Ir al contenido principal

Nausias o naucias

En realidad no existe, lo más parecido en nausear que produce asco.

Naucias tan corto vocablo, tan larga historia, seguramente proveniente de alguna de nuestras lenguas originarias y también seguramente con un significado ignorado por los mexicanos y por lo tanto por el mundo, pues seguro no viene de ad náuseam, latinajo que significa ”en exceso, hasta resultar molestoSALUD

Naucias quizá sea la mejor manera de describir ya que hablaremos de algo que no existe y la ortografía no puede corregir.  SALUD

Naucias a mi hay tantas cosas que me producen asco, hay un mundo que me asquea pues está lleno de injusticias, está sujeto a la voluntad de un puñado de individuos que obtiene beneficios sobre el resto de ellos.

Naucias, me da caminar por una calle, por una localidad, por una ciudad, por un México lleno de temor, lleno de desesperanza, lleno de injusticia, lleno de desigualdad.

Naucias, me produce encontrar niños vendiendo chicles; mujeres acarreando niños para ofrecer cigarros o que sin ellos lo único que pueden ofrecer es su cuerpo; hombres caminando sin mayor producto que “me ayuda para mi camión”; viejos que ya sin hablar, sólo estiran sus cansadas manos, las manos que tras llenar los bolsillos de ese puñado de nacionales que hoy son dueños de México, fueron desechados.

Naucias tengo casi a diario cuando me enfrento a una realidad tan llena de injusticia.

Naucias me producen los anuncios televisivos (que por cierto dejé de ver hace más de 10 años) que pintan un panorama promisorio, cuando México se cae a pedazos.

Naucias tengo cuando despierto y escucho a un comunicólogo de la radio colocando el tema nacional bajo algodones (para que no se ofendan sus dueños, sus patrones, sus pagadores)

Naucias, me desparraman la bilis tras un buen café que con el trabajo de infantes se cosecha en la huasteca potosina o en la sierra chiapaneca, pagándoles apenas unos centavos por kilogramo mientras aquí nos cobran a cientos de pesos el kilo o a decenas de pesos la taza ya preparada.  SALUD

Naucias tengo cuando recibo las facturas de servicios que seguramente cuesta (o debiera costar) centavos producir y nos las cobran a pesos.

Naucias me dan cuando una diputada asegura “si hice negocios, pero todos los hacen” y los medios asumen su culpa, lo aplauden, pero no persiguen a “todos” pues ellos son parte de SU negocio.  SALUD

Naucias me dan los desodorantes de ambiente y los soporto.

Naucias te da a ti el vino, pero para mí es el único mecanismo de defensa, dejé de creer que los desodorantes de ambiente, son capaces de cambiar las cosas.

Quizá la pólvora pueda quitarme las naucias.


SALUD

Comentarios

Entradas más populares de este blog

millennials y milleniums

Me acuerdo de aquel mensaje de “esperanza e ilusiones” transmitido por un presidente nacional del PRI, en el que tras el caso de Ayotzinapa; me acordé de el “ya sé que no aplauden” o del “ya me cansé” o del “mal momento”; me acordé de la Casa Banca; de la señora martita; me acordé de tantos improperios cometidos por esos gobernantes en las últimas dos décadas.
Vino a mi memoria el pequeño hombrecito de caldeRon y su devastadora política de guerra; vinieron a mi memoria tantos momentos “ilustres” de la actuación de nuestro cartel político nacional.
El 19 de setiembre, apenas unas horas después del movimiento telúrico, un joven (de no más de 25 años de edad <gracias Bosco>) con traje, corbata y zapatos de marca dijo algo así como “yo si me voy a ayudar a esa gente”; me impactó una muchacha (casi una niña <gracias Lau>) que en una esquina muy transitada por gente con dinero, en el periférico pasaba a “platicar” con los automovilistas (de sexo masculino y de más de 35 años) para…

Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas

Esta es la segunda entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.

En 1991 (recién egresado de Economía en el ITAM) cuando Banamex aún era parte del sistema bancario público y se estaba “pensando” la reprivatizado a favor de Alfredo Harp Helú y Roberto Hernández Ramírez (sus dueños desde 1971 y hasta la privatización en 1982) y un grupo de inversionistas agrupados en su entorno; fue colocado como “analista” por su padre que era parte de la dirección de Grupo Mexicano Somex.

Junto con un “equipo” de “ejecutivos” se encargó de generar la primeras “bases” para la reprivatización de esa institución de banca nacional (guiando el regreso de la misma a su previo dueño); así inicia su carrera profesional, entregando parte del patrimonio nacional a los dueños del poder real.

Sólo como dato para el anecdotario, es importante señalar que en marzo de 1994 el señor Harp Helú fue secuestrado (por quienes inte…

Un camino lleno de incógnitas o de corrupción

Esta es la tercera entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.
El uso de recursos públicos para la realización de sus estudios como abogado de la UNAM y su maestría en Yale, Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas.

Pero siendo Secretario Adjunto, fue aprobada la Ley del IPAB y entonces (ante la “emergencia” le fueron asignadas funciones discrecionales para la cancelación de pasivos del Fobaproa y la transferencia como deuda pública al instituto, desde ahí sus “negociaciones” con las cabezas de las instituciones financieras nacionales, especialmente con las más emproblemadas durante el crack del 95-97 fueron muy discrecionales, beneficiando siempre a las que “aportaban” más al crecimiento nacional (o a las que prometían aportar más), a las que aportaban más “crédito” para actividades productivas (o decían que lo harían) pero sobre todo a las que “apoyaban” ciert…