Ir al contenido principal

La izquierda moderna no existe



“Nos encontramos más lejos que cerca de lo que nos propusimos y nos comprometimos a construir hace 25 años”
Cuauhtémoc Cárdenas

Ruptura advierte el patriarca, pero no como única posibilidad, pues dice: “Un acuerdo en torno de los tres compañeros que han manifestado su aspiración o en torno a cualquier otro compañero podría superar el riesgo de fractura

En la izquierda, la unidad no existe, es parte de su diversidad y su visión alternativa (que en realidad son muchas visiones y son divergentes); en la izquierda, esa que se forjo en nuestro país pese a la dificultad, pese a los obstáculos, pese a las arbitrariedades, pese a la lucha interna y contra los gobiernos; la unidad, los acuerdos, los pactos y hasta los arreglos, son sólo momentáneos.

El 88 es un caso específico de este proceso, lo del 89 (hace 25 años) ya fue otra cosa; los acuerdos de la izquierda son coyunturales; hoy ahí hay una serie de intereses que están más allá de la ideología de izquierda; son incluso contubernios mafiosos que nada tienen que ver con la izquierda.

No hay vientos de ruptura, como los ve Cárdenas, la ruptura ya sucedió y los mecanismos de adhesión que utiliza el PRD desde hace tiempo son quebradizos, son repelentes y son como aquellos acuerdos del PRI de los años 80, sólo de saliva.  SALUD

Cuando él habla de la necesidad de alejarse de la “izquierda moderna” que sólo sirve al gobierno e inmediatamente habla de hacer un pacto, se contradice, una izquierda radical como la que añora Cárdenas dejó de existir precisamente cuando nació el PRD.

La izquierda por naturaleza es radical, siempre es radical, no se gradúa el nivel de la izquierda, como no se gradúa el nivel del descontento; no se puede estar modernamente descontento o medianamente descontento, o están a gusto o no lo estas, simplemente es así; la izquierda es irreverente, es irreconciliable, es además permanentemente cambiante.

Hace 25 años, las condiciones de México eran esas que permitieron a ellos, los disidentes del PRI asumirse como la izquierda e institucionalizar la izquierda, para su beneficio, hoy esa institución ya no les deja los suficiente para seguir vivienda, hoy ven un riesgo para ellos y por eso “advierten” y “proponen un pacto”, llaman a la unidad cuando desde hace 25 años (muchos de ellos con el contubernio del patriarca) se han encargado de dividirla, de fracturarla, de llevarla a donde está.

El señor Cárdenas, se olvida que tras el proceso electoral de 1988, escondió la cabeza como el avestruz para evitar confrontarse con el poder, con la aplanadora priista, con la estructura; que hace 26 años es tuvo la oportunidad de quebrar el sistema y prefirió formar un partido (apropiándose de las siglas de a izquierda) para lograr privilegios y canonjías.

No nos dejemos engañar, la izquierda hace tiempo dejó de estar en el PRD y los que aun permanecen en él, lo hacen en defensa de sus intereses o de un grupito.

Su festejo, no es de la izquierda, la izquierda tampoco festeja, se dedica a cuestionar de manera permanente.

SALUD

Te recomiendo

Comentarios

Entradas más populares de este blog

millennials y milleniums

Me acuerdo de aquel mensaje de “esperanza e ilusiones” transmitido por un presidente nacional del PRI, en el que tras el caso de Ayotzinapa; me acordé de el “ya sé que no aplauden” o del “ya me cansé” o del “mal momento”; me acordé de la Casa Banca; de la señora martita; me acordé de tantos improperios cometidos por esos gobernantes en las últimas dos décadas.
Vino a mi memoria el pequeño hombrecito de caldeRon y su devastadora política de guerra; vinieron a mi memoria tantos momentos “ilustres” de la actuación de nuestro cartel político nacional.
El 19 de setiembre, apenas unas horas después del movimiento telúrico, un joven (de no más de 25 años de edad <gracias Bosco>) con traje, corbata y zapatos de marca dijo algo así como “yo si me voy a ayudar a esa gente”; me impactó una muchacha (casi una niña <gracias Lau>) que en una esquina muy transitada por gente con dinero, en el periférico pasaba a “platicar” con los automovilistas (de sexo masculino y de más de 35 años) para…

Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas

Esta es la segunda entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.

En 1991 (recién egresado de Economía en el ITAM) cuando Banamex aún era parte del sistema bancario público y se estaba “pensando” la reprivatizado a favor de Alfredo Harp Helú y Roberto Hernández Ramírez (sus dueños desde 1971 y hasta la privatización en 1982) y un grupo de inversionistas agrupados en su entorno; fue colocado como “analista” por su padre que era parte de la dirección de Grupo Mexicano Somex.

Junto con un “equipo” de “ejecutivos” se encargó de generar la primeras “bases” para la reprivatización de esa institución de banca nacional (guiando el regreso de la misma a su previo dueño); así inicia su carrera profesional, entregando parte del patrimonio nacional a los dueños del poder real.

Sólo como dato para el anecdotario, es importante señalar que en marzo de 1994 el señor Harp Helú fue secuestrado (por quienes inte…

Un camino lleno de incógnitas o de corrupción

Esta es la tercera entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.
El uso de recursos públicos para la realización de sus estudios como abogado de la UNAM y su maestría en Yale, Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas.

Pero siendo Secretario Adjunto, fue aprobada la Ley del IPAB y entonces (ante la “emergencia” le fueron asignadas funciones discrecionales para la cancelación de pasivos del Fobaproa y la transferencia como deuda pública al instituto, desde ahí sus “negociaciones” con las cabezas de las instituciones financieras nacionales, especialmente con las más emproblemadas durante el crack del 95-97 fueron muy discrecionales, beneficiando siempre a las que “aportaban” más al crecimiento nacional (o a las que prometían aportar más), a las que aportaban más “crédito” para actividades productivas (o decían que lo harían) pero sobre todo a las que “apoyaban” ciert…