Ir al contenido principal

Percepción de la inseguridad

Aunque las cifras lo desmientan, el señor Peña Nieto asegura: “hasta los más escépticos y los más críticos reconocen la reducción de la criminalidad en México”, pues la encuesta nacional sobre victimización y percepción de la inseguridad, elaborada por el INEGI en los meses de marzo-abril de 2012, 2013 y 2014 indica que la percepción de la inseguridad pasó del 66.6%, al 72.3% y finalmente al 73.3%.  Ese ejercicio que se debe realizar en estos momentos, muestra, hasta donde van las cifras ya recolectadas que no bajará, es más se observa un severo repunte a casi el 77 por ciento.

Asegura que 90 de los 122 objetivos (personas señaladas como prioridad para su detención por su “administración”) fueron abatidos o detenidos; por cierto, nunca dieron a conocer la lista, así que nos pudo haber dicho que ya abatió o detuvo a todos y que está elaborando una nueva lista.

En términos generales, la estrategia actual está enfocada a acciones coyunturales (en el mejor de los casos planeación de corto, muy corto plazo) y reactivas, es decir resultante de la inmediatez y de los movimientos de las organizaciones criminales, pensar a futuro es algo que le cuesta mucho trabajo al administrador, pues sólo piensa en la imagen que debe generar para el próximo proceso electoral, aunque al señor Peña no le gusten las medallitas (sin albur o con todo respeto para ellas)

Además, como dicen los planeadores lo peor que un Estado puede hacer es reaccionar ante la eventualidad, es mejor adelantarse a ella y estar preparado para enfrentarla; México hace muchos años, reacciona ante la eventualidad, no cuenta con una estrategia integral de prevención del delito o de ataque frontal a eventos sistemáticos de vulnerabilidad.

Ahora que reviso los "ataques" terroristas en algunos estados europeos, me sigo preguntando ¿cual es la capacidad de "inteligencia" nacional para prevenir este tipo de atentados? hace diez años que estuve en Europa, prácticamente TODAS las instalaciones en donde se reúnen multitudes, son vigiladas vía mecánica y humana de manera minuciosa; en México este tipo de acciones simplemente no se realizan.

Para nuestros administradores de justicia, resulta más importante abatir o detener capos que desmontar las estructuras criminales; mientras en Estados Unidos se planea un gran evento en el que de manera simultánea se detiene a 300 o 400 miembros de una organización criminal en seis o siete estados de la unión y hasta en países ajenos a la unión, en México nos congratulamos con detener o abatir un capo.

Hacia finales de los 90, la definición de un Sistema Nacional de Seguridad Pública, incluía una perspectiva general de la estructura criminal y establecía líneas de acción de largo plazo, que incluían seguimiento de cada una de las organizaciones criminales, infiltración y ataque conjunto y simultáneo de las bases organizacionales y de las estructuras financieras.

Hoy nos conformamos con abatir o detener cabezas de las organizaciones criminales, no hay ingeniería o inteligencia financiera, que merme su capacidad de acción, sólo hay eventos aislados tendientes a ofrecer mediáticamente las cabezas de las organizaciones criminales.

Hace un año detuvieron en Yucatán  a “el gordoVíctor Hugo Aguirre Garzón, que se supone es el líder del Cártel Independiente de Acapulco (CIDA), y después a tres de sus cómplices; unos meses antes nos avisaron de la “detención” del Z-40 y después del Z-42, sin mayor seguimiento al respecto del Z-41 (si es que existe); ya detuvieron a “la tuta” y reaprehendieron a "el chapo"; sin que tengamos información de la estructura financiera de cada uno de esos grupos criminales, sin que haya posibilidad alguna de “asegurar” sus bienes o sus propiedades, sin que se realice seguimiento alguno respecto de las estructuras gubernamentales que les protegían o de los mandos policiales u oficiales que eran parte de las mismas.

Hoy el señor Peña, como el “autista” que siempre hace lo mismo, sigue “creyendo” que eso y la percepción es importante.

Pues no, la organización criminal en México está enraizada hasta la médula del sistema político, son como hederá que hasta en los más probados fieles creyentes del régimen, se muestra escepticismo y apatía.

SALUD

Te recomiendo:




Comentarios

Entradas populares de este blog

¿De qué se sorprenden?

Cuando Fox andaba de campaña, de manera campirana, de forma común, en un lenguaje entendible nos dijo que los hombres del gobierno no eran dioses, los llamó rateros, les dijo víboras, los comparó con tepocatas (que para los que no lo sepan son las crías del renacuajo); su florido lenguaje lo hizo ser gracioso y hasta le ganó adeptos, pero su suprema ignorancia de la historia y hasta de temas comunes, nos permitió a nosotros poder decirle estúpido; Fox al hacer descender a los otros se hizo vulnerable a él mismo.
Cuando formó el gabinetazo, había entre sus integrantes algunos que ni su nombre sabían escribir, les platico de un subsecretario que se llamaba Oscar (y cuando se lo pronuncié me dijo no: Óscar (pues entonces hay que ponerle acento) también de un Director General que sus apellidos eran Ortíz Ortíz y cuando le explicabas que no iban tildados, te respondía que no era ideota (así)
En 2004 una secretaria (de ese gabinetazo) se jactaba de haber permanecido toda la noche esperando…

Desastre previsible

Hace ya más de un mes me atrevía a “pronosticar” con base en datos estadísticos, que Morena sería la beneficiaria de la crisis de credibilidad en edoMex, hoy, ya lejos de la información estadística y más cerca de la información política, primero el PRD ya “decidió” (muy forzado por las circunstancias) por Juan Zepeda, ex presidente municipal de Netzahualcoyotl, el PT va con Óscar González Yáñez y se registraron tres “independientes” entre ellos el expresidente estatal del PRI, Isidro Pastor Medrano y una empresaria de nombre Teresa Castell.
Todos ellos con muy pocas posibilidades de lograr un resultado favorable en el proceso electoral, de hecho, hay análisis que prevén que PT perderá su registro local y que colocan al PRD en quinto lugar.
La desesperación del PRI, se muestra con la “caravana” de funcionarios locales y federales repartiendo dádivas en Toluca y los municipios más poblados de la entidad, llegando incluso al ridículo de mandar a la güilota (gaviota); también se muestra en …

millennials y milleniums

Me acuerdo de aquel mensaje de “esperanza e ilusiones” transmitido por un presidente nacional del PRI, en el que tras el caso de Ayotzinapa; me acordé de el “ya sé que no aplauden” o del “ya me cansé” o del “mal momento”; me acordé de la Casa Banca; de la señora martita; me acordé de tantos improperios cometidos por esos gobernantes en las últimas dos décadas.
Vino a mi memoria el pequeño hombrecito de caldeRon y su devastadora política de guerra; vinieron a mi memoria tantos momentos “ilustres” de la actuación de nuestro cartel político nacional.
El 19 de setiembre, apenas unas horas después del movimiento telúrico, un joven (de no más de 25 años de edad <gracias Bosco>) con traje, corbata y zapatos de marca dijo algo así como “yo si me voy a ayudar a esa gente”; me impactó una muchacha (casi una niña <gracias Lau>) que en una esquina muy transitada por gente con dinero, en el periférico pasaba a “platicar” con los automovilistas (de sexo masculino y de más de 35 años) para…