Ir al contenido principal

Todos esos “acarreados” para generar violencia

La protesta de miles, cientos de miles de personas (desde niños hasta ancianos) hoy en las calles de todo el mundo en una nueva jornada contra las instancias (instituciones) de justicia en particular y contra todas en general que se han encargado de darle en la madre a este país; calificados por los “solícitos” conductores de radio y televisión como “acarreados” y “violentos”, muchos de esos "comunicólogos" disfrazados de verdaderos “demócratas” haciendo ver la necesidad de evitar la violencia, de controlar los ímpetus, expresiones todas en sentido negativo, pocos, muy pocos de los lectores de noticias se atrevieron a realizar comentarios positivos respecto de la organización, de los miles de manifestantes que lo hicimos en paz, de los miles que caminamos y gritamos consignas, de los miles que exigimos justicia, que levantamos nuestra voz para decir YA BASTA.

En México desde Tijuana y hasta Tapachula, desde Cancún hasta Matamoros; en el mundo desde Montreal hasta Santiago y desde Lisboa y hasta Tokio; se presentaron infinidad de grupos humanos demandando lo mismo aunque cada quien en su estructura de pensamiento y valores; LIBERTAD y JUSTICIA.

Aunque los medios electrónicos nacionales se inclinaron más a mostrar esos pequeños resquicios de violencia, se encargaron repetir casos de vandalismo y de muestras de violencia, nos repitieron los “enfrentamientos” en Zaragoza; los petardos de algún lugar de Netzahualcóyotl; el muro frente a la puerta de la SEP; las pintas y piedras en la carretera del Sol; las tomas de las casetas de cobro y todo tipo de actos que fueron (por cierto) lo menos.

Hoy el pueblo mexicano volvió a mostrar su indignación por Ayotzinapa (y los siglos de injusticia, corrupción e impunidad a que ha estado sometido), mostró su cansancio para con un régimen corrupto (corrompido y apático) que quiere seguir pensando autocomplacientemente que echando pintura al derruido inmueble que mantiene con alfileres podrá hacerlo ver bien y seguirá soportando los embates de su podredumbre (de ese hedor que viene de dentro y ya muestra claros signos de inmundicia)
}
La organización social (que algunos quieren ver como acarreo) dejó claro que traspasamos el nivel de apatía y estamos dispuesto a seguir exigiendo (quizá lo que dejamos de exigir durante muchos años); quedando claro que los discursos vacíos del poder (de todos los depositarios y beneficiarios de él) en los que proclaman sus “instituciones” como garantes de progreso y bienestar, han sido rebasadas.

Hoy rebasamos las expectativas incluso de los más optimistas y quedó claro que somos muchos y no estamos dispuestos a dejarnos amedrentar por los que dicen tener el “legítimo derecho de la fuerza del Estado”  SALUD

Fracasó pues la primera “estrategia” de amedrentamiento pero es hora de que entiendan que es hora de empezar a hacer lo que queremos que hagan y dejen de “pensar” que con cambiar para seguir igual lograran callarnos.

Ya basta que al amparo de sus instituciones y nuestros derechos sigan forjando la esperanza de un mejor futuro, queremos un mejor presente.  Ya es hora de que los medios dejen de ser comparsas de la impunidad y de llamarnos acarreados y violentos.

SALUD

Te recomiendo:






Comentarios

Entradas más populares de este blog

millennials y milleniums

Me acuerdo de aquel mensaje de “esperanza e ilusiones” transmitido por un presidente nacional del PRI, en el que tras el caso de Ayotzinapa; me acordé de el “ya sé que no aplauden” o del “ya me cansé” o del “mal momento”; me acordé de la Casa Banca; de la señora martita; me acordé de tantos improperios cometidos por esos gobernantes en las últimas dos décadas.
Vino a mi memoria el pequeño hombrecito de caldeRon y su devastadora política de guerra; vinieron a mi memoria tantos momentos “ilustres” de la actuación de nuestro cartel político nacional.
El 19 de setiembre, apenas unas horas después del movimiento telúrico, un joven (de no más de 25 años de edad <gracias Bosco>) con traje, corbata y zapatos de marca dijo algo así como “yo si me voy a ayudar a esa gente”; me impactó una muchacha (casi una niña <gracias Lau>) que en una esquina muy transitada por gente con dinero, en el periférico pasaba a “platicar” con los automovilistas (de sexo masculino y de más de 35 años) para…

Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas

Esta es la segunda entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.

En 1991 (recién egresado de Economía en el ITAM) cuando Banamex aún era parte del sistema bancario público y se estaba “pensando” la reprivatizado a favor de Alfredo Harp Helú y Roberto Hernández Ramírez (sus dueños desde 1971 y hasta la privatización en 1982) y un grupo de inversionistas agrupados en su entorno; fue colocado como “analista” por su padre que era parte de la dirección de Grupo Mexicano Somex.

Junto con un “equipo” de “ejecutivos” se encargó de generar la primeras “bases” para la reprivatización de esa institución de banca nacional (guiando el regreso de la misma a su previo dueño); así inicia su carrera profesional, entregando parte del patrimonio nacional a los dueños del poder real.

Sólo como dato para el anecdotario, es importante señalar que en marzo de 1994 el señor Harp Helú fue secuestrado (por quienes inte…

Un camino lleno de incógnitas o de corrupción

Esta es la tercera entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.
El uso de recursos públicos para la realización de sus estudios como abogado de la UNAM y su maestría en Yale, Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas.

Pero siendo Secretario Adjunto, fue aprobada la Ley del IPAB y entonces (ante la “emergencia” le fueron asignadas funciones discrecionales para la cancelación de pasivos del Fobaproa y la transferencia como deuda pública al instituto, desde ahí sus “negociaciones” con las cabezas de las instituciones financieras nacionales, especialmente con las más emproblemadas durante el crack del 95-97 fueron muy discrecionales, beneficiando siempre a las que “aportaban” más al crecimiento nacional (o a las que prometían aportar más), a las que aportaban más “crédito” para actividades productivas (o decían que lo harían) pero sobre todo a las que “apoyaban” ciert…