias es también una realidad, una lacerante realidad que vemos a diario en nuestro ingreso, en nuestra salud, en nuestra alimentación, en nuestra seguridad pública y social; una realidad que nuestros administradores (escucho ahora a Jorge Díaz responsable de la expedición de pasaportes en la SER, que repitiendo que TODO está normal, cree que así es) simplemente NO ven.

Esa crisis de derechos humanos que observó y transmitió la CIDH, es una crisis que se replica en otras muchas materias, que se han convertido focos rojos en las áreas rurales y urbanas del país; que se están convirtiendo en focos a punto de reventar en un momento.

Hoy la organización social comunitaria y general, ha aumentado, es mucho más puntual en cuanto a la necesidad de atención de sus demandas y observan muy poca sensibilidad de parte de la “autoridad”, esos miles (cientos de miles) de mexicanos relegados a una permanente crisis personal, ahora tienen mecanismos de comunicación mucho más efectivos; hoy México está a punto de caer en un estallido social de grandes dimensiones.

Mientras las autoridades de todos los niveles de gobierno y los funcionarios de los otros poderes de la unión, simplemente lanzan auto elogios.

Sin embargo, como estructura social, ese estallamiento (inevitable) nos obliga a prepararnos para evitar que sea el Ejército o las fuerzas más obscuras, quienes tomen las riendas nacionales, eso sería una regresión.

SALUD

Te recomiendo:





Comentarios

Entradas más populares de este blog

millennials y milleniums

Me acuerdo de aquel mensaje de “esperanza e ilusiones” transmitido por un presidente nacional del PRI, en el que tras el caso de Ayotzinapa; me acordé de el “ya sé que no aplauden” o del “ya me cansé” o del “mal momento”; me acordé de la Casa Banca; de la señora martita; me acordé de tantos improperios cometidos por esos gobernantes en las últimas dos décadas.
Vino a mi memoria el pequeño hombrecito de caldeRon y su devastadora política de guerra; vinieron a mi memoria tantos momentos “ilustres” de la actuación de nuestro cartel político nacional.
El 19 de setiembre, apenas unas horas después del movimiento telúrico, un joven (de no más de 25 años de edad <gracias Bosco>) con traje, corbata y zapatos de marca dijo algo así como “yo si me voy a ayudar a esa gente”; me impactó una muchacha (casi una niña <gracias Lau>) que en una esquina muy transitada por gente con dinero, en el periférico pasaba a “platicar” con los automovilistas (de sexo masculino y de más de 35 años) para…

Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas

Esta es la segunda entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.

En 1991 (recién egresado de Economía en el ITAM) cuando Banamex aún era parte del sistema bancario público y se estaba “pensando” la reprivatizado a favor de Alfredo Harp Helú y Roberto Hernández Ramírez (sus dueños desde 1971 y hasta la privatización en 1982) y un grupo de inversionistas agrupados en su entorno; fue colocado como “analista” por su padre que era parte de la dirección de Grupo Mexicano Somex.

Junto con un “equipo” de “ejecutivos” se encargó de generar la primeras “bases” para la reprivatización de esa institución de banca nacional (guiando el regreso de la misma a su previo dueño); así inicia su carrera profesional, entregando parte del patrimonio nacional a los dueños del poder real.

Sólo como dato para el anecdotario, es importante señalar que en marzo de 1994 el señor Harp Helú fue secuestrado (por quienes inte…

¿De qué se sorprenden?

Cuando Fox andaba de campaña, de manera campirana, de forma común, en un lenguaje entendible nos dijo que los hombres del gobierno no eran dioses, los llamó rateros, les dijo víboras, los comparó con tepocatas (que para los que no lo sepan son las crías del renacuajo); su florido lenguaje lo hizo ser gracioso y hasta le ganó adeptos, pero su suprema ignorancia de la historia y hasta de temas comunes, nos permitió a nosotros poder decirle estúpido; Fox al hacer descender a los otros se hizo vulnerable a él mismo.
Cuando formó el gabinetazo, había entre sus integrantes algunos que ni su nombre sabían escribir, les platico de un subsecretario que se llamaba Oscar (y cuando se lo pronuncié me dijo no: Óscar (pues entonces hay que ponerle acento) también de un Director General que sus apellidos eran Ortíz Ortíz y cuando le explicabas que no iban tildados, te respondía que no era ideota (así)
En 2004 una secretaria (de ese gabinetazo) se jactaba de haber permanecido toda la noche esperando…