Ir al contenido principal

Jorge Ortiz (a) El Tanque cree que su hijo no está muerto

En entrevista para El País, además señala que el gobierno sabe lo que pasa en Tepito, lo cual es sin lugar a dudas una verdad inatacable.
El Tanque tiene 42 años, dice que fue a la escuela hasta los 13, lo cual lo deja en las calles del barrio bravo en torno a 1984 (un año antes del terremoto), dice que entonces las calles del barrio “eran menos violentas” lo cual NO es cierto pues es precisamente el momento del cambio de vocación del barrio, cuando deja la mercancía ilegalmente introducida a México para migrar hacia actividades de producción de drogas sintéticas y distribución de todo tipo de estupefacientes.
De hecho, el sismo de 1985 cambió la fisonomía de esa parte de la ciudad (como de otras muchas) las viejas vecindades de las calles de Peralvillo, Jesús Carranza e incluso algunas de Toltecas fueron demolidas y en su lugar se construyeron edificios de tres a cinco niveles, la “comunicación” de patios y los laberintos que ahí se formaban, pasaron a ser lugares abiertos que se comunicaban pero no ofrecían el cobijo y la seguridad para los delincuentes.
Es a partir de 1987 (cuando El Tanque iniciaba su despegue como comerciante en pequeño de droga y contaba con 16 años de edad) cuando la actividad comercial de Tepito, va hacia Mixcalco primero (apropiándose del Mercado Abelardo L. Rodríguez y El Carmen) y después hasta La Merced.
Cuando las bandas de chamacos en el corazón del barrio se disputaban tres territorios, el viejo barrio al norte del Eje 1 norte y al poniente del Eje 1 oriente; hasta Reforma en donde ya era parte de la Guerrero (otro barrio bravo, el de los indigentes al oriente el Eje 1 oriente y hasta La Merced y el nuevo al sur del Eje 1 norte y hasta La Merced.
El Tanque controló (alrededor de 1990) este último perímetro de hecho su centro de operaciones estaba en Torres Quintero y su control de actividades (además de la distribución de unos 20 kilos ―en la entrevista habla de 25 gramos― de coca y unas tres toneladas de marihuana a la semana) era la distribución de “espacios” para la comercialización de productos de temporada, siendo a mejor época navidad.
Era “dueño” de un contingente de más de 4 mil comerciantes y controlaba todo tipo de mercancías nuevas que ilegalmente ingresaban al barrio.
El Tanque “acordó” con jefes policiacos del viejo régimen y con los del “gobierno del cambio”, fue capaz de negociar las zonas de colindantes de Palacio Nacional y la Suprema Corte con el ejército.
Repartió dinero hasta 2005 en que cayó en desgracia por una “mala jugada” y desde 2006 (en que se da su primera detención) logró “negociar” que se respetara su zona a cambio de no dar nombres y así además logró una liberación en 2008 pero regresó en 2009 por delitos federales y desde entonces está recluido.
Su hijo nace apenas tres años antes de su primera reclusión (es decir NO lo conoce, no ha convivido con él, no conoce el negocio ni como hay que negociar), es un imberbe jovenzuelo, acostumbrado a tener todo por el nombre del padre, que intentó “reconquistar” un territorio que nunca se perdió, pues El Tanque mantiene control de la actividad comercial y de producción de copias de perfumes, relojes y ropa de marca, desde el penal en que está recluido (en Sonora)

No es un ajuste de cuentas, pues ya las hubieran ajustado, no es una cuestión de territorios, pues El Tanque tiene controlado el suyo, por lo tanto es una cuestión de desacato personal del chamaco, que en mi particular punto de vista, se metió donde no debía y ni su padre puede ayudarlo a salir, pero yo (al contrario de su progenitor) creo que ya no esta vivo.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

millennials y milleniums

Me acuerdo de aquel mensaje de “esperanza e ilusiones” transmitido por un presidente nacional del PRI, en el que tras el caso de Ayotzinapa; me acordé de el “ya sé que no aplauden” o del “ya me cansé” o del “mal momento”; me acordé de la Casa Banca; de la señora martita; me acordé de tantos improperios cometidos por esos gobernantes en las últimas dos décadas.
Vino a mi memoria el pequeño hombrecito de caldeRon y su devastadora política de guerra; vinieron a mi memoria tantos momentos “ilustres” de la actuación de nuestro cartel político nacional.
El 19 de setiembre, apenas unas horas después del movimiento telúrico, un joven (de no más de 25 años de edad <gracias Bosco>) con traje, corbata y zapatos de marca dijo algo así como “yo si me voy a ayudar a esa gente”; me impactó una muchacha (casi una niña <gracias Lau>) que en una esquina muy transitada por gente con dinero, en el periférico pasaba a “platicar” con los automovilistas (de sexo masculino y de más de 35 años) para…

Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas

Esta es la segunda entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.

En 1991 (recién egresado de Economía en el ITAM) cuando Banamex aún era parte del sistema bancario público y se estaba “pensando” la reprivatizado a favor de Alfredo Harp Helú y Roberto Hernández Ramírez (sus dueños desde 1971 y hasta la privatización en 1982) y un grupo de inversionistas agrupados en su entorno; fue colocado como “analista” por su padre que era parte de la dirección de Grupo Mexicano Somex.

Junto con un “equipo” de “ejecutivos” se encargó de generar la primeras “bases” para la reprivatización de esa institución de banca nacional (guiando el regreso de la misma a su previo dueño); así inicia su carrera profesional, entregando parte del patrimonio nacional a los dueños del poder real.

Sólo como dato para el anecdotario, es importante señalar que en marzo de 1994 el señor Harp Helú fue secuestrado (por quienes inte…

Un camino lleno de incógnitas o de corrupción

Esta es la tercera entrega de la “vida impoluta” de Meade, la ascendencia familiar de tan “digno” personaje, José Antonio Meade Kuribreña, hijo de la impunidad.
El uso de recursos públicos para la realización de sus estudios como abogado de la UNAM y su maestría en Yale, Inicia su “carrera” en la administración pública a nuestras costillas.

Pero siendo Secretario Adjunto, fue aprobada la Ley del IPAB y entonces (ante la “emergencia” le fueron asignadas funciones discrecionales para la cancelación de pasivos del Fobaproa y la transferencia como deuda pública al instituto, desde ahí sus “negociaciones” con las cabezas de las instituciones financieras nacionales, especialmente con las más emproblemadas durante el crack del 95-97 fueron muy discrecionales, beneficiando siempre a las que “aportaban” más al crecimiento nacional (o a las que prometían aportar más), a las que aportaban más “crédito” para actividades productivas (o decían que lo harían) pero sobre todo a las que “apoyaban” ciert…