Ir al contenido principal

La tierra de nadie

Hace unos años (quizá tres) es común que en el puente que va de la Calzada Vallejo (DF) a Mario Colín (estado de México) se suban (indistintamente) dos o tres personas jóvenes (no mayores de 30 años) al trasporte público de pasajeros que transita estas entidades federativas y tras mostrar una o más armas (en una ocasión me tocó con una subametralladora) para amenazar a los pasajeros y al conductor (al que hacen circular a una velocidad muy baja) para lograr el propósito de desvalijar a los pasajeros y al mismo conductor de a unidad.

Ese modus operandi en los últimos tres meses le he visto (vivido en carne propia) en cinco ocasiones (siempre en torno de las 6 horas), sin embargo hace unos días uno de los pasajeros fue agredido por uno de los asaltantes y herido (un rozón por proyectil de arma de fuego) ya en la bajada de ese puente (demarcación de Tlalnepantla) y el conductor detuvo el viaje para que los asaltante huyeran (uno hacia el DF y dos hacia el estado de México)

Cuando asistieron las unidades de emergencia (primero las del DF) su actitud, lejos de preguntar si estábamos bien, si llamaban una ambulancia, si requeríamos algún apoyo o intentar perseguir a los asaltantes fue “esta es jurisdicción de tlalne) SALUD

Ya una vez que llegaron las “fuerzas públicas de Tlalnepantla) y de una breve discusión entre los policías de ambas demarcaciones, decidieron averiguar que había pasado y en libretitas de taquigrafía anotarlo, sin anotar nombres de los que reportábamos y llamaron a la Cruz Roja.  SALUD

Sin mayores miramientos indicaron a conductor de la unidad que se moviera y a los pasajeros que nos trasladáramos en otras unidades (ya para ese momento el número de vehículos en el puente se había incrementado y la velocidad había disminuido considerablemente, por lo que no nos fue difícil abordar otra unidad ahí mismo)

Unas preguntas al señor Pablo Basáñez García (que cobra como presidente municipal en ese Municipio del estado de México) que es responsable de la seguridad en ese Municipio ¿Cuál es la primera responsabilidad que los elementos de seguridad Pública municipal tienen en un caso como este? ¿está plenamente consiente que ese tipo de eventos se repiten durante el día de manera cotidiana? ¿Qué se hace respecto de ellos?

Una pregunta para el doctor Jesús Rodríguez Almeida (que cobra como Secretario de Seguridad Pública del DF) ¿si ya habían llegado los elementos de seguridad pública del DF a ese punto (que según ellos es demarcación de Tlalnepantla) no debieron primero indagar sobre los hechos y, en su caso, intentar seguir al ratero que había regresado al DF?

Desde hace unos años escuchamos que se “invierte” en la capacitación de policías, tras ver la actuación es esos señores en este acto concreto, sólo puedo pensar CUANTO DINERO HEMOS TIRADO A LA BASURA.  SALUD

Por lo demás y ya hablando de acciones preventivas y de persecución de delitos (que eso si les corresponde a ambos) les informo que cuando los asaltante NO disparan bajan de la unidad de transporte público en la primera esquina de Colín (o carretera Tenayuca-Tlalnepantla) en la calle Jacarandas (después del puente peatonal) es Tlalnepantla, estado de México.

Creo que bastaría con colocar un par de elementos que los esperaran ahí para detenerlos tras el robo y pues si no los pueden consignar por la falta de denuncia cuando menos les quitarán una parte del botín.  SALUD

Por lo demás, es verdaderamente increíble que en tres años NO HAYAN hecho algo al respecto, en la TIERRA de NADIEN (así).


SALUD

Comentarios

Entradas más populares de este blog

millennials y milleniums

Me acuerdo de aquel mensaje de “esperanza e ilusiones” transmitido por un presidente nacional del PRI, en el que tras el caso de Ayotzinapa; me acordé de el “ya sé que no aplauden” o del “ya me cansé” o del “mal momento”; me acordé de la Casa Banca; de la señora martita; me acordé de tantos improperios cometidos por esos gobernantes en las últimas dos décadas.
Vino a mi memoria el pequeño hombrecito de caldeRon y su devastadora política de guerra; vinieron a mi memoria tantos momentos “ilustres” de la actuación de nuestro cartel político nacional.
El 19 de setiembre, apenas unas horas después del movimiento telúrico, un joven (de no más de 25 años de edad <gracias Bosco>) con traje, corbata y zapatos de marca dijo algo así como “yo si me voy a ayudar a esa gente”; me impactó una muchacha (casi una niña <gracias Lau>) que en una esquina muy transitada por gente con dinero, en el periférico pasaba a “platicar” con los automovilistas (de sexo masculino y de más de 35 años) para…

Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas

Esta es la segunda entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.

En 1991 (recién egresado de Economía en el ITAM) cuando Banamex aún era parte del sistema bancario público y se estaba “pensando” la reprivatizado a favor de Alfredo Harp Helú y Roberto Hernández Ramírez (sus dueños desde 1971 y hasta la privatización en 1982) y un grupo de inversionistas agrupados en su entorno; fue colocado como “analista” por su padre que era parte de la dirección de Grupo Mexicano Somex.

Junto con un “equipo” de “ejecutivos” se encargó de generar la primeras “bases” para la reprivatización de esa institución de banca nacional (guiando el regreso de la misma a su previo dueño); así inicia su carrera profesional, entregando parte del patrimonio nacional a los dueños del poder real.

Sólo como dato para el anecdotario, es importante señalar que en marzo de 1994 el señor Harp Helú fue secuestrado (por quienes inte…

Un camino lleno de incógnitas o de corrupción

Esta es la tercera entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.
El uso de recursos públicos para la realización de sus estudios como abogado de la UNAM y su maestría en Yale, Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas.

Pero siendo Secretario Adjunto, fue aprobada la Ley del IPAB y entonces (ante la “emergencia” le fueron asignadas funciones discrecionales para la cancelación de pasivos del Fobaproa y la transferencia como deuda pública al instituto, desde ahí sus “negociaciones” con las cabezas de las instituciones financieras nacionales, especialmente con las más emproblemadas durante el crack del 95-97 fueron muy discrecionales, beneficiando siempre a las que “aportaban” más al crecimiento nacional (o a las que prometían aportar más), a las que aportaban más “crédito” para actividades productivas (o decían que lo harían) pero sobre todo a las que “apoyaban” ciert…