Ir al contenido principal

La generación del cambio, decía Calderón

Ya se ha documentado de manera clara al interior del PAN:
  1. Carlos Castillo Peraza siendo presidente de esa organización impulsó de manera decidida la carrera de Felipe Calderón (pues vio en él madera de líder) y este lo traicionó cuando Castillo Peraza fue candidato a la Jefatura de Gobierno, en aras de un proyecto personal.
  2. La aparición pública de la figura de Vicente Fox en el escenario político nacional (hacia 1996) reagrupa al interior del PAN posiciones que observan en Fox un “posibilitador” de avance y quienes ven en él un OPORTUNISTA.
  3. Calderón y su grupito de seguidores (Gil Zuarth, Cordero, Mouriño, Cesar Nava, Juan Ignacio Zavala, Max Cortázar y Juan Molinar) consideraron que “avanzar a posiciones de gobierno federal sólo era posible acompañando a Fox y aprovechando su empujeSALUD
  4. Que la “lucha” interna en el PAN tras la llegada al poder fue “abandonada” por ese grupito en aras de buscar la presidencia de la república en el siguiente periodo.
  5. Cerraron fuerzas y apoyaron en todo lo posible al más adelantado en esa posibilidad, Calderón fue cobijado desde la presidencia de la república, desde las estructuras partidistas y desde los círculos de poder empresarial nacional.
  6. Además Juan Camilo Mouriño que era considerado el hombre más cercano a Felipe Calderón, fue cobijado por la administración foxista, pues era muy proclive a “hacer negocio” y un rápido y hábil “facilitador” de posiciones.
  7. A partir dela muerte de Mouriño, el lugar de “privilegio” lo intentaron ocupar primero Cesar Nava, después Roberto Gil y finamente Ernesto Cordero; quienes veían en esa posición su posibilidad de lograr la candidatura del PAN a la Presidencia de la República.
  8. Que los “jóvenes” en los que Calderón puso la mira para la continuidad de un proyecto NO fueron capaces de ver en el PAN una estructura de fortalecimiento personal (incluso Nava que fue presidente nacional) dejó de lado la política, para hacer negocios y ganó dinero en lugar de fortalecer la postura ideológica del grupo al que representaba.
  9. Hoy ese grupito encabezado por Ernesto Cordero. Busca reposicionarse como un adalid de la política partidista (sin ideología y sin fortaleza estructural propia)
Ahora cohesionados en torno a la figura de Ernesto Cordero, Gil Zuarth, Cesar Nava, Juan Ignacio Zavala, Max Cortázar y Juan Molinar (además se han unido Javier Lozano ―siempre oprtunista―, Luisa María Calderón, Mariana Gómez del Campo y Jorge Lavalle)

Desde 2008 tras la muerte de Mouriño, el proyecto de los “jóvenes emergentes” perdió rumbo o como diría el ilustre poeta costumbrista Chava Floresse salió de madre” incluso en 2010 que Calderón a través de Cesar Nava intentó “recomponer” el desmadre, los “celos” entre Zuarth y Cordero, no lo permitieron.

El calderonismo (como lo llaman algunos) es en realidad la construcción de la corriente a favor de una candidatura de Ernesto Cordero (en 2010) que no tiene sustento ideológico y que carece de estructura partidista, es decir, NO ES UNA CORRIENTE AL INTERIOR DEL PAN.

Es, por el contrario un grupito de “jóvenes” y no tan “jóvenes” que ven en la política (por que sólo han estado en ella desde posiciones de poder público) una manera de beneficiarse haciendo negocios con ella.

SALUD

Comentarios

Entradas más populares de este blog

millennials y milleniums

Me acuerdo de aquel mensaje de “esperanza e ilusiones” transmitido por un presidente nacional del PRI, en el que tras el caso de Ayotzinapa; me acordé de el “ya sé que no aplauden” o del “ya me cansé” o del “mal momento”; me acordé de la Casa Banca; de la señora martita; me acordé de tantos improperios cometidos por esos gobernantes en las últimas dos décadas.
Vino a mi memoria el pequeño hombrecito de caldeRon y su devastadora política de guerra; vinieron a mi memoria tantos momentos “ilustres” de la actuación de nuestro cartel político nacional.
El 19 de setiembre, apenas unas horas después del movimiento telúrico, un joven (de no más de 25 años de edad <gracias Bosco>) con traje, corbata y zapatos de marca dijo algo así como “yo si me voy a ayudar a esa gente”; me impactó una muchacha (casi una niña <gracias Lau>) que en una esquina muy transitada por gente con dinero, en el periférico pasaba a “platicar” con los automovilistas (de sexo masculino y de más de 35 años) para…

Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas

Esta es la segunda entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.

En 1991 (recién egresado de Economía en el ITAM) cuando Banamex aún era parte del sistema bancario público y se estaba “pensando” la reprivatizado a favor de Alfredo Harp Helú y Roberto Hernández Ramírez (sus dueños desde 1971 y hasta la privatización en 1982) y un grupo de inversionistas agrupados en su entorno; fue colocado como “analista” por su padre que era parte de la dirección de Grupo Mexicano Somex.

Junto con un “equipo” de “ejecutivos” se encargó de generar la primeras “bases” para la reprivatización de esa institución de banca nacional (guiando el regreso de la misma a su previo dueño); así inicia su carrera profesional, entregando parte del patrimonio nacional a los dueños del poder real.

Sólo como dato para el anecdotario, es importante señalar que en marzo de 1994 el señor Harp Helú fue secuestrado (por quienes inte…

Un camino lleno de incógnitas o de corrupción

Esta es la tercera entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.
El uso de recursos públicos para la realización de sus estudios como abogado de la UNAM y su maestría en Yale, Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas.

Pero siendo Secretario Adjunto, fue aprobada la Ley del IPAB y entonces (ante la “emergencia” le fueron asignadas funciones discrecionales para la cancelación de pasivos del Fobaproa y la transferencia como deuda pública al instituto, desde ahí sus “negociaciones” con las cabezas de las instituciones financieras nacionales, especialmente con las más emproblemadas durante el crack del 95-97 fueron muy discrecionales, beneficiando siempre a las que “aportaban” más al crecimiento nacional (o a las que prometían aportar más), a las que aportaban más “crédito” para actividades productivas (o decían que lo harían) pero sobre todo a las que “apoyaban” ciert…